Bayer se decanta por la medicina de precisión

Bayer ha apostado por la medicina de precisión en oncología como una de sus líneas estratégicas de desarrollo, y esta apuesta ha dado ya sus frutos con la aprobación del primer tratamiento con indicación agnóstica; un fármaco para tumores sólidos en pacientes pediátricos y adultos, que en España se está empleando ya para el tratamiento de un lactante. Así lo ha señalado Bernardo Kanahuati, consejero delegado de Bayer en España y Portugal, y responsable de la división Pharmaceuticals en España, que la semana pasada visitó la fábrica de la multinacional en La Felguera (Asturias) con motivo del 120 aniversario de la presencia de la empresa en España.

Bernardo Kanahuati, consejero delegado de Bayer España (delante, en el centro), con el presidente del Principado, Adrián Barbón, y el director de la planta, Jorge Álvarez (ambos a la izquierda), posan con los empleados de la fábrica asturiana.

Bernardo Kanahuati, consejero delegado de Bayer España (delante, en el centro), con el presidente del Principado, Adrián Barbón, y el director de la planta, Jorge Álvarez (ambos a la izquierda), posan con los empleados de la fábrica asturiana.

El consejero delegado de Bayer estuvo acompañado en la visita a la planta por buena parte de las autoridades de la comunidad autónoma, como el presidente del Principado, Adrián Barbón, y los consejeros de Salud, Pablo Fernández, y de Industria, Enrique Fernández, entre otros, además del director de la planta, Jorge Álvarez. La factoría asturiana es referente mundial por concentrar la producción del cien por cien del ácido acetilsalicílico de Bayer.

El grupo alemán cuenta con tres centros de producción en España y seis destinados a investigación y desarrollo, un área esta de vital importancia para la multinacional, según ha desatacado Kanahuati, quien precisó que la compañía tiene en la actualidad 50 proyectos de investigación en marcha, de los cuales en 34 “España tiene participación de manera importante”, y que en buena parte se centran en las áreas de oncología y oncología pediátrica.

Alteración independiente

Sobre el citado primer fruto de la medicina de precisión de Bayer, el consejero delegado recordó que está indicado en enfermedad localmente avanzada o metastásica en pacientes con determinadas alteraciones génicas, en relación con una fusión del gen NTRK (receptor de tirosina quinasa neurotrófico). El concepto de tratamiento agnóstico indica que está basado exclusivamente en una alteración molecular independientemente del tipo y localización.

Según Kanahuati, los resultados “han sido sorprendentes, con regresión de los tumores muy importantes y resultados muy cercanos a la curación en algunos casos, con una actividad potente, eficaz y segura”.

Para Bayer es un medicamento muy importante “por los pacientes que se van a beneficiar de él y porque nos posiciona bien en una tecnología por la que queremos apostar como es la relacionada con la medicina de precisión”.
Otro de los medicamentos novedosos al que se ha querido referir Kanahuati es un fármaco para la hemofilia, que también ha recibido la autorización de la Comisión Europea para el tratamiento y la profilaxis de las hemorragias en pacientes previamente tratados con hemofilia A de 12 años o mayores. El régimen profiláctico recomendado para esta nueva terapia es la administración cada cinco días, pero también se puede administrar cada siete días o dos veces por semana en función de las características clínicas del paciente, lo que supone un avance respecto a otras pautas que exigen administración en días alternos.

La Felguera recibe un 33% más de inversión en 2019

A cierre de 2019, Bayer habrá invertido 6 millones de euros en su planta de Asturias, lo que supone un 33% más que el año pasado; un presupuesto que, en parte, se habrá dirigido a mejorar los procesos productivos para absorber en mejores condiciones las variaciones de la demanda y a atender posibles aumentos de producción. Así lo señaló Jorge Álvarez, director de la planta de La Felguera, en la que se produce para todo el mundo el ácido acetilsalicílico que llega en forma de Aspirina a 140 países y consumen 20 millones de personas.

La inversión realizada en Asturias ha ido destinada a renovar uno de los edificios de la planta, mejorar los equipos de proceso y acondicionar parte de los procesos productivos.

Parámetros controlados

Lo que Bayer ha hecho es tratar de tener controlados todos los parámetros de producción de forma automática “para anticiparnos a cualquier cambio y ganar capacidad de reacción para hacer las correcciones oportunas y ser más eficientes. Estamos consiguiendo realizar los procesos en menos tiempo y, a veces, con mejor rendimiento”.

Además de la aplicación de tecnología de analítica de procesos a la planta, otra de las claves ha sido la digitalización de los citados procesos. “Con todo ello hemos conseguido ahorrar en torno al 5% del tiempo”, ha precisado el director de la planta. Como la demanda de ácido acetilsalicílico puede variar en torno a un 10% de unos años a otros, Bayer considera que estará en mejores condiciones de afrontar los incrementos de demanda que se producen en determinados momentos “sin echar mano del stock de seguridad”. Ese incremento de la capacidad de producción sitúa a la planta asturiana en condiciones de albergar la producción de otros principios en caso de que se considere necesario.

Por último, la compañía ha implementado procesos que han derivado en un 9% menos de consumo de electricidad en la planta, un 25% menos de residuos incinerados y un 8% menos de emisiones de CO2. En este sentido, Kanahuati expresó el compromiso de Bayer con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas y con el compromiso Hambre Cero.

The post Bayer se decanta por la medicina de precisión appeared first on Diariomedico.com.