Día del sueño 2019: trastornos de sueño y dolor crónico, un círculo vicioso

El sueño es una parte importante de la calidad de vida. De hecho, los expertos lo consideran como uno de los pilares de la salud, junto al ejercicio físico, una alimentación equilibrada y el bienestar emocional. Este viernes se celebra el 12º Día Mundial del Sueño con el lema Sueño saludable, envejecimiento saludable, organizado por la World Sleep Society y trasladado a España por la Sociedad Española del Sueño (SES). “Si es insuficiente o no reparador tiene importantes consecuencias en el bienestar del sujeto, en su rendimiento y a nivel orgánico”, ha explicado Milagros Merino, miembro del comité científico de la SES. 

Además de con la obesidad y muchas otras patologías, el sueño también está intimamente ligado con el dolor crónico. Por ello, un estudio piloto que ha puesto en marcha el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (Ciberes) quiere abordar los trastornos de sueño de manera integral en pacientes con dolor musculoesquelético en rehabilitación para observar si la intervención mejora los resultados rehabilitadores y reduce el consumo de fármacos para reducir el dolor, especialmente de opioides.

Abordar trastornos del sueño y dolor conjuntamente

Según ha explicado a DM Olga Mediano, investigadora del Ciberes en el Hospital Universitario de Guadalajara, y una de las autoras del trabajo, “dentro del grupo de investigación nos dimos cuenta de que el dolor tiene una relación de círculo vicioso con los trastornos del sueño. Aquéllos pacientes que sufren dolor crónico duermen mal, pero dormir mal también hace que disminuya el umbral del dolor y que éste tenga peor control, lo que hace que los pacientes necesiten más fármacos, algo que influye también en el sueño”. El abordaje de ambas patologías suele hacerse por separado, pero este estudio piloto, que de momento cuenta con 24 pacientes con dolor lumbar y quiere alcanzar los 50, quiere precisamente romper con ese círculo vicioso iniciando un programa de manejo de los trastornos del sueño en pacientes con dolor crónico.

Olga Mediano, Sofía Romero y Maria Castillo, investigadoras del Ciberes en el Hospital de Guadalajara, con los dispositivos Kronowise que utilizan para el estudio piloto sobre sueño y dolor crónico.

Olga Mediano, Sofía Romero y Maria Castillo, investigadoras del Ciberes en el Hospital de Guadalajara, con los dispositivos Kronowise que utilizan para el estudio piloto sobre sueño y dolor crónico.

El objetivo del estudio es “observar si una intervención en sueño tiene un impacto en las necesidades de medicación y si se consigue reducir el consumo de opioides, así como mejorar la calidad de vida, la ansiedad y la depresión, la percepción del dolor”

Para ello se ha realizado un estudio randomizado con un protocolo novedoso para estudiar los ritmos circadianos de los pacientes antes y después de la intervención midiendo la actividad de los pacientes, la temperatura periférica y la luz, lo que permite observar la calidad del sueño y la funcionalidad.

Para realizar el trabajo se ha utilizado el Sleep and Circadian Intervention Program (SCIP), que consiste en una polisomnografía para diagnosticar trastornos del sueño y unos cuestionarios para diagnosticar si los participantes padecen síndrome de piernas inquietas e insomnio, además de valorar si sufren depresión y ansiedad. “Si presentan alguna patología les indicamos un tratamiento. Intervenimos cuidando su trastorno de sueño. También analizamos los ritmos circadianos ​por medio del dispositivo Kronowise, desarrollado por la Universidad de Murcia, para poder darle al paciente medidas higiénico dietéticas de sueño que permitan que  que su reloj biológico” esté en hora”.

Así los investigadores podrán evaluar frente al grupo control el éxito de la intervención. El manejo del dolor sigue a cargo de los especialistas, “buscamos que estos sean capaces de reducir la cantidad de medicación que necesita el paciente gracias a la intervención. Además, para conocer si se reduce la medicación del dolor durante el estudio realizamos un test de tóxicos y de opioides en orina“.

Si se demuestra que la intervención es positiva, Mediano ha añadido que el objetivo es poner el acento en el manejo de los trastornos de sueño en pacientes con dolor crónico, de forma que se pueda reducir el consumo de fármacos.

En el estudio también han participado el Hospital Arnau de Vilanova, de Lérida, el Hospital Clínico, de Barcelona, el Hospital La Paz, de Madrid, y el Hospital de Cáceres. Se espera que los resultados estén disponibles a finales de año, antes de poner en marcha un estudio internacional sobre este tema con la participación de 1.000 pacientes.

¿Cuánto sueño tienen los españoles?

Más de la mitad de los españoles no duerme bien y utiliza el fin de semana para recuperar las horas de sueño perdidas. Así lo pone de manifiesto la encuesta ¿Cómo duermen los españoles? realizada por Ipsos para Philips en colaboración con la Sociedad Española de Sueño (SES), con motivo del Día Mundial del Sueño 2019.

Según el informe, los españoles no duermen bien; un 75 por ciento desea que mejore la calidad de su sueño y 1 de cada 4  tiene problemas para mantenerse despierto en momentos de socialización y 1 de cada 5 en el trabajo. De hecho, solo el 7% afirma que duerme extremadamente bien. Un 13%  de los encuestados considera que no duerme nada bien. Además, los participantes duermen 6,8 horas de media entre semana y 7,8 horas en fin de semana, mientras que el 75% se despierta al menos 1 vez durante la noche.

Día Mundial del Sueño

Día Mundial del Sueño

Estos datos son el punto de partida de la campaña Felices sueños, que han puesto en marcha Philips y la SES para “concienciar a la población de la importancia de priorizar y crear hábitos de sueño y posicionarlo como un pilar fundamental de la salud y esencial para sentirse bien, tener vitalidad y alcanzar metas”, ha apuntado Alejandro Iranzo, presidente de la SES. La iniciativa viene acompañada del el e-book 11 Claves de expertos para dormir mejor, que recoge consejos elaborados por neumólogos de la SES, respondiendo a preguntas como ¿Por qué es importante el sueño para la salud? ¿Dormir mucho o dormir bien?, ¿Cómo influye la luz en el sueño? o ¿Qué relación hay entre la alimentación y el sueño?

¿Qué ocurre si el sueño no es reparador?

No dormir adecuadamente puede conllevar a que surjan complicaciones endocrinas, metabólicas, psicológicas, inmunológicas y psicomotoras. “Además, cada vez más se considera el mal sueño como un desencadenante o riesgo para determinados trastornos neurológicos, como el ictus, el Parkinson, la enfermedad de  Alzheimer o diversas patologías neuromusculares. En definitiva, no dormir adecuadamente es un problema de salud”, ha añadido  Carles Gaig Ventura, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología (SEN). “Pero, sin embargo, se tienden a banalizar muchas de las alteraciones o cambios que se pueden producir a lo largo de la vida en los patrones de sueño, catalogándolos como normales o propios de la edad en la que se padecen, cuando la experiencia nos muestra que la gran mayoría de ellos responden a una causa concreta que puede ser tratada con un diagnóstico correcto”.

En esa misma línea, Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid cree que descansar adecuadamente por la noche permite estar bien durante el día. El sueño tiene una función muy importante de restauración de la energía gastada. No haber dormido adecuadamente (tanto en cantidad como en calidad) afecta al cerebro de la misma forma que el consumo de alcohol y puede tener consecuencias muy graves. El riesgo de sufrir un accidente de tráfico es siete veces superior para quien padece apnea y, a largo plazo produce un deterioro de la salud, sobre todo en lo que se refiere a hipertensión arterial, enfermedades neurológicas, inmunológicas o accidentes cerebro-vasculares.

Según Pareja, la propensión al sueño suele encontrarse entre las diez y las doce de la noche. No obstante, hay personas que no lo sienten hasta bien entrada la madrugada y que acuden al médico quejándose de insomnio. “Sin embargo, no sufren insomnio, sino una alteración cronobiológica”. Esto significa que no hay problema a la hora de dormir sino a la hora en que duermen “y pueden presentar un problema de retraso de fase (muy común entre jóvenes). Otras, por el contrario, tienden a dormirse por la tarde -sufren un problema de adelanto de fase-. Para ajustar el reloj cronobiológico de estas personas se utilizan dos herramientas: melatonina (un fármaco que amplifica la señal cerebral del sueño) y fototerapia (exponer al sujeto a una luz intensa, favoreciendo su vigilia). Con estas personas no se deben usar ni hipnóticos ni somníferos porque no sirven de nada”.

10 consejos para una buena higiene del sueño

Para evitar los trastornos de sueño, los malos hábitos y conseguir un sueño de buena calidad en adultos
que mejore el bienestar general, la World Sleep Society (WASM) propone 10 mandamientos:

1. Establecer un horario regular de sueño.
2. Si existe el hábito de dormir siesta, evitar que exceda de 45 minutos.
3. Evitar la ingesta excesiva de alcohol al menos cuatro horas antes de acostarse y no fumar.
4. Evitar el consumo de cafeína, té, chocolate o bebidas energéticas al menos seis horas antes de dormir.
5. Evitar las comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir. Es recomendable hacer una comida ligera antes de acostarse.
6. Hacer ejercicio regularmente, pero no inmediatamente antes de acostarse.
7. Utilizar ropa de cama cómoda y agradable.
8. Encontrar un nivel de temperatura agradable y mantener la habitación bien ventilada.
9. Eliminar todo el ruido que pueda causar distracción y eliminar la luminosidad de la habitación al máximo durante la noche.
10. Reservar el dormitorio para dormir. Evitar utilizarlo para trabajar y para actividades lúdicas en general (como ver la TV).

The post Día del sueño 2019: trastornos de sueño y dolor crónico, un círculo vicioso appeared first on Diariomedico.com.