Distanciamiento social, aislamiento social y retraimiento social

Fernando Navarro
Fernando Navarro
Al pan, pan...
distanciamiento social
Susana Distancia: mejicana superheroína anticovídica.

Con casi la mitad de la población mundial confinada por miedo al coronavirus, ¿se han parado a pensar que en medicina manejamos tres conceptos que en ocasiones se confunden entre sí?

Lo que llevamos viviendo estos dos meses se llama distanciamiento social (o distanciamiento físico): un conjunto de medidas que buscan reducir o limitar al máximo la interacción social con el fin de frenar la propagación de una enfermedad infectocontagiosa; por ejemplo, mediante cancelación de actos multitudinarios; restricción de viajes y limitación de transportes públicos; cierre de centros de enseñanza, comercios y lugares de trabajo y de ocio; cuarentenas y aislamientos sanitarios; saludos sin contacto físico; distancia de seguridad, etc. En cuanto al debate de si es preferible hablar de physical distancing (distanciamiento físico) o de social distancing (distanciamiento social), los partidarios del primer término aducen que las personas deben permanecer conectadas socialmente aun cuando se mantengan físicamente separadas unas de otras; los partidarios del segundo, que el distanciamiento físico solamente debe aplicarse en el ámbito social, y no el ámbito familiar, doméstico o íntimo.

No es lo mismo, en cualquier caso, que aislamiento social (en inglés, social isolation): ausencia involuntaria de contacto social con otras personas; por ejemplo, en el caso de algunos ancianos, discapacitados, personas que viven solas, víctimas de violencia doméstica, etc. Ni lo mismo tampoco que retraimiento social (o asociabilidad; en inglés, social withdrawal): aislamiento social voluntario, por rechazo a estar con otras personas; por ejemplo, durante la adolescencia difícil, en el caso de misántropos recalcitrantes, o en trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia y la depresión.

*          *          *

Hablando de distanciamiento, el pasado 20 de marzo, la Secretaría de Salud de Méjico presentó una superheroína anticovídica destinada a promocionar las medidas de distanciamiento social entre sus compatriotas; su nombre, Susana Distancia, ¡elemental! En dibujos animados, Susana Distancia nos explicaba su superpoder: «¡Hola!, soy Susana Distancia. Tengo un superpoder que me ayuda a frenar al Covid-19: cuando extiendo mis brazos, puedo crear un espacio de metro y medio que me mantiene lejos del malvado coronavirus; esa es la sana distancia. ¿Y sabes qué es lo mejor? ¡Que tú también lo tienes!».

Fernando A. Navarro

Lo que estamos haciendo para frenar la covid-19, ¿es distanciamiento social, distanciamiento físico, aislamiento social o qué exactamente? Off Fernando A. Navarro Off