Atezolizumab y quimioterapia mejoran resultados en cáncer de mama triple negativo

La combinación de atezolizumab y nab-paclitaxel en triple mama negativo ha mostrado una mejora significativa de la supervivencia y una reducción del riesgo de empeoramiento de la enfermedad o muerte, especialmente en tumores PDL1 positivo, según un estudio en fase III presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), en Múnich, Alemania.

Esta investigación, que se ha publicado simultáneamente en The New England Journal of Medicine, “es el primer estudio que supone un hito en la supervivencia de cáncer de mama”, según ha explicado a DM Eva Ciruelos, oncóloga del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, y una de las investigadoras de este estudio internacional en el que han participado nueve hospitales españoles.

El estudio IMpassion130 supone un hito en el abordaje del cáncer de mama triple negativo, especialmente con expresión de PDL1

De esta forma, IMpassion130 demuestra que añadir en primera línea de tratamiento atezolizumab  -desarrollado por Roche- a quimioterapia en pacientes con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico irresecable que no han recibido antes tratamiento sistémico para el cáncer de mama metastásico tiene un impacto significativo en la supervivencia libre de progresión y en la supervivencia global. “La combinación ha mejorado el efecto de la quimioterapia no sólo en el tiempo de control de la enfermedad sino en el tiempo de vida y es la primera vez que esto ocurre en la historia del cáncer de mama”.

Los resultados del estudio podrían cambiar la primera línea de tratamiento del cáncer de mama triple negativo localmente avanzado o metastásico irresecable

Las pacientes de mama con cáncer de mama triple negativo representan el 15 por ciento de las afectadas por este tumor. De los 902 pacientes incluidos en el trabajo –que fueron aleatoriamente asignadas a un grupo que recibió la combinación de atezolizumab y nab-paclitaxel o bien nab-paclitadel más placebo-, cerca del 40 por ciento mostraban expresión de PDL1. “En esta población es donde atezolizumab ha demostrado este impacto tan importante en supervivencia libre de progresión y en la supervivencia global. La reducción en la progresión ha alcanzado el 40 por ciento mientras que en los pacientes con PDL1 negativo no es tan significativa”.

Tres razones para un nuevo camino en cáncer de mama triple negativo

Ciruelos ha denominado al IMpassion130 de estudio perfecto por tres razones: Es el primer estudio que marca un hito en supervivencia en cáncer de mama triple negativo; además señala a la expresión de PDL1 como un biomarcador con valor predictivo indiscutible de beneficio y, además, este se observa en progresión libre de enfermedad y en supervivencia global, que es el objetivo estándar.

Aunque los resultados ya son maduros, Ciruelos ha sugerido que podría mejorarse el seguimiento para caracterizar mejor los efectos secundarios a largo plazo o el efecto de los tratamientos subsiguientes.

La seguridad en el grupo tratado con atezolizumab más nab-paclitaxel fue consistente con el perfil de seguridad ya conocido de los fármacos por separado, y no se identificaron nuevos eventos con la combinación..

Peter Schmid,  director del Centro de Cáncer Experimental, del Instituto de Cáncer Barts de la Universidad Queen Mary de Londres, y primer autor de la investigación, ha añadido que “la inmunoterapia, añadida a la quimioterapia estándar, prolongó la supervivencia en diez meses en pacientes con tumores que expresan PDL1. Esta combinación debería convertirse en una nueva opción de tratamiento para pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico”.

 

The post Atezolizumab y quimioterapia mejoran resultados en cáncer de mama triple negativo appeared first on Diariomedico.com.