Condena de 20.000 euros por un contagio de hepatitis C en un hospital

Ni el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ni el juez de lo Contencioso número 4 de Málaga han cuestionado que Manuel (nombre figurado) se contagiara con el virus de la hepatitis C (VHC) por las transfusiones que recibió en el Servicio de Hematología del Hospital Carlos Haya de Málaga durante los primeros meses de 2013. Sin embargo, lo que no ha quedado demostrado ante el juez es que esa infección fuera la causa de su muerte.

Por ese motivo, la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 4 de Málaga ha concedido a la familia del fallecido una indemnización de 20.000 euros, que puede parecer escasa – y más teniendo en cuenta los 217.442 euros que solicitaba el abogado en el recurso- pero que quintuplica la concedida por el SAS, que tras admitir el fallo estableció en 4.000 euros la cuantía para el resarcimiento del daño. Los 20.000 euros también son superiores a la cifra estimada por el Consejo Consultivo de Andalucía, un órgano de la Administración andaluza de obligada consulta en este caso, aunque sus dictámenes no son preceptivos, que fijó en 10.000 euros la indemnización. Y finalmente el juez ha efectuado “una valoración global a un tanto alzado” del caso y ha elevado hasta los 20.000 euros la indemnización que el SAS debe abonar a la familia del paciente “por el daño moral producido”. 

Las neumonías por infección bacteriana son comunes en el cáncer hematológico del que se intervino al recurrente

Manuel se había sometido a un trasplante de médula ósea en octubre de 2012 porque tenía la enfermedad de injerto contra huésped y una gastritis severa por citomegalovirus. Tras la intervención, entre febrero y abril de 2013, acudió al Servicio de Hematología del Hospital Carlos Haya de Málaga para recibir transfusiones de sangre y también inmunosupresores. Eso fue así hasta que el 29 de noviembre de ese año se le practicó una biopsia hepática percutánea donde se le diagnosticó el VHC, un descubrimiento que condicionó el tratamiento posterior. Dejó de recibir inmunosupresores y pasó a un tratamiento antiviral con interferón y ribavirina. Cuando se descubrió la infección por contagio hospitalario del paciente llevaba nueve meses padeciendo la enfermedad. Falleció en febrero de 2014 por una infección respiratoria que, según recoge la sentencia del caso, “había aparecido antes del contagio con el VHC“. 

Damián Vázquez, es el abogado de la familia y colaborador de la Asociación El Defensor del Paciente.

Los informes periciales que el juez ha tenido el cuenta refuerzan la idea de que la neumonía estaba asociada al cáncer hematológico del paciente y no a la infección hospitalaria. “Las neumonías por infección bacteriana son comunes en el cáncer hematológico del que se intervino al recurrente, siendo la misma compatible con la evolución tan rápida y letal como la que padeció”, recoge uno de los informes. Por otro lado, estos mismo peritos recuerdan que “el trasplante alogénico practicado para tratar el síndrome mielodisplásico que padecía presenta una altísima tasa de mortalidad asociada, un 30%, siendo igualmente muy elevado el porcentaje de recaídas, otro 30%”. 

Pero hay más, los peritos dicen que “para que una infección por el virus de la hepatitis C pueda repercutir en los pulmones requiere la existencia previa de cirrosis e hipertensión portal (que no fueron nunca detectadas) dado que, por el carácter hepatotropo del virus, este no puede colonizar tejidos”, una reflexión que llegó a admitir en el juicio el perito de la parte demandante, es decir, de la familia. 

Sin embargo, aunque el juez descarte la relación directa entre la infección hospitalaria que sufría el paciente y su fallecimiento, reconoce que la Administración sanitaria tiene responsabilidad por el contagio: “porque una cosa es que el fallecimiento del paciente se deba a una infección respiratoria y otra que no se produjera el contagio en el hospital“. De ahí por tanto la condena al SAS a indemnizar a la familia con 20.000 euros. 

Recurso a la sentencia 

Sin embargo, el abogado de la familia Damián Vázquez, colaborador de la Asociación El Defensor del Paciente, ha recurrido la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, porque no está de acuerdo con la indemnización. El abogado explica que durante esos meses “al menos cuatro personas más fueron también contagiados con el VHC en el Servicio de Hematología del hospital andaluz y, además, así lo ha reconocido el SAS”. Damián señala que al conocerse esta sentencia otras personas, que sospechan fueron contagiadas en el mismo hospital y fechas, se han puesto en contacto con él, pero aclara que “los casos que no se han denunciado ya han prescrito”. 

Cuando se conocieron los contagio, el SAS puso en marcha una investigación para averiguar qué había fallado en el protocolo. En las conclusiones de este trabajo se apuntaba a un mal uso de los viales y esto motivó el cambio de rutinas en el servicio de Hematología del hospital del Servicio Andaluz de Salud. 

The post Condena de 20.000 euros por un contagio de hepatitis C en un hospital appeared first on Diariomedico.com.