Cuestionan el uso rutinario de la prueba del PSA en cáncer de próstata

Un panel internacional de especialistas desaconseja el cribado rutinario del cáncer de próstata mediante la prueba del antígeno prostático específico (PSA). Esta recomendación, expuesta en British Medical Journal, coincide con las de revisiones científicas previas.

Esta conclusión se basa en los datos aportados por un extenso estudio (CAP trial) realizado sobre 419.582 británicos, que se publicó en marzo de este año, al que añadieron otros ensayos de ocho países europeos. En total, se recabó información de 721.718 varones.

Después de una media de seguimiento de diez años, los investigadores no han hallado ninguna diferencia significativa en la mortalidad de los varones sometidos a una prueba para determinar su PSA y los que no lo hicieron.

Los autores de este artículo, con Kari Tikkinen, del Departamento de Urología, del Hospital Universitario de Helsinki, en Finlandia, como primer firmante, escriben que “la recomendación sobre el cribado del PSA es débil debido a los que los beneficios del cribado sobre la mortalidad por cáncer de próstata son pequeños e inciertos y a la gran variabilidad en los valores y las preferencias de los hombres. En la práctica, una recomendación débil significa que la toma de decisiones compartida es importante. Los médicos deben apoyar a los hombres que consideran esta detección, para que adopten una decisión bien informada de acuerdo con su propio perfil de riesgo y sus valores y preferencias individuales. Otra consecuencia de nuestra débil recomendación es que los médicos no necesitan plantearlo de forma sistemática a sus pacientes. Pueden plantear el examen de PSA o esperar a que sea el paciente el que lo plantee. Ambos enfoques son razonables. Depende del contexto del paciente y de los problemas que se aborden en el encuentro clínico”.

Un profesor de Salud Pública en la Universidad de Cambridge, un cirujano oncológico de la Universidad de Oxford y un paciente superviviente de un cáncer de próstata  -Martin Roland, David Neal y Richard Buckley- escriben al respecto en un editorial que “el problema es que la prueba de PSA, la única disponible en la actualidad, tiene una alta incidencia de resultados falsos positivos y falsos negativos, y muchos cánceres detectados mediante PSA son indolentes y nunca causarán daños al paciente. Un nivel elevado de PSA ha conducido tradicionalmente a una biopsia prostática transrectal. Sin embargo, la biopsia en sí misma conlleva un riesgo de infección grave y todavía no distingue con suficiente precisión los tumores que no acortarán la vida de aquellos que necesitan un tratamiento agresivo”.

Discusión con el paciente

“Los falsos negativos son importantes: algunos pacientes con cáncer de próstata agresivo tienen niveles normales de PSA.  Por lo tanto, las pruebas deben ir acompañadas de un examen rectal digital, y un resultado de PSA normal no debe considerarse como tranquilizador si hay otros síntomas que sugieran cáncer urogenital o enfermedad metastásica”.

“Los falsos positivos son igualmente preocupantes, ya que nadie quiere arriesgarse a obviar los efectos secundarios de una “enfermedad” que nunca hubiera causado daño; aunque es probable que el beneficio de las pruebas sea mayor en las personas con mayor riesgo, como aquellas con antecedentes familiares de cáncer de próstata o pacientes de etnia negra”.

Asimismo, recuerdan los eventuales daños asociados al tratamiento (impotencia, incontinencia), lo que debe de incluirse en la discusión con el paciente.

Estos autores confían en que el uso de imágenes de resonancia magnética multiparamétrica (mp-MRI) se perfeccione y extienda para mejorar el diagnóstico y reducir el número de biopsias. E insisten en que las conversaciones con los pacientes que solicitan la prueba de PSA estén basadas en todos estos posibles daños y beneficios de la prueba, incluyendo información sobre avances recientes, especialmente en el ámbito diagnóstico.

Biospia por fusión con RM

La biopsia por fusión con resonancia magnética ha demostrado ser superior a la biopsia prostática estándar en pacientes que han recibido previamente la prueba con resultado negativo. Así lo demuestra un estudio en Urologic Oncology encabezado por  Abhinav Sidana, profesor de la División de Urología en la Universidad de Cincinnati. “Los pacientes con sospecha de cáncer de próstata y biopsia prostática previa negativa son un desafío diagnóstico; alrededor del 38 por ciento se someterán a una biopsia repetida o de saturación.

Abhinav Sidana, de la Universidad de Cincinnati.
Abhinav Sidana, de la Universidad de Cincinnati.

Desafortunadamente, este procedimiento presenta una tasa de detección de cáncer del 10 al 25 por ciento, incluso después de la cuarta biopsia repetida”, expone Sidana. La biopsia de fusión de RM ha surgido como una alternativa prometedora.

Tras analizar los casos de 779 pacientes, cada uno con un historial de una o más biopsias negativas que también se sometieron a una fusión de biopsia por resonancia magnética.”De todos los cánceres detectados por cada método, la biopsia por fusión detectó una mayor proporción de tumores clínicamente significativos en comparación con la biopsia estándar”, agrega Sidana. “También superó a la biopsia estándar en la búsqueda de cáncer de próstata de alto riesgo”.

 

The post Cuestionan el uso rutinario de la prueba del PSA en cáncer de próstata appeared first on Diariomedico.com.