Covid-19 y la necesidad de aprovechar el potencial y experiencia de la farmacia

Opinión
franciscogoiri
Prevención y detección precoz, claves en la desescalada
Fachada de una farmacia en la Comunidad de Madrid (Foto: José Luis Pindado).
Fachada de una farmacia en la Comunidad de Madrid (Foto: José Luis Pindado).

La crisis pandémica de la Covid-19 ha atacado no solamente a la salud y economía de las personas, sino que ha hecho temblar nuestro sistema sanitario. La imprevisión y el exceso de confianza han dejado en evidencia un modelo que, hasta ahora, se creía invulnerable (tiempo tendremos de analizar cómo se ha cuidado el Sistema Nacional de Salud durante los últimos años). Pero si nuestro modelo sanitario sigue vivo y dando servicio es, fundamentalmente, porque los profesionales que ejercen en él estamos haciendo un esfuerzo inconmensurable para afrontar esta epidemia.

Jesús C. GómezQuiero trasmitir a nuestras autoridades -a quien no niego su voluntad y dedicación- la importancia de coordinar y gestionar todos los recursos disponibles y, destacando la gran labor de los profesionales que ejercen en el nivel hospitalario, debo levantar una voz, desde mi condición de presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), para señalar que, en lo referente a la atención primaria en general, y a la red de farmacias, en particular, y a pesar del gran esfuerzo de sus profesionales, en estos momentos nos hemos sentido muy relegados.

Ya no sólo porque no se haya considerado a los profesionales farmacéuticos como un colectivo merecedor de ser protegido, sino porque su capacidad asistencial y clínica no se está aprovechando como debiera. Y esto en un momento en que el que la farmacia comunitaria está aportando más -entre otros muchos menesteres- para evitar el colapso del Sistema Nacional de Salud.

"La capacidad asistencial y clínica de la farmacia está desaprovechada"

Muchas son las iniciativas que se proponen -y algunas se efectúan-, pero en este momento es necesario mucho más, y en la parte que nos compete, como farmacéuticos comunitarios, por conocimiento, cercanía a los pacientes y capacidad, podríamos desarrollar más tareas sanitarias fundamentales si nos dejaran, a pesar de no tener la protección de salud adecuada.

Es necesario otorgar una mayor relevancia al trabajo de los profesionales de la atención primaria, y a su coordinación con la red de farmacias. En estos momentos, en los que la tendencia de infectados y fallecimientos parece ir decreciendo, hay que pensar ya en cómo se va a abordar el posible levantamiento de las restricciones de movilidad, y en cómo se va a trabajar sobre los pacientes asintomáticos y leves para evitar un recrudecimiento de la pandemia.

El hospitalocentrismo que hasta ahora ha marcado la pauta debe dar paso a un mayor protagonismo de la prevención y la detección precoz, mediante la realización de cribados (con la posible colaboración de las farmacias), y también a la aplicación de medidas que faciliten a los pacientes -en especial, a los que están incluidos en grupos de riesgo y son particularmente vulnerables- un mayor acceso a sus tratamientos (dispensación de medicamentos con entrega a domicilio, dispensación de determinados medicamentos de diagnóstico hospitalario, indicación farmacéutica telemática o a domicilio, dispensaciones excepcionales...)

Reconocimiento ciudadano

Creemos fundamental la convocatoria inmediata de la Mesa de Atención Primaria, como Sefac ha reclamado varias veces al Ministerio de Sanidad desde el inicio de la crisis, y que se coordinen las medidas que se vayan a adoptar en la atención primaria y comunitaria.

Los farmacéuticos comunitarios hemos demostrado durante esta crisis que hemos seguido realizando toda la actividad que nos corresponde en lo relativo a la gestión del medicamento y de la salud, de forma que a nadie le ha faltado la dispensación de sus medicamentos, ya sea en la farmacia comunitaria o en el domicilio del paciente; actividad esta última de atención farmacéutica, por cierto, que ya es irreversible. Los ciudadanos han legislado lo que nuestros dirigentes no habían hecho.

Como ya hicimos en la crisis económica de 2011, durante esta crisis sanitaria, económica, política y social los farmacéuticos seguiremos presentes y al lado de las personas en todo el territorio español. Los pacientes y la población en general son los más conscientes de toda esta actividad y, por ello, son los que más nos valoran.

coronavirus Off Jesús C. Gómez. Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac). Opinión Opinión Off