Democratizar la tecnología en diabetes, necesario para mejorar resultados

Las nuevas tecnologías representan un futuro prometedor para la diabetes, aunque el reparto equitativo de estos tratamientos de vanguardia o la formación de profesionales y de pacientes en estos nuevos sistemas son tareas con mucho desarrollo, según se ha puesto de manifiesto en el encuentro de la Asociación Europea del Estudio de la Diabetes (EASD), celebrado en Berlín.

Según Stephan Jacob, del Instituto Villingen-Schwenningen, en Alemania, usar monitores continuos de glucosa aumenta la información sobre el caso específico y ajusta la medicación en consecuencia. “El control de la diabetes siempre se ha llevado a cabo a través de la revisión de la prueba de hemoglobina glucosilada (HbA1c). Sin embargo, el 37,4 por ciento de pacientes de 9 países europeos no alcanzan los objetivos del tratamiento a través de la gestión de la HbA1c. Otros factores, como hábitos de sueño o niveles de estrés, deben ser tenidos en cuenta para evitar ataques glucémicos. Tratando al paciente y no a su azúcar se obtienen muchos beneficios y, entre ellos, también está la mejora de los niveles de la prueba HbA1c y la reducción de riesgos cardiovasculares”.

Un mayor conocimiento de otros hábitos del paciente permitiría seleccionar medicamentos que no supongan para el paciente una ganancia de peso o una inducción a la hipoglucemia. Sin embargo, Stephan Jacob reconoce que actualmente los sistemas sanitarios necesitan formación y recursos para poder avanzar en esta línea hacia un tratamiento más eficiente. “Es necesario informar al médico sobre las nuevas tendencias en dispositivos y a los pacientes sobre nutrición. He encontrado pacientes que creen que no existe peligro en el consumo de alimentos salados a pesar de que elevan igualmente la glucosa en sangre”.

Reparto equitativo

El principal problema de estos tratamientos de vanguardia es que, actualmente, no están garantizados para todos los diabéticos. “Estos dispositivos, que son objetivamente mejores, se deben expandir a quienes no pueden permitírselo. Para ello, el sistema público debe considerar si puede garantizar el acceso a ese tratamiento de forma igualitaria y equitativa”, ha destacado Sinisa Varga, ministro de Sanidad de Croacia.

Las aplicaciones móviles permiten al paciente delegar ciertas responsabilidades. “Hay que educar en estas herramientas a pacientes y a médicos. En un futuro, ambos accederán a muchos de sus datos sanitarios y personales con solo pulsar una pantalla con el dedo”, considera Anton Kittelberger, cofundador de la app austríaca MySugr. Renza Scibilia, paciente de diabetes tipo 1, participa en el movimiento #WeAreNotWaiting# que propone utilizar las tecnologías que están al alcance de todos para mejorar la calidad de vida de quienes viven con diabetes y que intenta aprovechar recursos electrónicos de almacenamiento de datos, como ‘la nube’, para valores de glucosa.

“Hace falta hablar más sobre la condición social de las personas que viven con diabetes y que, en ocasiones, tienen problemas en sus día a día. Hay que trabajar con esas necesidades y, de esta manera, cambiará el abordaje de la diabetes y se generará un compromiso entre el médico y el paciente. No podemos avanzar en diabetes sin información y desarrollo”, ha explicado Renza Scibilia.

The post Democratizar la tecnología en diabetes, necesario para mejorar resultados appeared first on Diariomedico.com.