Alba Vergés: “Los profesionales sufren la incertidumbre política, pero la superan”

Alba Vergès lleva nueve meses como consejera de Salud de Cataluña. En este tiempo, al igual que en los últimos años, la sanidad catalana está trabajando bajo la influencia de la inestabilidad política tanto autonómica como nacional. A pesar de ello, Vergès dice que el Gobierno en ningún momento ha dejado de lado la sanidad, y que la Consejería de Salud no ha dejado de trabajar, ni lo hará, para abordar las necesidades del sistema. Por ejemplo, anuncia un decreto de acceso al sistema sanitario, para regular las listas de espera y las demoras, basado en criterios clínicos, pero también socioeconómicos y personales. Este mismo lunes, la consejería catalana presenta su plan para impulsar la atención primaria.

La entrevista con Vergès tiene lugar en Madrid, en una visita de la consejera, en uno de los despachos de la sede de la Delegación de Gobierno de Cataluña. Cómo no empezar hablando de política pura y dura…

Quizá la palabra inestabilidad se queda corta. ¿Cómo se gestiona la sanidad con un ambiente político tan conflictivo?  

La situación política en España afecta, como también la que se da en Cataluña. Pero tenemos un Gobierno, el Parlamento autonómico está llegando a acuerdos en salud y tenemos capacidad para sacar adelante los proyectos sanitarios. Claro que debe preocupar la situación en España y la convocatoria de nuevas elecciones, pero tenemos claro que habrá un Estado ingobernable si no escucha políticamente a Cataluña. La inestabilidad se da porque la situación no está bien leída por nadie.

Tampoco ayuda trabajar sin presupuestos. Llevan dos años prorrogados, de hecho.

Trabajamos para que haya presupuestos en 2019, porque todo Gobierno debe trabajar para tenerlos. Son una herramienta imprescindible para hacer una gestión ágil en política sanitaria. Pero más importante es tener impulso con un Gobierno que quiere hacer políticas con lo que tenga. El proyecto de presupuestos que hemos presentado [no hay consenso para aprobarlo] incluye acabar con la época de recortes e iniciaría una etapa de recuperación progresiva. De aprobarse, dispondríamos de 500 millones más para políticas de salud [unos 9.400 millones en t otal], lo que sería el segundo mayor presupuesto sanitario tras el de 2010. Seguimos negociando; tenemos claro el proyecto, pero también que, sin presupuesto y pase lo que pase políticamente, tenemos un Gobierno de impulso.

 


 

Imposible no mencionar el artículo 155. ¿Valoran que pueda volver a aplicarse?

La situación política en España nos afecta. El 155 dañó mucho, es evidente, por muchos motivos. Primero, porque no pudimos hacer política. Segundo, porque aumentó la burocracia. El 155 sólo estaba para parar proyectos iniciados y que ahora hemos debido retomar con nuevos trámites administrativos. Nos hizo mucho daño: fue lo más doloroso que hemos sufrido.

Dando por hecho que el Gobierno trabaja en sanidad al margen de la inestabilidad política, ¿cómo cree que lo viven los profesionales sanitarios?

El sector de la sanidad es muy potente en Cataluña. Tiene impulso político. Hay una consejera que está trabajando con todo su equipo. Cataluña tiene un sistema sanitario diversificado con profesionales y entidades que gestionan un servicio público para la ciudadanía: tienen tan clara esta idea que, pese a sufrir la inestabilidad política, superan la incertidumbre. Todo gracias a la profesionalidad y a la concepción de servicio público.

¿Cómo valora estos nueve meses de consejera? ¿Y la labor del Gobierno catalán?

Hemos llegado con mucha energía para decir que hay un cambio de etapa, que las épocas de recortes y de malas noticias se han acabado, y que estamos empezando de nuevo, preparados para los retos de presente y futuro. Nos basamos en las 3 P: perspectiva de género en políticas de salud, políticas de profesionales de la salud (con cuatro grandes retos: más enlace con la universidad, equidad territorial, atención primaria y más impulso a enfermería), y en planes estratégicos que venían de la anterior legislatura, como el de Urgencias o la estrategia de atención primaria y comunitaria.

¿Ve una nueva etapa en política de personal?

Los profesionales son mainstream en esta legislatura. El foco nunca había sido tan potente ni había quedado tan reflejado en la estructura, con una dirección general específica para los profesionales. Hemos creado el Foro de Diálogo Profesional, que se reúne esta semana por segunda vez. Vamos a compartir diagnósticos y avanzaremos en la búsqueda de soluciones, que deben ser implantables.

Alba Vergès, consejera de Salud de Cataluña, durante la entrevista con DM

Alba Vergès, consejera de Salud de Cataluña, durante la entrevista con DM

La atención primaria es una de sus prioridades. ¿Cómo impulsarla de verdad?

Llevamos meses trabajando. Está muy sobre la mesa. No queremos otra vez palabras vacías: ya sabemos que es importante. La queremos de verdad como eje vertebrador de nuestro sistema sanitario. Hemos hablado mucho con los profesionales, lo que nos permitirá acelerar el proceso. Donde debe palparse más el final de los recortes es precisamente en la atención primaria, que es donde más cuesta ver la recuperación. Queremos tratar la sobrecarga asistencial e instaurar condiciones más adecuadas. No son sólo soluciones a las huelgas.

¿Alguna medida concreta?

Ponemos 250 médicos de Familia más, y 30 ya los tenemos. Hay un acuerdo para que los extracomunitarios formados en Cataluña puedan ser contratados en el Instituto catalán de la salud (ICS), era incongruente formarlos y no poderlos contratar. Habrá pagas por objetivos, recuperación de las direcciones por objetivos… Queremos un escenario para poner condiciones laborales adecuadas y hacer planes de estabilización que continuaremos. Hay que mejorar la organización dentro de los equipos de primaria.

La teoría parece clara, todas las comunidades están intentando mejorar la primaria. ¿Confía en mejoras reales a corto plazo en Cataluña?

Las movilizaciones en primaria se dan en toda España, pero en Cataluña nos hemos puesto con ello más que nadie. En el plan de intervención de Urgencias hay algo pionero: por primera vez se ha puesto presupuesto específico para AP en la resolución de los picos asistenciales por la temporada de gripe. Nos estamos asegurando de que el dinero llega y sirve para soluciones concretas, como contrataciones. Otra cosa que nos preocupa es la formación: ¿formamos a los médicos según las necesidadeds reales del sistema?  Hay que prestigiar algunas especialidades, como la Medicina de Familia, porque muchos estudiantes no la perciben bien. Y, luego, retener el talento: necesitamos que los profesionales tengan las condiciones para sentirse desarrollados profesionalmente en cualquier hospital y centro de salud de Cataluña. Barcelona es un poco de atracción muy importante, pero cuesta más retener y captar profesionales, también en primaria, según te alejas de la capital.

¿Novedades en OPE?

Habrá nuevas. Continuaremos con el plan de garantía de estabilidad laboral de la pasada legislatura. Tienen que salir 13.000 plazas [10.000 del ICS y las demás de otras entidades del sector concertado), de las que 1.000 ya están estabilizadas. Habrá más de 3.300 para enfermería, y más de 700 para médicos de hospital.

Alba Vergès, consejera de Salud de Cataluña, en la Delegación de Gobierno de Cataluña en Madrid, antes de la entrevista con DM.

Alba Vergès, consejera de Salud de Cataluña, en la Delegación de Gobierno de Cataluña en Madrid, antes de la entrevista con DM.

¿Una de las últimas novedades en el sistema catalán es la concentración de la atención oncológica. ¿Es un proceso cerrado?

Sí, está decidido y cerrado: es una decisión técnica consensuada. Clínicamente no hay otra opción y casi todo el mundo está de acuerdo. Esto no quiere decir que, por ejemplo en cáncer pediátrico, haya profesionales o entidades que consideren que no es lo que debería hacerse, pero el consenso con las sociedades científicas es muy amplio. No vamos a frenar nada que es consensuado y que mejora la atención a los pacientes. A veces el ruido nos puede hacer frenar cosas importantes, pero no va a ser el caso. Antes lo hacíamos bien, ahora lo haremos mejor: el futuro y la realidad asistencial, con las nuevas terapias como las T-CAR, nos pide cambios como éstos.

Al margen de la estrategia nacional, ¿tiene ya Cataluña elegidos sus hospitales de referencia para ofrecer terapias T-CAR?

Nuestros centros de referencia están claros: Valle de Hebrón (adultos e infantil), Clínico y San Juan de Dios. No es tajante que sólo vaya a haber éstos, porque es un proceso a abierto, pero de inicio son los elegidos.

Una última pregunta para volver a temas profesionales. ¿Qué opine sobre los roces competenciales entre distintas profesiones? ¿Es algo propio de las cúpulas o realmente afecta al sistema?

Muchas veces es algo difícil, pero cuando bajas al sistema sanitario, al día a día, se ve lo bien que trabajan equipos de distintas profesiones con diferentes roles. En la rutina diaria los profesionales hacen lo que es necesario: colaborar. Los equipos multidisciplinares no paran de crecer porque lo piden los propios profesionales. Debemos ser valientes y sobrepasar los roces, pensar en el paciente y ser flexibles para limar asperezas. Nos jugamos el futuro: si no somos capaces de definir el trabajo conjunto potenciando los roles de todos, mal vamos.

The post Alba Vergés: “Los profesionales sufren la incertidumbre política, pero la superan” appeared first on Diariomedico.com.