Día Mundial del Cáncer Renal: Nuevas opciones terapéuticas mejoran la expectativa

El cáncer renal es el séptimo tumor en incidencia en España y el décimo a nivel mundial. En 2020 se calcula que habrá un aumento en la incidencia del 22%, con lo que podría convertirse en uno de los tumores de más rápido crecimiento en el mundo. En España, en 2018 se diagnosticaron 8.075 nuevos casos. La obesidad, el tabaquismo o la hipertensión se encuentran entre los factores de riesgo. El 20 de junio se celebra el Día Mundial del Cáncer Renal.

El cáncer renal de células claras es el cáncer de riñón más frecuente en adultos. Si se detecta en los estadios iniciales, la tasa de supervivencia a los 5 años es elevada; por el contrario, la tasa de supervivencia a los cinco años para los pacientes con el cáncer avanzado o metastásico es sólo del 12%.

A día de hoy, el diagnóstico del cáncer de riñón es con mucha frecuencia incidental, como ha apuntado a DM Joaquim Bellmunt, director del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM). La cirugía es una opción terapéutica en los estadios iniciales del cáncer, aunque un tercio de los pacientes desarrollan la enfermedad metastásica tras la intervención.

Bellmunt ha coordinado una reunión científica centrada en poner en común los últimos avances en el campo del diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Al encuentro, en Madrid, asistieron más de 120 oncólogos de España y Portugal, y que contó con el aval de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y del Grupo Español de Tratamiento de Tumores Genitourinarios (Sogug), y la colaboración de Ipsen.

Joaquín Bellmunt, director del IMIM.

Para Bellmunt, los avances alcanzados en el tratamiento de los pacientes con carcinoma de células renales (CCR) permiten trasladar un mensaje positivo: “Hay que tener una visión esperanzadora; pasamos unos años sin contar con demasiadas herramientas para tratar el cáncer de riñón y a partir de 2004 aparecieron las dianas moleculares, con el desarrollo de fármacos antiangiogénicos; aproximadamente cinco años después, llegó la inmunoterapia, y hoy disponemos de la combinación de la inmunoterapia con inhibidores de las cinasas. Por tanto, el mensaje para los pacientes es alentador. Gracias a la investigación, los ensayos clínicos y la implicación de profesionales de múltiples áreas estamos mejorando ya el futuro de los pacientes con cáncer renal”.

En cáncer metastásico

Básicamente, la mayoría de esos avances se han constituido en el tratamiento del cáncer metastásico. “En el congreso europeo de Oncología Médica (ESMO) de 2018, ya se presentaron datos sobre la combinación de dos fármacos inmunoterápicos, un inhibidor de PD-1 y un anti CTLA-4, que demostraban por primera vez un beneficio en supervivencia comparado al obtenido con tratamiento convencional, el antiangiogénico sunitinib. También se han comunicado resultados de la suma de pembrolizumab y axitinib, que, frente al tratamiento estándar, demuestran un beneficio claro con una reducción de más del 50% del riesgo de muerte por la enfermedad. Esto se asocia con tasas de respuesta del 4- 5%”, resume Bellmunt.

Entre los fármacos de manejo habitual que añaden sobrevida a los pacientes también se encuentra cabozantinib, un inhibidor de la tirosina cinasa que además de actuar sobre los vasos sanguíneos tumorales, inhibe la vía del oncogén MET.

“La disyuntiva ahora es identificar qué tratamiento empleamos en segunda línea, cuando fracasa la primera, y cómo secuenciarlo: recurrir a una combinación de inmunoterápicos o bien, de inmunoterapia y antiangiogénico”. Los estudios clínicos, al margen de las decisiones de las agencias reguladoras sobre los nuevos fármacos, serán clave para despejar esas dudas. En ellos tienen un papel muy relevante los investigadores españoles, que han aumentado su protagonismo en los ensayos internacionales gracias, entre otros elementos, a la participación de grupos cooperativos como Sogug. “Ello se ha traducido en una mejoría en la supervivencia de los pacientes”.

Terapia celular

Dejando la práctica clínica, Rosa Nadal, del Instituto Nacional del Cáncer, en Bethesda, ha presentado datos de una prometedora estrategia terapéutica que están investigando. Se trata de una terapia celular adoptiva que emplea linfocitos T citotóxicos modificados genéticamente para que se dirijan a determinados marcadores de virus endógenos. El antígeno de estos virus está expresado también en las células de un subtipo del cáncer renal (concretamente el asociado al HLA-A11). Si el trabajo preliminar continúa su avance positivo, este tipo terapia celular podría ser útil en el tumor.

The post Día Mundial del Cáncer Renal: Nuevas opciones terapéuticas mejoran la expectativa appeared first on Diariomedico.com.