Abordaje erróneo de la crisis: no se cuenta con primaria

Opinión
franciscogoiri
Tribuna
Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la SEMG.
Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la SEMG.

Desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) hemos mostrado públicamente estos días nuestra preocupación ante el abordaje de la situación originada en nuestro país por la transmisión masiva de la Covid-19. Estamos ante un problema comunitario y, sin embargo, el abordaje que se está realizando es hospitalocentrista, donde la atención primaria tiene una actuación pasiva, sin disponer de los recursos suficientes para realizar ese abordaje comunitario.

En España tenemos una estructura sanitaria privilegiada, con una primaria consolidada, eficaz y resolutiva. En lugar de estar a las órdenes de los hospitales, como está ocurriendo, lo ideal sería que primaria sirviera de filtro y soporte para no sobrecargarlos, evitar que los pacientes que no están graves lleguen al hospital, y paliar, en cierta forma, la plétora que están sufriendo.

En lugar de estar a las órdenes del hospital, AP debía servir para no sobrecargarlo

Por ello, desde SEMG, instamos a realizar un análisis de la situación desde el punto de vista de pandemia comunitaria, y a que se modifique el actual abordaje de la situación, que está basado en la contención de la enfermedad desde el hospital, no desde la comunidad, es decir, desde atención primaria.

Eso sí, para conseguir ese abordaje comunitario eficaz, es necesario dar un mayor peso y recursos a primaria, al mismo tiempo que se protege a sus profesionales. Para ello, reclamamos una serie de medidas que han demostrado ser eficaces en otros países, entre ellas, realizar test diagnósticos a todos los sanitarios de primaria, sin las restricciones que existen actualmente, para conseguir que todo el personal que atienda a los pacientes esté libre de la enfermedad y no actúe como vector de transmisión. Y, por otro, dotar a la atención primaria de test diagnósticos rápidos suficientes para los pacientes, que permitan identificar y aislar los casos positivos de forma eficaz, rompiendo así la cadena de transmisión.

Urge hacer test a todos los profesionales de AP, para que no actúen como vector de transmisión

Del mismo modo, es prioritario dotar a los profesionales de primaria de medidas de protección eficaces; como las que describe en sus procedimientos el Ministerio de Sanidad, no como las que tenemos en la realidad diaria, tal y como se ha constatado en la encuesta que SEMG ha hecho (entre el 10 y el 14 de marzo) a los sanitarios de este país, y de la que se desprenden resultados muy preocupantes.

Pensamos que el cierre de los centros de salud debilitará aún más primaria, por lo que sería mucho más prudente reforzarla con una serie de medidas encaminadas a que los pacientes se queden en sus domicilios. Tal y como se ha demostrado, en estos momentos de crisis, lo más seguro para la comunidad es que los centros de salud tengan el menor tránsito de pacientes.

Para conseguirlo, se debe transformar la actividad presencial en telemática, así como apostar por hacer sólo las tareas burocráticas básicas; por dividir las urgencias en respiratorias y no respiratorias, así como por ofrecer un servicio para que los pacientes puedan ser evaluados por los profesionales de primaria, encauzando la hospitalización domiciliaria, de forma que sea controlada por el primer nivel asistencial en los pacientes tributarios de ello.

Sin embargo, la crisis está provocando que se sacrifiquen parte de los atributos que caracterizan a primaria: longitudinalidad, accesibilidad, integralidad y capacidad de coordinación.

En este contexto, desde SEMG, nos oponemos firmemente al cierre de los centros de salud, como está ocurriendo en determinadas comunidades autónomas. Frente a eso, hay que seguir conteniendo los casos leves y moderados en el domicilio, y hay que seguir haciendo seguimiento a los casos para detectar el empeoramiento y poderlos derivar al hospital. Además, el trabajo en los centros de salud es importante para evitar la descompensación de los pacientes crónicos, así como para atender toda la patología leve y moderada que ha quedado desatendida presencialmente en estos momentos.

En definitiva, exigimos a las autoridades sanitarias que, por el bien de todos, reorienten la gestión de la crisis para que la atención primaria ocupe su lugar desde el punto de vista asistencial.

coronavirus Off Antonio Fernández-Pro Ledesma. Presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) Profesión Profesión Off