Detectado el mecanismo por el que algunos fármacos disminuyen el peso

La cabergolina es un fármaco que se utiliza para el tratamiento de prolactinomas (tumores de la hipófisis que liberan un exceso de prolactina). La bromocriptina está aprobada en Estados Unidos para la diabetes tipo 2. Sin embargo, estos dos medicamentos también disminuyen el peso corporal.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y del Instituto de Investigación de Santiago (IDIS), en colaboración con un grupo de médicos de la Clínica Universidad de Navarra, todos adscritos a la red CiberOBN, han descubierto el mecanismo responsable de este beneficio: activan el receptor 2 de la dopamina (D2R) en neuronas específicas del hipotálamo, lo que estimula la grasa parda y provoca una pérdida de peso. La grasa parda, al contrario que la grasa blanca, es la encargada de gastar calorías para generar calor, lo que aumenta el gasto energético, ayudando a reducir el peso. Además, todo esto sucede sin que los fármacos cambien la ingesta de alimentos.

El trabajo se ha publicado en la revista Nature Metabolism y ha sido coordinado por el profesor de la USC Rubén Nogueiras y la doctora Luisa Seoane, del IDIS, quienes dirigieron la tesis de Cintia Folgueira, primera firmante del artículo. “La investigación surge por varias razones. La primera es que sabemos que la dopamina incrementa el mecanismo hedónico del cerebro en la ingesta de alimentos. Por otra parte, varios fármacos actúan a través del receptor 2 de la dopamina, que si se activa puede disminuir los niveles de prolactina y de glucosa en sangre. Asimismo, el hipotálamo es la zona del cerebro que más se asocia el peso corporal”, explica Rubén Nogueiras.

La hipótesis de partida, por tanto, fue que estos fármacos activan el receptor 2 de la dopamina en el hipotálamo y podrían provocar un efecto en el peso corporal. Los investigadores comprobaron en ratones obesos, engordados previamente con una dieta rica en grasa, que se producía una pérdida significativa de peso tras dos semanas de tratamiento.

El siguiente paso fue estudiar la población de neuronas dentro del hipotálamo con capacidad para causar esa bajada del peso. “Esto es importante saberlo porque vamos a tener un efecto distinto según la neurona del cerebro que se manipule”, añade Nogueiras. Diversos experimentos en ratones con modificaciones genéticas revelaron que las responsables son un grupo de neuronas específicas del hipotálamo, localizadas en el hipotálamo lateral y la zona incerta.

Finalmente, y a través de la colaboración con Gema Frühbeck y Javier Salvador, de la Clínica Universidad de Navarra, se comprobaron estos resultados en 30 pacientes con tumor de hipófisis tratados durante un año con cabergolina y que demostraron un incremento del gasto energético, perdiendo aproximadamente tres kilos.

Para el coordinador, “lo más novedoso es comprobar que, cuando la dopamina actúa en zonas concretas del hipotálamo, se producen cambios en el peso corporal”. Los investigadores continúan trabajando en la caracterización de las neuronas implicadas y en el esclarecimiento de los mecanismos que están involucrados en los cambios de peso.

Además, Nogueiras considera necesario que se realice un estudio a gran escala, “algo perfectamente factible ya que tenemos miles de pacientes en Europa que ya se están tratando con cabergolina”.

También participaron en la investigación otros profesores de la Universidad de Santiago de Compostela, como José Luis Labandeira, Miguel López y Carlos Diéguez, y otros grupos de Lille y Montpellier, en Francia; Ginebra, en Suiza; Utrecht, en Holanda, y Cambridge, en Reino Unido.

Fármacos contra la obesidad

La búsqueda de nuevos mecanismos de acción que puedan ser útiles frente a la obesidad es una necesidad acuciante habida cuenta de las perspectivas poco optimistas sobre la tendencia de esta enfermedad y de los escasos fármacos con esta indicación específica. Tras una primera línea basada en dieta y ejercicio, la terapia farmacológica apenas cuenta con tres fármacos: orlistat, la combinación de bupropión y naltrexona y liraglutida.

En estudios epidemiológicos se ha establecido que en España hace unos tres años había alrededor de 24 millones de personas con exceso de peso, lo que equivaldría a un 70% de los hombres y la mitad de las mujeres en la edad adulta, unos tres millones de personas más que una década antes. Un estudio publicado por la Revista Española de Cardiología y dirigido por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital del Mar, que recogía estos datos, prevé que, de mantenerse esta tendencia, la cifra superará los 27 millones de personas en el año 2030, afectando al 80% de los hombres y al 55% de las mujeres en la franja de edad adulta.

 

The post Detectado el mecanismo por el que algunos fármacos disminuyen el peso appeared first on Diariomedico.com.