COMB: 125 años de “éxito” y un futuro en “permanente revisión”

El Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) celebra en 2019 sus primeros 125 años de vida, y lo hace con un denso programa en el que se enmarca la jornada monográfica que tendrá lugar esta tarde en la sede colegial del Paseo de la Bonanova. En el ecuador de su segundo mandato consecutivo, Jaume Padrós, presidente del COMB, se sabe “heredero” del legado de todos sus predecesores en el cargo, y define la trayectoria centenaria del colegio como “una historia de éxito de una corporación profesional que ha tenido un papel relevante en la ciudad y en toda Cataluña”.

Fundado en 1894, un año después que el más veterano de España (el Colegio de Médicos de Madrid), el COMB nació simultáneamente con otras cinco corporaciones provinciales (Salamanca, Alicante, La Coruña, Tortosa y Zaragoza) y, como recuerda Padrós, ha estado muy vinculado a la historia de la ciudad, la autonomía y el resto del país: “Muchas sociedades científicas profesionales nacieron al amparo del colegio; episodios significativos del progreso social de la ciudad y del país han estado presididos por médicos vinculados a la institución, y facultativos relevantes de Barcelona han tenido un papel destacado en el acontecer político. Sin ir más lejos, en el tardofranquismo y los primeros años de la transición democrática, algunos de esos médicos contribuyeron a definir nuestro actual modelo sanitario“.

Miquel Bruguera ha sido el presidente que más tiempo ha estado al frente del COMB (1994-2010)

Miquel Bruguera, el presidente que más tiempo estuvo en el cargo (16 años, entre 1994 y 2010) y actual director de la Unidad de Estudios Académicos del COMB, coincide con Padrós en la “evidente influencia” que ha tenido la institución que él dirigió durante más de tres lustros en la “actual configuración de la organización sanitaria catalana y en la del resto del Estado”, y resalta el “carácter pionero” que el colegio barcelonés ha tenido, abanderando iniciativas que luego se han replicado en el resto de las corporaciones, como el Plan de Atención Integral al Médico Enfermo (Paime).

“Creo que la clave del éxito y el carácter pionero de muchas de esas iniciativas tiene que ver con la fuerte cohesión y unidad de criterio que siempre han tenido las sucesivas juntas directivas del colegio; han sido siempre directivas muy cohesionadas y bajo el liderazgo de figuras que generaban un fuerte consenso en torno a ellas. Buena prueba de ello es que mis 16 años de Presidencia estuvieron precedidos por los 12 años de Ramón Trias i Rubies, y el actual presidente, Jaume Padrós, va ya por su segundo mandato. Creo que el hecho de estar siempre unidos y de que no haya habido disensiones internas le ha dado a muchos de nuestros proyectos la cohesión y solidez necesarias para convertirse en una referencia en el resto de las corporaciones”, afirma Bruguera.

Bruguera, el presidente con más larga trayectoria, cita a Ramón Trias, su predecesor, como el más influyente del COMB

Pese a que su mandato haya sido el más prolongado en el tiempo, si hubiera que nombrar al “mejor presidente que ha tenido el COMB en sus 125 años de historia, si se me permite la expresión”, Bruguera menciona, precisamente, a su predecesor en el cargo, Trias i Rubies, por su “autoridad moral y su enorme empatía”, pero también por su gestión e iniciativas relevantes, como el modelo de responsabilidad civil sanitaria.

Fachada de la sede del COMB, un de los edificios más destacados del Paseo de la Bonanova de Barcelona.

Y si Trias i Rubies por su significación, y Bruguera, por la impronta que dejó en el colegio, han sido dos nombres destacados en la dilatada vida de la institución, el cambio de sede marcó otro hito clave. Desde 1968, el COMB tiene su domicilio en el Paseo de la Bonanova, 47, de la capital catalana, en un edificio singular, arquitectónicamente reconocido, y muy reconocible en el paisaje urbano de Barcelona.

El futuro ya está aquí

Y si los primeros 125 años han sido un camino jalonado de éxitos, el futuro, según Padrós, debe venir marcado por una “permanente revisión” del papel de la institución y una “constante renovación” del compromiso y el “importante contrato social” que la institución tiene con la profesión y con los pacientes.

Momento de la construcción de la actual sede del COMB, en 1965

“La sociedad ha dado a los colegios de médicos un privilegio claro en forma de la colegiación obligatoria, y nosotros debemos estar a la altura de ese privilegio, repensando continuamente nuestro papel. Si no sabemos estar a la altura de ese regalo, es obvio que los colegios no tienen sentido”, sentencia el presidente del COMB. Según él, la institución que preside “ha sido siempre partidaria de un modelo de autorregulación potente, de transparencia y de rendimiento constante de cuentas; pero la autorreglación profesional por la que abogamos no debe ser entendida, en absoluto, desde una perspectiva gremial, sino velando por el correcto desempeño profesional, regido por nuestro compromiso ético y deontológico, y con el paciente siempre en el centro“.

En la misma línea, Bruguera habla de los “muchos retos” que afronta en el futuro más inmediato no sólo el COMB, sino todos los colegios de médicos, “desde el cambio sociodemográfico, con el creciente envejecimiento de la población; el impacto de las nuevas tecnologías; la progresiva feminización de la profesión, con todas las derivas que ello implica; el reto de la sostenibilidad del sistema sanitario, o el creciente malestar de los profesionales, a quienes cada vez se les exige más y con sueldos cada vez más ajustados”. Y en todos esos retos, que, según el presidente con más larga trayectoria presidencial, “ya son una realidad”, el COMB “debe seguir jugando un papel relevante”.

 

 

The post COMB: 125 años de “éxito” y un futuro en “permanente revisión” appeared first on Diariomedico.com.