Aumentan las alergias alimentarias en Cataluña

En los últimos años en Cataluña las alergias alimentarias son un problema de prevalencia creciente. Así, en la última década se ha producido un incremento de casi un 4 por ciento, pasando desde el 8,7 por ciento del año 2005 al 12,6 del 2015. Uno de los ámbitos en los que se ha detectado un mayor incremento es en las alergias complejas por fenómenos de reactividad cruzada entre proteínas alergénicas presentes en diversas especies, los llamados panalérgenos.

También se ha detectado un incremento de casos con manifestaciones clínicas menos clásicas, como las esofagitis eosinofílicas, en las que en algunos pacientes el papel de la alergia alimentaria puede ser relevante. Así mismo también ha crecido la importancia de los denominados cofactores como inductores o magnificadores de las reacciones alérgicas potencialmente graves, como por ejemplo la práctica de ejercicio físico o la administración de antiinflamatorios coincidiendo con la ingesta de alimentos.

“Hace tiempo que estamos constatando el incremento en la prevalencia, que se produce no solo entre la población infantil sino también en gran cantidad entre los adultos” explica Teresa Dordal, alergóloga del Hospital Universitario de Bellvitge y presidenta de la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica. “Este incremento está muy relacionado con la manera en la que vivimos en el mundo actual. La pérdida de diversidad de bacterias, que nos hacían más resistentes, es una de las explicaciones de que ahora no seamos capaces de responder adecuadamente frente a determinados alimentos”.

La importancia del médico de primaria

Para hablar sobre esta problemática y la necesidad de un trabajo en conjunto entre la Atención Primaria y la Especializada para abordar este escenario, el Hospital Universitario de Bellvitge, la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic) y la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica organizaron una jornada centrada en estas alergias alimentarias. “Los médicos de primaria tienen que ser capaces de identificar y diagnosticar este tipo de alergias, que pueden suponer un grave peligro porque en las reacciones más graves llegan a ocasionar la muerte. Todos los detalles son importantes para un correcto diagnóstico y los médicos de primaria aquí juegan un gran papel” recalca Teresa Dordal.

El médico de Atención Primaria es que tiene más relación con el paciente y al que se llega en primer lugar. “Es importante que deje constancia de todas las características relacionadas con la alimentación en el momento de la crisis, para ofrecer al alergólogo la mayor cantidad posible de información que le ayude en su diagnóstico y evitar la pérdida de información” apunta Noelia Daza, del grupo de alergias de la Camfic.

Y es que ahora mismo la falta de profesionales especializados hace que las citas por casos de alergias puedan llegar a retrasarse mucho, siendo posible que al llegar el paciente haya podido olvidar datos importantes. “Por eso es tan importante la figura del médico de atención primaria, que cada vez son más capaces de asumir más cosas y facilitar el diagnóstico” prosigue Daza.

Preocupación en la población

Este incremento en las alergias alimentarias ha hecho que la población general sea cada vez más consciente de esta problemática, algo que se nota también en la Atención Primaria. Ante esta preocupación, se han popularizado diversas pruebas que se ofrecen supuestamente para el diagnóstico de alergias o intolerancias alimentarias. “Estamos haciendo muchas campañas para hablar sobre estas pruebas, ya que muchas veces no son muy útiles y no tienen ninguna fiabilidad científica. Así que es probable que haya gente que piense por este motivo que padece algún problema de este tipo cuando no es así” explica Dordal.

Diagnóstico propio de alimentos

Un diagnóstico precoz y eficaz puede resultar fundamental para el tratamiento más adecuado de estos pacientes. Si bien conseguir una curación a una alergia alimentaria es algo complicado, mejorar la sensibilidad no es descabellado. “Se está llevando a cabo un cambio en la visión que teníamos hasta ahora del tratamiento de las alergias alimentarias, con un enfoque más proactivo. Mediante diferentes terapias es posible disminuir la sensibilidad a la presencia de trazas. Nosotros estamos trabajando con el huevo, la leche o el pescado. Y aunque no siempre se curan, si que se puede mejorar mucho” añade Dordal.

Estas alergias, sin embargo, no son iguales en todo el mundo, sino que están muy relacionados con los alimentos presentes en cada zona, siendo más común la de aquellos productos más presentes en la dieta. “De esta forma, en el Mediterráneo las más comunes son las relacionadas con la fruta, como el melocotón, o las hortalizas. Pero en Estados Unidos lo es el cacahuete y en el Norte de Europa la manzana. También influye el polen que podemos respirar en el desarrollo de esta enfermedad”, continúa Teresa Dordal.

 

The post Aumentan las alergias alimentarias en Cataluña appeared first on Diariomedico.com.