Día Internacional de la violencia de género: el médico tiene su papel

Entre 2016 y 2018 fueron 151 mujeres las asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, un 11,2% menos que en el anterior trienio analizado, de acuerdo con los últimos datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial. 

Hoy se celebra el Día Internacional para la lucha contra esta lacra social como colofón a una semana llena de pronunciamientos de distintas instituciones públicas y gobiernos denunciando esta situación en la que viven un número de mujeres siempre demasiado.

Comunidad de Madrid 

La Comunidad de Madrid ha centrado su campaña de este año en el papel del médico. En los mensajes de difusión de esta campaña se alude a los problemas de salud que pueden presentar las mujeres en la consulta de Primaria y que pueden deberse a una situación de conflicto familiar grave. Desde la CAM, se apunta a que los profesionales sanitarios están en un lugar privilegiado para detectar de forma precoz una situación de maltrato de la mujer y, en general, de violencia dentro de la familia.

La Dirección General de Humanización y Atención al Paciente coordina esta campaña, en colaboración con las unidades de la Consejería de Sanidad implicadas en la prevención y atención sanitaria de la violencia de género. La iniciativa se realiza con cargo a  los fondos del Pacto del Estado contra la Violencia de Género.

La AEPD

Por su parte, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha presentado un espacio web de ayuda a la protección de la privacidad de las víctimas de violencia de género y unas recomendaciones para la protección de datos en las políticas de prevención del acoso digital, un documento con el que, de acuerdo con la AEPD, “se pretende fomentar que empresas y administraciones públicas incorporen a sus políticas de prevención del acoso digital medidas orientadas a la prevención y erradicación de este en los centros de trabajo”. 

De este modo, la Agencia trata de abordar dos facetas de una misma problemática. Por un lado, promover la ayuda a las víctimas de violencia de género en el entorno digital y, por otro, impulsar la adopción de políticas de prevención en los centros de trabajo que apliquen medidas específicas para su protección. 

El Defensor del Pueblo 

El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, también ha intervenido estos días, recordando a las más de 1.000 mujeres asesinadas desde 2003 y a sus hijos e hijas. Desde 2013, fecha en la que se comenzó a incluir a los menores en esta macabra estadística, 34 niños y niñas han sido asesinados y 269 han quedado huérfanos.

El Defensor ha reclamado más coordinación entre administraciones para proteger a las víctimas de la violencia de género e intentar evitar nuevos crímenes machistas y ha destacado que es “imprescindible que las mujeres sientan que no están solas, que los poderes del Estado están unidos para acabar con esta lacra y que también cuentan con el apoyo de toda la sociedad que debe ser implacable en la condena de estos asesinatos”. 

En este sentido, ha hecho hincapié en “no perder ni un minuto más” y ha asegurado que “hay que comenzar a implementar ya las medidas recogidas en el Pacto de Estado contra la violencia de género” y las obligaciones asumidas por España en el Convenio de Estambul, poniendo en funcionamiento plenamente los recursos humanos y materiales previstos en la Ley como las unidades de valoración forense o la red de casas y centros de acogida.

Una vez más, el Defensor ha vuelto a reclamar un doble enfoque, de género e infancia, para luchar contra la violencia machista. Así, ha reiterado que “un maltratador nunca puede ser un buen padre” y por eso considera que toda medida y cambio normativo destinado a otorgar protección inmediata y eficaz a las hijas e hijos de las mujeres víctimas de violencia de género “es necesario e inaplazable”.

Fernández Marugán ha puesto en valor el trabajo de las asociaciones de mujeres y de las instituciones internacionales que, en su opinión, es fundamental para mejorar el sistema de asistencia y protección de las víctimas. “La labor que realizan estos colectivos constituye un elemento de revisión y verificación del sistema imprescindible”, destacó. 

El Papel del Médico 

Con los últimos datos del CGPJ, se ve con preocupación que, el 30,5% del total de la víctimas, había presentado denuncia previa contra su asesino, un porcentaje que ha aumentado tres puntos respecto al promedio de los últimos diez años. 

El paso de denunciar es muy importante y a partir de ahí “las distintas administraciones inician los trámites para la concesión de ayudas, adopción de medidas de protección e investigación de los hechos que pueda concluir con la condena al agresor”. En este sentido, el Observatorio hace un llamamiento a la sociedad pues la contribución de los familiares de las víctimas o de terceras personas puede llegar a ser decisiva. En este sentido, los datos aquí también son preocupantes, según el Consejo General del Poder Judicial, pues desde el entorno de la víctima” sólo se presentaron entre el 5 y el 7 por ciento del total de las denuncias”.

Ese entorno incluye al médico de Atención Primaria. Sobre el papel que debe tener ese primer nivel asistencial  en la detección del maltrato contra la mujer dentro del seno familiar, María Castellano Arroyo, catedrática de Medicina Legal y Forense, miembro de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), y pionera en la investigación de la violencia contra la mujer en el seno familiar, lo tiene claro: “El papel del médico de AP es fundamental”.

En conservaciones con DM, tras un acto en la OMC de reconomiento a su trayectoria profesional, Castellano recordó que “las mujeres que viven un ambiente de violencia en su casa sufren unos cuadros de ansiedad, de tristeza, de falta de ilusiones, que la lleva a ir con mucha frecuencia a la consulta, manifestando patologías psicosomáticas, trastornos del sueño, trastornos del apetito, dolores diversos. ¿Cuánta gente está tomando ansiolíticos y antidepresivos sin que se resuelve el problema que está detrás causándolo?“.

La valoración del riesgo 

Castellano apuntó la necesidad de que el médico anime a la mujer a que denuncie su situación.  Pero, aunque este es un paso, como reflejan los datos del Observatorio no es suficiente para evitar la muerte o, por lo menos, no lo fue para un tercio de ellas. La forense advierte que con la denuncia de la situación “el riesgo de la víctima aumenta”. Entonces, según la experta el foco también hay que ponerlo en el agresor. Aquí, en buena parte, la labor del médico de Primaria deja paso al médico forense, cuya entrevista con el agresor y la víctima servirá de apoyo para que el juez dicte las medidas cautelares.

Las mujeres que habían presentado denuncia previa tenían una edad media de 38,3 años (en el trienio anterior fue de 41,7 años). Por tramos de edad, la mayor tasa de denuncias –un 47 por ciento del total- se dio entre las que tenían entre 16 y 25 años. Además, el porcentaje de mujeres que habían denunciado fue superior entre las extranjeras (el 31,5 por ciento de ellas) que entre las de nacionalidad española (el 29,9 por ciento). Casi la mitad de las que denunciaron (47,8) vivía con su agresor.

Según los datos analizados, el 64,9 por ciento de las víctimas vivía con el agresor en el momento de su muerte y el 45,7 por ciento tenía o había tenido un vínculo matrimonial con el asesino. Si se tienen en cuenta los diez últimos años, ese vínculo existía casi en la mitad de los casos: marido (42,8%), exmarido (3,8%), otra relación afectiva actual (29,3%) u otra relación afectiva terminada (24%)

The post Día Internacional de la violencia de género: el médico tiene su papel appeared first on Diariomedico.com.