Asho mira a Latinoamérica para crecer en codificación de centros

En 1994 una baja del departamento de codificación de altas del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona, supuso el germen para que Asho empezará a dar sus primeros pasos, aprovechando esta oportunidad arropada en el marco de una compañía más grande que se dedicaba a la gestión y digitalización de archivos. Han pasado 25 años y muchas cosas han cambiado. Una de ellas es que la propia Asho ha adquirido entidad propia y se ha convertido en un referente en codificación hospitalaria.

Así, el año pasado la empresa alcanzó una facturación de 1,5 millones de euros, con un crecimiento del 60% respecto a 2017, y con la idea de seguir en esta línea de crecimiento durante el 2019, con el objetivo de intentar expandirse en Latinoamérica. Pero para llegar aquí ha sido necesario un largo camino, siendo 2015 el punto de inflexión. “Hasta entonces el crecimiento era muy normal. Ese año empezamos a trabajar en inteligencia artificial y fue entonces cuando dimos verdaderamente el salto. Ya en 2006 empezamos con el primer software que codificaba en lenguaje natural, aunque por entonces era todo mucho más manual”, explica Ruth Cuscó, directora gerente de Asho.

CIE-10

Una clave en este despegue fue la incorporación del CIE-10 en los hospitales españoles, que incrementó la dificultad de los centros para trabajar su documentación clínica. “Esto supuso que muchos hospitales vieron que necesitaban duplicar o incluso triplicar su personal, y muchos gerentes no se lo podían permitir, optando por externalizar esta codificación”, continúa Ruth Cuscó.

En la era actual del big data, quien tiene los datos tiene una mina de oro. Asho codifica anualmente más de 500.000 altas hospitalarias y en toda su historia llevan más de 8 millones. Esto supone que sus herramientas disponen de un gran valor añadido. “Muchas empresas nos vienen a llamar a la puerta precisamente porque saben que tenemos los datos y que además son datos buenos, bien codificados”, apunta Cuscó. Tanto es así que en un programa piloto con el Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona, están logrando que su software reconozca y codifique directamente hasta un 94% de las altas que los médicos escriben directamente en lenguaje natural.

Con solo mejorar la codificación de altas de un hospital en Cataluña, en un año se incrementó su financiación en 700.000 euros

Toda esta codificación es una herramienta que ayuda en la gestión del centro. De esta forma, tienen una mirada más exacta de cuál es su complejidad y supone un criterio de gran importancia para valorar qué áreas necesitan un refuerzo y cuáles están sobredimensionadas. “Pero para que esto funcione el médico también debe saber escribir el alta. Cuando codificas no puedes interpretar. Por ejemplo, en una gasometría con un porcentaje de saturación determinado un codificador puede intuir que el paciente tiene una insuficiencia respiratoria, pero si él no lo pone, no lo puedes codificar y se pierde complejidad” expone Cuscó, quien señala además que una de las primeras medidas que hacen en cualquier nuevo centro en el que empiezan a trabajar es precisamente la formación a los médicos.
Esto no es un asunto que carezca de importancia. En Cataluña, parte de la financiación de los hospitales depende de la casuística, y así se han encontrado con algún centro que simplemente mejorando su codificación logró en un año un incremento de 700.000 euros en su financiación sin hacer ningún otro cambio en su estructura.

Primera edición

Coincidiendo también con su 25 aniversario, Asho en colaboración con la consultora Higia Benchmarking ha puesto en marcha la primera edición de los Premios a los Mejores Hospitales de España (BSH son las siglas en inglés que han escogido para identificarlo). “Con estos premios queremos reconocer la excelencia sanitaria de los centros hospitalarios a través de indicadores de eficiencia, adecuación y calidad asistencial. Y esperamos que se conviertan en una herramienta que los ayude también a optimizar la gestión sanitaria y evolucionar dentro del entorno sanitario actual” indica Cuscó.

En 2018, la empresa creció un 60% con respecto a 2017 y llegó a facturar 1,5 millones de euros, planeando ahora el salto a Latinoamérica

Una de las peculiaridades de estos premios se basa en que todos los participantes dispondrán de información útil para poder mejorar sus resultados, a partir de la identificación de sus recorridos de mejora específicos. Para ello, todos los hospitales recibirán de forma gratuita información detallada de las metodologías utilizadas y del posicionamiento de sus resultados en todas las categorías analizadas para establecer los premios.

En estos Premios BSH se reconocerá a los 3 mejores hospitales de cada grupo, definido según estructura y cartera de servicios, en 10 categorías clínicas, a partir del análisis de 230 indicadores propuestos en base a la diversidad de procesos clínicos prevalentes en la actividad de los hospitales de agudos españoles. El plazo para entregar las candidaturas finalizará el próximo 30 de junio y se puede hacer a través de una página web que se ha creada con este objetivo, en la que, además, se podrán consultar las bases y metodología.

The post Asho mira a Latinoamérica para crecer en codificación de centros appeared first on Diariomedico.com.