Crecen las ‘biotech’ en España y mejora su capacidad de financiación

Soplan vientos favorables para el desarrollo de la biotecnología en España. Así se deduce de los indicadores (en general positivos) de la actividad biotecnológica en España, en cuestiones como la creación de empresas, el personal y la financiación, así como de la percepción de los socios de la patronal Asebio y otros agentes implicados, que año tras año por estas fechas publica su informe anual.

El Informe Asebio 2018 bebe de distintas fuentes y arroja datos referentes al año pasado y a 2017. En estos momentos la patronal tiene 271 socios, de los que la mayoría son empresas, y un 19 por ciento son entidades de investigación, parques científicos, universidades, asociaciones profesionales y fundaciones “que trabajan impulsando el desarrollo de la biotecnología en España”, según recoge la asociación en su web.

Valoración del entorno, facilitadores y barreras

En el informe tan importante como los datos crudos son las percepciones del sector. Este año, los encuestados valoran positivamente el entorno, que es una tendencia que se mantiene desde 2013 y “que alcanza en 2018 su máximo histórico”, según ha señalado este miércoles en Madrid Ion Arocena, director general de Asebio, en la presentación del documento

Entre los facilitadores están el talento de los empleados y la cooperación con el sector público. En el apartado de las barreras, señalan los tiempos que hay que esperar para obtener rentabilidad y el coste elevado de innovar. “Es una característica intrínseca del sector y simplemente lo verbalizamos porque lo sufrimos en carne propia”, ha afirmado Arocena.

Empresas ‘biotech’

En el apartado de los números, en 2017 las empresas biotecnólogicas superaron la barrera de las 700 hasta situarse en las 713, frente a las 651 de 2016. Además, en 2018 se crearon cuarenta nuevas compañías, “un 21% más, y destacan País Vasco, con diez, y Cataluña con nueve”, según Arocena.

La mayoría de estas compañías son micropymes y emplean a menos de 10 personas (423), mientras que el extremo contrario, el de las grandes empresas con más de 250 trabajadores, son solo 16.

En 2018, los socios de Asebio lanzaron 86 nuevos productos y servicios en áreas como la medicina personalizada, la seguridad alimentaria o bioproductos y biomedicamentos. Este es uno de los pocos datos que se escribe en negativo, y en concreto se redujo un 14% respecto al año anterior.

Por otra parte crecieron los trabajadores del sector en 2017 un 10,6 por ciento respecto al año anterior hasta situarse en los 92.384 personas, de los que unos 25.000 son empleos directos.

La biotecnología representa el 0,7% del PIB

El impacto de la biotecnología en la economía alcanza, según Asebio el 0,7% del PIB y ascendió a los casi 7.000 millones de euros en 2017. En total, las empresas biotech generaron unos ingresos de más de 2.400 millones de euros para las arcas públicas.

La biotecnología es un sector líder en I+D, partida a la que dedicó unos 402 millones de euros en 2017. Además, España ocupa la novena posición mundial en la producción de conocimiento en el sector biotecnológico. “El 26% de las publicaciones de biotecnolología están dentro del 10% de publicaciones más citadas, que es un indicador de excelencia“, ha asegurado Arocena. En 2018 las empresas de Asebio firmaron 134 publicaciones, con BTI, con 26, y Pharmamar, con 19, a la cabeza.

Crecen las patentes

Asebio constata una demanda creciente del sector biotecnológico de patentar sus avances tecnológicos. En 2018 se contabilizaron 537 patentes de entidades biotecnolológicas españolas y se concedieron 299. Pero es que el número de solicitudes presentadas en la Oficina Europea de Patentes y a través del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) ha crecido un 50% y un 80% respectivamente en la última década.

Desde la patronal comprenden que una parte esencial en la creación de valor en el entorno biotecnológico son las alianzas estratégicas. En 2018 se firmaron 198, un 47% más que el año anterior, de las que la mitad son alianzas público-privadas y tienen como objetivo el desarrollo de procesos de I+D.

Financiación

En cuanto al entorno financiero, si bien 2017 destacó por el aumento significativo en el volumen de inversión de las entidades de capital riesgo, en 2018 se produjeron “dos operaciones corporativas sin precedentes en la biotecnología española”: la compra de TiGenix por Takeda por 520 millones de euros y de Stat-Dx por Qiagen por 154 millones.

“Son operaciones muy relevantes, porque ponen de relieve que las empresas en España son líderes en su segmento y atraen el interés de compradores de referencia en sus respectivos mercados”, en palabras del ejecutivo.

Además, ha añadido, en 2018 creció tanto el número como el volumen total de operaciones de ampliaciones de capital privado por tercer año consecutivo, superando los 94 millones de euros. “Se consolida de forma clara la capacidad de nuestras empresas de atraer inversión“.

Arocena: “Se consolida la capacidad de las biotech para atraer inversión”

Sin salir del terreno económico, Arocena ha resaltado que en cuanto la financiación pública a la I+D empresarial canalizada en forma de proyectos CDTI, “aumenta el número de proyectos aprobados, se mantiene el presupuesto total, y destaca como aspecto positivo que el tramo no reembolsable aumenta 3 millones de euros“. De esa forma se atiende a una demanda histórica de la patronal que considera “que los préstamos no son la herramienta idónea para financiar la innovación en nuestro sector. 

Además, Asebio destaca la capacidad de las empresas españolas para captar inversión extranjera con una cifra récord de financiación en rondas de ampliación de capital con participación de fondos internacionales de 74 millones de euros. “Hoy mismo se ha anunciado una ronda de inversión significativa en Sanifit de 64 millones de euros en lo que probablemente sea la operación más grande del año en Europa”, ha apuntado Arocena.

Internacionalizar mejor que comprar

La internacionalización es una prioridad para los socios de Asebio, mientras que la fusión o adquisición de empresas no, según la asociación. Un total de 39 de estas empresas ya operan en 44 mercados de cinco continentes y tienen 148 filiales en el exterior- En este sentido, destaca la caída del Reino Unido como mercado prioritario así como Latinoamérica, frente a mercados con más estabilidad como la Unión Europea, Estados Unidos y Japón.

Para Jordi Martí, presidente de Asebio, el informe revela “el dinamismo” y “la competitividad” del sector biotech en España. “Las empresas de biotecnología somos un pieza de un ecosistema frágil y delicado que necesita condiciones favorables para generar impacto”, ha observado, al tiempo que ha lamentado que la inversión española en I+D, con un 1,4% sobre el PIB, “se aleje de Europa y amplíe cada año la brecha”.

Martí: “Es necesaria una profunda transformación cultural que ponga en valor la I+D”

Para Martí “es evidente que necesitamos acciones urgentes. Ello solo será posible con una visión compartida de país que priorice la inversión en I+D y por ello tenemos que involucrar y movilizar a la sociedad“. Y es que, a su entender, “tiene que pasar por una profunda transformación de la cultura de nuestro país que ponga en valor la I+D al servicio de la sociedad, la sostenibilidad y la competitividad”.

The post Crecen las ‘biotech’ en España y mejora su capacidad de financiación appeared first on Diariomedico.com.