Asturias: el plan de logística robotizada del HUCA conseguirá un ahorro de más de 7 millones en 10 años

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha conseguido situarse en la vanguardia en lo que a gestión robotizada se refiere, desde que en 2014 se inauguró el nuevo centro y aprovechó para sustituir los métodos tradicionales de transporte de alimentos, medicamentos, suministros generales y lencería. La eficiencia conseguida supone una previsión de ahorro de 7.119.040 millones de euros en diez años.

Este ha sido uno de los datos proporcionados por Josu Jiménez, jefe del Servicio de Ingeniería del HUCA, quien explica que la inauguración del nuevo hospital, hace ahora cinco años, permitió desarrollar la logística robotizada al disponer de una configuración de espacios que permiten en gran medida el desplazamiento horizontal de estos sistemas logísticos. El antiguo centro, con 17 edificios, hacía imposible este tipo de planteamientos.

Uno de los robots del HUCA.

El HUCA cuenta actualmente con 12 Automated Guide Vehicles (AGV) que se encargan del transporte de la alimentación a los pacientes hospitalizados, los medicamentos y unidosis, los suministros generales y los sueros, y la lencería. En total son unas 150 toneladas de productos las que se desplazan diariamente con este sistema, lo que equivale al peso de un avión Boeing 747, resume Jiménez.

El número de viajes que realizan los robots cada día es de 650, con una velocidad de 5,5 kilómetros por hora.

Los más de siete millones de ahorro son el resultado de una simulación realizada para evaluar los costes a diez años del programa de transporte robotizado, que se estima en 5.288.000 euros, incluyendo aquí tanto la inversión, como los costes de mantenimiento de los equipos, los de personal y el consumo eléctrico. Frente a este cifra, con el tradicional sistema de empuje el coste de la organización del reparto sería de 12.407.000 euros, explica Josu Fernández.

Desde su puesta en funcionamiento en 2014 el programa ha ido ganando en eficiencia, “si bien inicialmente no era posible trasladar todo lo planificado en el proyecto logístico, trasladando de forma completa la alimentación y tratando de cubrir de forma parcial el resto, que son los suministros generales, los medicamentos y la lencería con este sistema”.

Carga duplicada de carros

“Durante cuatro meses fue necesario recurrir parcialmente al tradicional método de empuje de los carros”, indica Josu Jiméndez. Se estudiaron los puntos débiles y de mejora en los proceso actuándose en el aumento de la velocidad con la que se desplazan los robots, la gestión del envío en bloque en los elevadores, la velocidad en la apertura de puertas de estos, reprogramación del software de control de tiempos y el envío doble de los carros con la reducción del número de desplazamientos. Todo ello ha permitido que actualmente todos estos productos lleguen a su punto de destino de forma robotizada.

Los robots viajan diariamente desde la planta N-2 del hospital en su desplazamiento horizontal, la más subterránea del complejo, y en el desplazamiento vertical a través de 17 ascensores destinados exclusivamente a ellos hasta las aproximadamente 200 dársenas de descarga.

El sistema de transporte está basado en la programación de los carros, que cuentan con un dispositivo que recibe la programación del destino a través de un sistema de radiofrecuencia. A partir de esta acción el robot, una vez bajo el carro, levanta éste y ejecuta el itinerario a seguir. “El robot lee la programación que lleva el carro y así avanza hasta su destino siguiendo un recorrido previamente establecido”, indica Josu Jiménez.

En este sistema el transporte de la alimentación, que incluye mil desayunos, mil almuerzos y otras tantas meriendas y cenas es el suministro prioritario en lo que a configuración de horarios de reparto se refiere, destinándose al desplazamiento de medicamentos y unidosis, sueros y suministros generales y lencería, el resto del tiempo.

Más velocidad

Algunas de las mejoras introducidas desde 2014 son la reducción del tiempo de apertura y cierre de puertas de los ascensores, el aumento en la velocidad de desplazamiento de los robots y la espera por los carros para su carga de nuevo una vez que han dejado la mercancía son algunas de las acciones fundamentales “que nos han permitido optimizar los tiempos de trabajo”.

Actualmente son 80 toneladas de alimentos las que se distribuyen cada día, 20 de lencería, 11 de suministros generales, 10 de sueros y 9 de fármacos y unidosis.

“También hemos optimizado el funcionamiento de los ascensores, de modo que, si bien en principio las órdenes de envío estaban programadas por bloques verticales, comprobamos que era mejor no hacerlo de esta forma y programarlos en distintos bloques para no colapsar los ascensores y que no se obstaculicen. También hemos ampliado las dársenas para que en vez de un carro podamos transportar dos a la vez”.

Con todas estas medidas desde el inicio la capacidad de transporte ha aumentado un 40%.

Actualmente los responsables del proyecto trabajan ya en una segunda fase, en la que se pretende incluir en este sistema de logística robotizada el transporte de residuos. También se quiere ampliar el número de dársenas de lencería de 12 a 88 y aumentar su tamaño, modificando a la vez el software de funcionamiento, para poder así recibir también por este sistema la ropa que llega de la lavandería, ubicada en otro punto de la ciudad de Oviedo, sin límites en la recepción tanto por espacio como por disponibilidad de personal que actualmente ha de gestionar entre el trasporte exterior y la logística propia; de esta forma, el sistema desde punto de producción a punto de consumo se gestiona directamente, sin límite de tiempos, ampliando capacidad de transporte.

Transporte neumático

Además del transporte robotizado, el HUCA ha incorporado de forma integral el transporte neumático de muestras y ropa sucia, lo que supone el envío de unas 2.000 muestras cada día de test de sangre y orina fundamentalmente que, a través de 130 puntos de envío y ocho líneas neumáticas son desplazadas automáticamente en el hospital, por ejemplo, desde las unidades de hospitalización hasta los laboratorios. “La muestra viaja en un cartucho que, a través de líneas interiores y por presión de aire, se desplaza de un punto a otro del hospital”.

En el caso de la ropa sucia, que también forma parte de este sistema logístico del HUCA, el transporte neumático se realiza a través de bolsas que se introducen en una de las tolvas disponibles en cada unidad o área y viajan a través de un tubo, también por presión de aire pero en este caso por aspiración, trasladando 10 toneladas al día de ropa sucia.

The post Asturias: el plan de logística robotizada del HUCA conseguirá un ahorro de más de 7 millones en 10 años appeared first on Diariomedico.com.