Asma: tener controlada la enfermedad minimiza las complicaciones de la Covid-19

Profesión
gemasuarez
Día Mundial
asma-grave

El asma está controlado cuando los síntomas crónicos están ausentes o son mínimos; si no hay limitación de la actividad habitual (física, laboral, escolar y social); no hay exacerbaciones o mínimas; no existe necesidad de visitas de Urgencias o ingresos hospitalarios; cuando la función pulmonar es normal o casi normal (VEF1 > 80% del teórico y/o variabilidad del PEF < 20%); cuando no hace falta usar medicación de rescate o se usa poco, y si no hay efectos adversos ocasionados por los fármacos o son mínimos.

Estos son los criterios que el Consejo General de COF ha recogido en un documento técnico mucho más amplio sobre el diagnóstico, tratamiento y control del asma, que lanza con motivo del Día Mundial de esta enfermedad que se celebra el 5 de mayo.

Según los autores del texto, los pacientes con patología respiratorias crónicas, como el asma no tienen mayor riesgo de padecer la Covid-19, pero una vez contagiados, sí presentan a priori (según la limitada evidencia disponible) un mayor riesgo de sufrir complicaciones. "Por ello cobra mayor relevancia aún el buen control de la enfermedad y la cumplimentación adecuada del tratamiento".

El texto hace hincapié en que no se ha descrito incompatibilidad alguna entre los fármacos empleados habitualmente en el asma y los tratamientos experimentales usados frente a la Covid-19. "De hecho, la Global Initiative for Asthma (GINA) recomienda que los pacientes no realicen modificaciones en su tratamiento ni tampoco suspendan la administración de corticoides inhalados". Y añaden que a pesar de la actual situación de pandemia por coronavirus, se sigue recomendado utilizar los medicamentos de rescate normalmente usados y si se agudiza o empeoran los síntomas a pesar de estar utilizando de forma correcta la medicación, "deberán consultar con su médico un ajuste de
la dosis
".

Consejos para evitar contagios

Para evitar contagios, los expertos apuntan a que es preferible utilizar inhaladores de cartucho presurizado con cámaras de inhalación (que no deben compartirse) en lugar de nebulizadores, "pues éstos podrían generar aerosoles en el ambiente que podrían aumentar la posibilidad de contagio del virus a otros pacientes o profesionales sanitarios.

Como se recoge en el documento del Consejo, el Ministerio de Sanidad recomienda que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas con terapia inhalatoria, además de cumplir con los consejos generales
de prevención (lavado frecuente de manos, evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca, distanciamiento social, etc.), sigan estos consejos: pasar una toallita de papel seco por el inhalador tras su uso y limpiar las gafas nasales de oxigenoterapia con agua y jabón y secarlas bien. 

Técnica inhalatoria

En la mayoría de pacientes con asma, la administración de medicamentos por vía inhalatoria "es de elección debido a que el fármaco actúa directamente sobre el árbol bronquial", confirman los expertos del Consejo. Sin embargo, reconocen que la dificultad de la correcta administración por esta vía "supone en muchos pacientes el gran conveniente, pues limita la biodisponibilidad del fármaco y condiciona su balance beneficio-riesgo". Por ello insisten en la labor de información del farmacéutico, pues dejarlo todo en manos del prospecto, "confuso" para muchos pacientes e ignorado por otros tantos, es un riesgo.

En este sentido, hay que recordar que existen diferentes dispositivos de inhalación, entre los que destacan los de
polvo seco y los cartuchos presurizados, "estos últimos tienen la ventaja de poderse usar con cámaras espaciadoras de inhalación en pacientes pediátricos o con problemas de manipulación del dispositivo, lo cual facilita la administración por no requerir coordinación respiratoria". 

Con el farmacéutico de evitar errores comunes que se observan en muchos pacientes, sobre todo al inicio del tratamiento, el documento del Consejo recuerda los siguientes aspectos que el paciente debe tener en cuenta:

  • Inhaladores de cartucho presurizado:
    • Agitarlo antes de su uso para conseguir una mezcla homogénea.
    • Colocar en forma de L, con la boquilla hacia abajo y la válvula hacia arriba) y coordinar la pulsación con la inhalación (inspiración lenta y profunda y mantenimiento de la apnea varios segundos).
    • Enjuagarse la boca, sin tragar, con abundante agua al terminar, para eliminar los restos del fármaco y minimizar la aparición de candiasis oral asociada a corticoides inhalados.
  • Dispositivos de polvo seco unidosis:
    • Cargar adecuadamente la dosis en primera instancia (se introduce la cápsula en un hueco preparado para perforarla dentro del inhalador).
    • Una vez perforada la cápsula, no agitar, ya que se perdería todo el polvo.
    • Si es un dispositivo multidosis, no se debe agitar el inhalador una vez cargado.
    • Enjuagarse la boca tras su uso.
    • Nunca limpiar los dispositivos con agua, puesto que si entra humedad en el interior del inhalador, el polvo podría apelmazarse y no se inhalaría correctamente.

Crisis asmática

El Consejo de COF insiste en que para minimizar las consecuencias de las crisis, el farmacéutico debe estar
alerta ante los cambios clínicos que puede experimentar un paciente con asma, como esputo purulento, fiebre o aumento de la disnea. En estos casos, se determinará la necesidad de derivar al médico con relativa urgencia.

Interacciones

Respecto a las interacciones, el farmacéutico debe saber que el uso concomitante de fármacos simpaticomiméticos (adrenalina, levodopa, algunos antidepresivos, etc.) con agonistas β2 adrenérgicos pueden dar lugar a la aparición de eventos adversos cardiovasculares (aumento de la presión sistólica y de la frecuencia cardiaca), especialmente a dosis superiores a las terapéuticas. "Por ello, se recomienda precaución con el uso de agonistas β2 adrenérgicos en los pacientes con patologías cardiovasculares previas", advierten. Además, el tratamiento concomitante con derivados de la xantina (teofilina), esteroides y diuréticos puede incrementar el efecto hipocalémico de los agonistas β2 adrenérgicos y el uso de bloqueantes β adrenérgicos utilizados en diversas patologías cardiacas puede antagonizar el efecto de los agonistas β2 adrenérgicos.

Y alertan, asimismo, del uso de la teofilina, "especialmente problemático por su estrecho margen terapéutico".

Con motivo del Día Mundial de la enfermedad que se celebra el 5 de mayo, el Consejo General de COF ha elaborado un documento técnico que ayuda al farmacéutico a entender la patología y a guiar su actuación profesional. coronavirus Off Gema Suárez Mellado Farmacia Comunitaria Off