Cáncer de ovario: hay que avanzar en detección precoz

Una de cada ocho mujeres españolas desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida, siendo este el tumor más frecuente entre la población española, recuerda a DM Yolanda Pérez Martínez, ginecóloga del Hospital Universitario La Paz, en Madrid. “La edad de máxima incidencia está por encima de los 50 años, y alrededor del 10% se diagnostica en menores de 40 años”, detalla. Asimismo, esta especialista recuerda que el estadio en el que se detecta la enfermedad influye en la supervivencia: la media global a los cinco años es del 89,2%.

En cuanto a otros tipos de tumores prevalentes en las mujeres, Pérez señala que el cáncer de cuello de útero supone el 3,7% de los cánceres femeninos en España, aunque la incidencia varía por provincias porque está relacionado con factores socioculturales como los hábitos sexuales y el acceso a los programas de cribado. La mayoría de los cánceres de cuello se desarrollan en mujeres entre 40 y 55 años, siendo la supervivencia a los cinco años del 92% en los estadios precoces. “El cáncer de endometrio-útero es el más frecuente entre los tumores ginecológicos y la mayoría de estos se diagnostican en mujeres posmenopáusicas entre los 50 y los 70 años”, apunta. En su experiencia, el cáncer de endometrio se manifiesta en sus fases iniciales en forma de sangrado, lo que facilita la detección precoz en estadios I y II. “Esto explica los buenos resultados de supervivencia a los cinco años -entre el 83 y el 90%- para la mayoría de las pacientes”.

Pese a los logros conseguidos en cuanto al diagnóstico precoz, las terapias individualizadas y las cirugías menos invasivas, esta ginecóloga reconoce que la investigación oncológica todavía tiene barreras que superar. “Los retos continúan siendo mejorar la supervivencia y la calidad de vida de nuestras pacientes. Dos de los mayores retos son, por un lado, el diagnóstico precoz del cáncer de ovario, enfermedad que provoca la mayor mortalidad del cáncer ginecológico y, por otro lado, la investigación en un tratamiento individualizado para las mujeres afectadas”, especifica. En este sentido, Pérez considera que es necesario avanzar en la consecución de terapias específicas para algunos tipos de cáncer de mama más agresivos.

“Hay diferencias entre las CCAA en la financiación pública de la vacunación del VPH”

Con respecto a cómo ha evolucionado el abordaje en cáncer de mama, Pérez subraya que conocer que se trata de una enfermedad heterogénea con distintos subtipos tumorales ha dado lugar a un tratamiento individualizado basado en la biología del tumor, lo que ha posibilitado el desarrollo de nuevos fármacos para la quimioterapia y hormonoterapia. “Otro cambio ha sido la sustitución en algunos casos de la cirugía sobre la axila por la radioterapia evitando la suma de efectos secundarios”, comenta. A su juicio, también ha sido significativa la inclusión de la vacuna contra el VPH en niñas a partir de los 12 años para la prevención del cáncer de cérvix.

Áreas de mejora en cáncer

Para la ginecóloga, la inclusión de la citada vacuna en el calendario de vacunación es un gran paso, pero apunta que su implantación territorial varía: “Existen diferencias entre las comunidades autónomas en la financiación pública de la vacunación del VPH en varios grupos de población”. Además, Pérez advierte de que “algunas pacientes tienen que desplazarse más de 300 km para realizar una prueba diagnóstica o un tratamiento de una enfermedad ginecológica, y no se trata de patologías poco prevalentes”.

En el tratamiento del cáncer de mama y ginecológico es fundamental, en su opinión, que todas las pacientes sean valoradas inicialmente por unidades multidisciplinares, y eso “resulta complicado en aquellos centros con una menor cartera de servicios, por lo que se deben habilitar los medios para que eso suceda”.

“Los retos siguen siendo mejorar la supervivencia y calidad de vida de nuestras pacientes”

Otra área de mejora es la prevención efectiva de factores de riesgo como la obesidad, el sedentarismo o el VPH, para el desarrollo de algunos tipos de cáncer. Para ello, esta ginecóloga insiste en aumentar y aunar los esfuerzos de todas las instituciones y profesionales sanitarios. “Hay que concienciar a toda la población de cómo nuestro estilo de vida influye sobre la salud, y promover los hábitos de vida saludable: alimentación, ejercicio, relaciones sexuales seguras. También hay que animar a todas las mujeres a participar en los programas de cribado establecidos: de mama, de cérvix y colorrectal”.

En la prevención del VPH y otras enfermedades de transmisión sexual, Pérez recomienda facilitar el acceso a las pruebas de detección porque es fundamental para controlar estas infecciones. “La información y la educación en salud deben ser una prioridad para toda la población, pero especialmente debe llegar a los grupos de población menos receptivos, como, por ejemplo, la población adolescente”, indica. En su experiencia, los jóvenes no acuden a consulta para tratar estos temas y, a menudo, están mal informados.

The post Cáncer de ovario: hay que avanzar en detección precoz appeared first on Diariomedico.com.