Coronavirus: el esfuerzo de la distribución farmacéutica para protegerse y proteger el suministro

Profesión
gemasuarez
Medidas a todos los niveles
Distribución farmacéutica

Desde el primero momento que se declaró la pandemia por el coronavirus, el estado de alarma en España y el resto de medidas de confinamiento, las distribuidoras farmacéuticas del país, como otros sectores imprescindibles de la sociedad, han puesto todas las medidas para que sus trabajadores puedan seguir realizando su actividad con total seguridad, con el fin último de hacer llegar los medicamentos a todas las farmacias y a los pacientes.

Así, la patronal del sector, Fedifar, elaboró un protocolo que hizo llegar a todas las farmacéuticas, en las que se incluyen recomendaciones a dos niveles: interno y externo. Fuentes de la patronal han explicado a CF, que en el primer apartado interno, los consejos aportados hacen referencia a la formación del personal (qué es el coronavirus, cómo se contagia, medidas de higiene…); fomento de la higiene del personal, implantación de cartelería con protocolos que recogen formas adecuadas para estornudar e higiene ambiental (limpieza del centro con hipoclorito sódico, airear las instalaciones frecuentemente, limpiar picaportes…) e inspecciones, con el fin de que se cumplen estas medidas. Por otra parte, Fedifar ha insistido desde el principio en que se separen los turnos para reducir los contagios, que no haya flujos de personal de almacén a oficinas y que los tornos de acceso a las instalaciones así como las puertas sean automáticos.

Respecto a las medidas de carácter externo, proponen limitar las personas ajenas a la empresa, que los transportistas no tengan contacto con el personal de almacén y, como no podía ser de otra forma, mantener la distancia de un metro y medio o dos metros, usar guantes y  mascarillas. No se olvidan de la limpieza de los vehículos y del material.

Otras medidas van en la dirección de prohibir las visitas de comerciales a las farmacias y otras actuaciones de contingencia en el caso de que se detecte algún contagio. Sobre este último aspecto, subrayan la necesidad de hacer un seguimiento al resto de personas y que mantenga la cuarentena, y si hubiera más de un caso, que las personas vulnerables no acudan al puesto de trabajo.   

Desde Fedifar, comentan que si hiciera falta, las distribuidoras tendrían que reforzar las plantillas, recurriendo a la contratación de personal a través de empresas de trabajo temporal, o formar a otro personal del almacén, todo “con el fin de que el suministro de medicamentos y otros productos no se vea alterado”. Esta medida está contemplada por Unnefar. De hecho, Juan del Río, su director general, declara que “todos los almacenes tiene su plantilla de repuesto, se está formando a los empleados porque la demanda está creciendo. Es más, en los almacenes siempre hay gente en la recamara para bajas, vacaciones y guardias y estas semanas ya se ha previsto. Todo el mundo tienen personas en el banquillo o se forman para cubrir bajas”.

Anticipación

Pilar Balcells, directora de Recursos Humanos de Hefame, cuenta que en su cooperativa se anticiparon a las recomendaciones y empezaron a organizar su tecnología para mandar a todas las personas que realizaban trabajo de oficina o comercial a casa a teletrabajar. “En tres días teníamos a todo nuestro personal, incluido nuestro call center en casa haciendo teletrabajo”. Y añaden: “Habilitamos nuestro portal del empleado para poder comunicar cualquier aspecto relativo a medidas de seguridad, uso de EPI, servicios especiales ante esta situación, definimos con nuestro servicio de prevención psicológica un horario para poder dar apoyo a aquellas personas que sufriesen crisis de ansiedad, miedo o cualquier otro aspecto relacionado con la situación excepcional que estábamos viviendo”.

Asimismo, llevaron a cabo las siguientes actuaciones:

  • Separaron las zonas de trabajo, zona de oficinas y zona de almacén.
  • Extremaron las medidas de higiene y cuidado a sus trabajadores de almacén, “ya que sobre ellos recae la realización física del servicio y abastecimiento a las farmacias”, comenta Balcells.
  • Instalaron un sistema de toma de temperatura a la entrada de cada turno de trabajo, así como un sistema de lavado de manos en la entrada a los puestos de almacén.
  • Repartieron mascarillas a todas las personas que eran ajenas a la plantilla, pero que por su actividad tenían que acceder a sus instalaciones para evitar contagios.
  • Han reforzado su sistema de limpieza.
  • Han facilitado guantes y, siempre que las existencias lo permiten, mascarilla, a todos los trabajadores.
  • Se habilitó desde el primer día gel hidroalcohólico para las zonas comunes.

Respecto a los ruteros, la cooperativa que opera mayormente en la cuenca mediterránea “evita que estos trabajadores entren en la farmacia si hay gente, manteniendo los protocolos de distancia de seguridad establecidos y se les ha pedido que extremen las medidas de higiene, lavándose las manos con gel cada vez que puedan”.

Unnefar recomienda que las farmacias cuenten con un espacio separado de la farmacia para que los repartidores dejen los pedidos. “Ya no se llevan al almacén de la farmacia –comenta Juan del Río, su director general- sino que se despositan en la parte más externa de la farmacia; por supuesto no se puede dejar fuera sino en estos espacios”. 

En Cofares también están siguiendo las recomendaciones que ha hecho la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios respecto a la industria de producción y distribución farmacéutica, según han contado a este medio. “Entre sus recomendaciones se encuentra disponer de planes de prevención que incluyan acciones informativas y formativas, organizar turnos de trabajo en previsión de que puedan producirse bajas y la previsión de personal de respaldo”.

La cooperativa canaria Cofarca, además de insistir en que se respete la distancia mínima entre personas de un metro y medio y prohibir la aglomeración en zonas de descanso y entrada a la cooperativa, estableciendo nuevos horarios laborales de entrada y salida con diferencias de cinco minutos entre los empleados de las distintas plantas del almacén”,  ha articulado planes en los que el desarrollo informático asumen el protagonismo. “Se ha desactivado el fichaje mediante huella dactilar y se ha habilitado el fichaje on line mediante una aplicación móvil”, confirman. Además, su Departamento de Informática “ha trabajado para poner en marcha las herramientas digitales necesarias para que nuestro servicio a las farmacias no se vea afectado”.

Capacidad de respuesta

En cuanto a la capacidad operativa de las empresas de este sector, desde Cofares aseguran que durante este tiempo están manteniendo “un nivel de actividad y operaciones normal, de hecho el 95% de las farmacias reciben al menos dos pedidos al día”. Esta  movilización ha sido posible, a su juicio, “gracias a la labor y esfuerzo de todos los empleados que forman parte de la cooperativa y que se han volcado desde el primer momento para que sea posible”. 

Respecto al desabastecimientos de medicamentos, para evitar que se produzcan, cooperativas como Cofarca han incrementado considerablemente el stock “para hacer frente a un posible aumento de la demanda por parte de las farmacias, estableciendo medidas, con el objetivo de favorecer que las unidades disponibles lleguen al mayor número de oficinas de farmacia de la provincia”.

Juan del Río confirma que, por supuesto, se están produciendo “incidencias lógicas de un incremento de actividad muy grande y que puede haber algún retraso más continuado, pero tenemos capacidad de respuesta y no afecta a nivel de servicio”.

La multinacional Alliance Health Care sostiene que cuentan “con un equipo de continuidad de negocio con múltiples habilidades y funciones que cubre todas las áreas del negocio, desde la adquisición del producto hasta la entrega, lo que nos permite gestionar todas las fases para preservar la continuidad del servicio a las farmacias".

El valor de las farmacias

Para Cofares, este situación “es una oportunidad para poner de manifiesto la importante labor pública y social que desarrollan las más de 22.000 farmacias de España y ampliar la labor asistencial que hacen los más de 50.000 farmacéuticos”.

La distribución española no ha escatimado esfuerzos a la hora de asumir las medidas necesarias para seguir trabajando y garantizando el envío de medicamentos en las mejores condiciones de seguridad en medio de esta crisis sanitaria. coronavirus Off Gema Suárez Mellado Profesión Off