“Cuando se trabaja bien en prevención, no hay noticia”

Los especialistas de Preventiva quieren conectar más con la sociedad civil para conseguir dar una vuelta a la asistencia sanitaria y poner más énfasis en evitar la enfermedad y aumentar la seguridad de los pacientes. Es uno de los objetivos de la nueva directiva de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), liderada por Rafael Ortí, jefe del servicio de Medicina Preventiva y Calidad Asistencial del Hospital Clínico de Valencia.

PREGUNTA. ¿En qué van a trabajar en los próximos 4 años de mandato?

RESPUESTA. En reforzar la visibilidad y el empoderamiento de la sociedad científica, ayudar a reforzar aspectos como la seguridad de los pacientes, la prevención de enfermedades, evitar eventos adversos, etc. Queremos hacer una web útil tanto para los profesionales como para la población general, aclarando aspectos que no siempre son evidentes, y dar información más adecuada, basada en la evidencia. En ese aspecto, organizaremos redes de profesionales según varias áreas temáticas que tenemos que definir en los próximos meses.

¿En qué consisten esas redes de especialistas?

Hasta ahora se hablaba de grupos de trabajo, que al cabo de cuatro años sacaban un informe que luego dejaba de estar vigente. Lo que queremos es organizar grupos de 8-10 especialistas que vengan de diferentes zonas de España e incluyan incluso profesionales de otras disciplinas, y que mantengan al día todo el conocimiento del área temática, no sólo para aportar informes, sino para resolver dudas a los medios, a gente de la calle, impartir cursos…

“El SNS tendría que elaborar a nivel nacional un programa global para reducir los eventos adversos al mínimo”

¿En qué aspecto quieren poner el foco en los pacientes?

La actividad de Preventiva se podría resumir en mejorar la seguridad de los enfermos; si hacemos bien nuestro trabajo, ganan ellos y el sistema. Queremos que la gente conozca las medidas preventivas, los libros de práctica, los estilos de vida, etc., pero si, por desgracia, el paciente tiene que acudir a un centro sanitario, que no esté expuesto a sufrir eventos adversos. Se estima que el 20% de los pacientes pueden tener alguno, desde problemas con la medicación, flebitis, infecciones, caídas de la cama…Esto supone un desgaste para la atención y unos costes por el sistema. Parece imposible entender que no tengamos más inversiones en seguridad. Uno de los grandes retos del SNS es reducir estos episodios al mínimo y sería conveniente elaborar un programa global de Complicaciones o Eventos Adversos Zero.

¿Otro tema en el que les gustaría incidir?

Desde hace 30 años llevamos un estudio de infecciones nosocomiales, con información de unos 300 hospitales, que nos permite observar tendencias, y que indican que un 10% de los pacientes sufren alguna infección. Nosotros sabemos cuántas infecciones hay, pero probablemente quien no lo sabe es la población, y si es así, no van a demandar que se pongan medidas.

“Sólo hay una línea a seguir y es la de la evidencia científica; otra cosa es un sistema sanitario más abierto, con privada…”

¿Dónde están los puntos negros?

No me gusta generalizar, cada departamento de salud tiene sus problemas… es conocido que había un problema en las unidades de cuidados intensivos, pero es precisamente donde más se ha hecho por reducir las infecciones. Estamos colaborando con las sociedades de cirujanos porque sabemos que hay un margen de mejora importante… pero también tenemos que trabajar con atención primaria y lo que nos viene de la comunidad, en las infecciones que probablemente se deben al abuso de antibióticos en la ganadería y la agricultura. El problema de las infecciones no es sólo cosa del hospital, viene de cualquier parte.

Da la impresión de que cada vez se habla más de vida sana, de los efectos de la contaminación en la salud…¿cree que se está abordando con efectividad o nos quedamos en lo superficial?

Los primeros escalones son difíciles de subir porque no estamos acostumbrados. Empezamos a abrir los ojos y en algunas ciudades se han adelantado en este sentido: limitar el paso a los vehículos, promover la bicicleta o que la gente pasee… queda mucho por hacer, pero la buena noticia es que ya se tiene en cuenta; hace años, ni se planteaba. En cuanto a estilos de vida, pues siempre se puede hacer más…

“La población no conoce cuántas infecciones nosocomiales hay y así no van a pedir medidas”

Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

Otro problema es la desinformación y los bulos.

Nos preocupa la información sobre vacunas. Queremos dar información veraz, hacer revisiones de la literatura independientemente de la industria y la Administración. Otro tema en el que hay bulos es si hay que hacer inversiones tecnológicas en un lugar u otro, en noticias con intereses creados detrás. Hay direcciones hospitalarias que no saben si es mejor invertir en un equipo determinado de diagnóstico de imagen, por ejemplo, o en un equipo de esterilización y desinfección de alto nivel. Si no tiene a alguien asesorando, la decisión se toma por precio y al final se contratan equipos de baja calidad, de países donde no se han hecho controles, y por tanto no dan los mejores resultados. En evaluación de tecnologías hay mucho que trabajar, y que conste que en España hay grandes agencias tecnológicas. Los recursos son escasos y hay que ponerlos donde toca; tenemos que mejorar los estilos de vida de la población, apoyar a ayuntamientos y colegios, tratar de que se tomen decisiones basadas en la evidencia y no en intereses particulares.

¿Lo hacemos bien en atención comunitaria?

Tenemos que ayudar a los que están con las familias, la gente mayor, evitar la contaminación…la atención a la cronicidad es una necesidad que atender, pero eso no debe hacerse sólo con tratamientos, sino también poniendo el foco en evitar la enfermedad. No es un problema de falta de investigación o formación; a nivel de Salud Pública, hay mucho trabajo y muy bueno. El problema es cómo actúan la Administración y los gestores. Hay que profesionalizar la gestión sanitaria, despolitizar las actuaciones. Sólo hay una línea a seguir y es la de la evidencia científica; luego puede haber diferencias en un modelo a seguir, más o menos abierto, con más sanidad privada…

“Algo está fallando si en un hospital de 1.000 camas sólo hay dos especialistas en Medicina Preventiva”

Uno de los problemas de la especialidad es que no siempre se pide el título de especialista en los puestos vinculados a su área de competencia.

Históricamente nos hemos preocupado por tener las necesidades cubiertas en especialidades más demandadas como Oncología, Pediatría… ¿Qué ha pasado con Preventiva? Que no habría demanda por parte de los profesionales, quizás por desconocimiento. Pero la formación ha mejorado muchísimo y está claro que el trabajo no lo puede hacer cualquiera, sino los mejor preparados.

¿Quizás hay mejorar el reparto de competencias?

Cada especialidad tiene unas competencias reguladas y es cierto que muchas veces, por la falta de profesionales, otros especialistas se han encargado de estos temas. Probablemente sea necesario definirlas de forma inequívoca. Pero, por ejemplo, hablando de enfermedades infecciosas, una cosa es la parte asistencial, que la pueden llevar clínicos como internistas, neumólogos… mientras que nosotros nos encargamos de la vigilancia epidemiológica. Somos complementarios y el sistema gana.

¿Hay alguna zona donde esto sea un gran problema?

Existe una gran variabilidad y la Sempsph tiene que contribuir a cambiarlo. En la Comunidad Valenciana se forman al año unos 10 ó 12 MIR, mientras que en Castilla y León sólo unos pocos. Algo falla si en un hospital hay 1.000 camas y sólo dos especialistas en Preventiva. Y es que la Administración no pone el foco en este tema… está de moda adquirir grandes equipos que vendan la imagen del centro sanitario o de la comunidad. No se plantean invertir en algo que es poco rentable en ese sentido como la Preventiva. Cuando se trabaja bien en nuestra especialidad, no se nota; como no hay problema, no hay noticia. Por cierto, sería muy interesante tener una especialidad de Enfermería Preventiva, porque ellos en gran medida van a tener que aplicar muchas medidas.

The post “Cuando se trabaja bien en prevención, no hay noticia” appeared first on Diariomedico.com.