Aplazamientos, moratorias y créditos, ayudas económicas para dar liquidez a las farmacias

Profesión
gemasuarez
Gestión de las cuentas
Por el Estado de Alarma, el Gobierno aprobó una serie de medidas para para responder al impacto económico de la Covid-19
Por el Estado de Alarma, el Gobierno aprobó una serie de medidas para para responder al impacto económico de la Covid-19

Desde el inicio del Estado de Alarma, el Gobierno ha ido adoptando una serie de medidas económicas y fiscales que tienen como objetivo dar cierto respiro a las empresas, especialmente a las pymes. En ellas están reflejados aplazamientos en el pago de impuestos, moratorias en los préstamos solicitados previamente y la concesión de créditos para los gastos rutinarios. Casuísticas diversas a las que las oficinas de farmacias pueden acogerse en casos muy concretos.

Así lo ha explicado Juan Antonio Sánchez, economista asesor fiscal y socio director de Taxfarma, en el webinar Impacto de la COVID-19 en la fiscalidad de la oficina de farmacia, organizado por la cooperativa Fedefarma. “Por ejemplo, a los empresarios con una facturación menor a 600.000 euros que hiciesen la declaración del primer trimestre de 2020 de forma telemática se les ha retrasado automáticamente el pago de impuestos un mes, hasta el 20 de mayo. Eso sí, en esa fecha deberán tener liquidez suficiente para afrontar ese pago”.

También se ha aprobado el llamado aplazamiento Covid, por el que todos los empresarios afectados por la crisis sanitaria pueden retrasar sus obligaciones tributarias hasta el 20 de octubre hasta un máximo de 30.000 euros en total. “No tendrá intereses para los tres primeros meses, y para los tres siguientes serán del 0,3125% mensual”, ha indicado el especialista de Taxfarma. Para evitar esos intereses, habría que afrontar la deuda completa en la Agencia Tributaria antes del 20 de julio. De hecho, Sánchez ha recomendado adelantarse a esa fecha si es posible, “porque al pago del aplazamiento el 20 de octubre se unirá el del tercer trimestre del año. A nivel de tesorería habría que estar preparado para ello”.

Alquileres, hipotecas y líneas ICO

Otra de las fórmulas recomendadas para mejorar la liquidez son las moratorias en los pagos de alquileres a los llamados grandes tenedores (de bienes inmuebles). Y del pago de hipotecas, de la vivienda habitual o del local. “Son ayudas destinadas a negocios con actividad suspendida o de disminución drástica de ingresos, algo difícil en el caso de las farmacias, que han funcionado durante todo este periodo”, ha afirmado el experto. Se podrían acoger a estas medidas aquellas farmacias que han tenido que cerrar por el contagio masivo de sus equipos de trabajo, o las que han visto una caída drástica de su facturación, como las que están localizadas en zonas turísticas.

A ello se añaden las líneas de crédito ICO llamadas Avales COVID-19, aprobadas por el Gobierno para aquellas empresas y autónomos que necesiten liquidez para cubrir contingencias a partir del inicio del Estado de Alarma: nóminas, cuotas de la Seguridad Social, impuestos, etc.

“Existen dos modalidades disponibles en todas las entidades bancarias: préstamo o póliza de crédito. Se supone que la inversión máxima llega hasta un millón de euros, a pagar en cinco años con la posibilidad de un año de carencia. Sin embargo, no se puede ir a solicitarlos con mucha esperanza. Se están concediendo, pero por una cantidad mucho menor a la solicitada”, ha lamentado Sánchez.

De cara a la renta 2020

El portavoz de Taxfarma también ha recomendado tener en cuenta determinados sucesos de cara a la campaña de la Renta que se presentará el año que viene. “Van a tener trascendencia tributaria los robos, ventas a pérdidas, los márgenes bajos y los donativos”, ha explicado.

Por una parte, recomienda que, en caso de robo se necesita realizar una denuncia, no sólo para presentar al seguro y para hacer una valoración del material y del stock que se ha perdido. “Calculando el valor robado, podríamos dotar de un gasto extraordinario el ejercicio 2020 y no tributaríamos por ese stock perdido”. Y si en las tablas de inversiones a amortizar hay elementos como ordenadores, servidores, etc. que han quedado inutilizados por el robo, ese gasto se podrá reflejar de forma total en la declaración de la Renta. “Se puede amortizar de manera inmediata”.

También se puede optar por realizar una donación de productos, por ejemplo, de aquellos que no se pueden o no se desean vender. “Los donativos tienen muchísima deducción en el IRPF. Es recomendable hacerlo con alguna organización con la que ya se hubiese colaborado anteriormente y con una cantidad superior para que su valor aumente. Y es importante contar con un documento firmado por la organización en cuestión que acredite la acción realizada”, comenta el socio director de Taxfarma.

Contestación a requerimientos

También ha puesto el foco en aquellas farmacias que hayan recibido un requerimiento de la Agencia Tributaria. “Normalmente hay diez días para dar una contestación, pero en esta situación se han extendido los plazos. Ojo, porque si la notificación llegó antes del 18 de marzo, el último día para contestar es el 30 de abril. Y si la recibimos a partir de esa fecha, tendremos hasta el 20 de mayo”.

En cuanto a los procedimientos de inspección que estuviesen pendientes con la Agencia Tributaria, han quedado suspendidas hasta nueva comunicación. “Eso no quiere decir que el inspector correspondiente no nos vaya a solicitar documentos de forma personalizada, hay que estar preparado para ello. Si no se contesta, no es grave, aunque sí sancionable”, ha advertido el asesor fiscal.

Estas son algunas de las medidas económicas y fiscales aprobadas por el Gobierno cuyo fin es dar cierto respiro a las empresas, especialmente a las pymes. coronavirus Off Gema. López Albendea Farmacia Comunitaria Off