Dormir poco y tener un sueño variable dificulta la pérdida de peso

Dormir poco y tener un sueño variable -no dormir las mismas horas cada noche- dificulta la reducción de peso y de grasa coporal. Esta es una nueva conclusión del estudio Predimed-Plus, Prevención con Dieta Mediterránea, que evalúa el efecto de una intervención intensiva con objetivos de pérdida de peso, basada en el consumo de dieta mediterránea hipocalórica, promoción de actividad física y terapia conductual en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Por el contrario, “una mayor estabilidad del sueño se asoció con una mayor reducción del índice de masa corporal (IMC). Dormir de forma adecuada se asoció con una menor circunferencia de la cintura”, ha explicado a DM Jordi Salas-Salvadó, director de la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira i Virgili (URV), investigador principal del Ciberobn, y autor del estudio junto a Christopher Papandreou, de la misma unidad, y otros grupos de investigación del Predimed Plus. Los resultados del estudio, que ha analizado si la calidad del sueño puede tener relación con la pérdida de peso y la reducción del tejido adiposo, se publican en International Journal of Obesity.

Para realizar el estudio los grupos de investigación de Predimed Plus– evaluaron los cambios en el peso y la adiposidad  de los 1.986 participantes -que presentaban sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico- durante un año. Los pacientes siguieron un programa intensivo de intervención en el estilo de vida.

Los investigadores observaron que aquellos que tenían una alta variabilidad del sueño al inicio del estudio presentaron una menor pérdida de peso a los 12 meses de seguimiento. Además, tener un sueño variable y dormir poco -menos de 6 horas diarias- se asoció a una menor disminución del índice de masa corporal y de la circunferencia de la cintura, respectivamente.

Jordi Salas-Salvadó y Christopher Papandreou, de la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV, y autores del estudio.

Jordi Salas-Salvadó y Christopher Papandreou, autores del estudio.

La asociación entre la obesidad y dormir poco ya ha sido avalada por la evidencia científica, por lo que Salas-Salvadó ha explicado que “los cambios en los ritmos circadianos pueden reducir el gasto de energía y modificar nuestra saciedad, haciendo que modifiquemos las horas en las que comemos. Estos cambios que afectan el tiempo y/o la frecuencia de la ingesta de alimentos, se sugiere que puede inducir cambios en el equilibrio energético y llegar a provocar una disminución del peso corporal”.

Consejos para un sueño adecuado

Los resultados ponen de manifiesto que adoptar medidas para conseguir un patrón de sueño adecuado puede tener un impacto a la hora de mantener el peso y prevenir otras alteraciones metabólicas asociadas al exceso de grasa corporal. “El estudio está realizado en personas adultas con sobrepeso/obesidad y síndrome metabólico. Por lo tanto, deberíamos aplicar las recomendaciones de este rango de edad de más de 65 años. El rango de sueño sería de 7-9 horas”, según las directricez actualizadas de la Sleep National Foundation, que incluye este grupo de edad como una nueva categoría”.

El estudio Predimed Plus seguirá arrojando resultados y, de momento, el grupo de Salas-Salvadó y Papandreou está “investigando como la duración y la variabilidad del sueño pueden llegar a afectar a la salud cardiovascular de las personas. Nuestra hipótesis va en la misma línea, creyendo que aquellas personas que tienen una adecuada duración del sueño tendrán una mayor salud cardiovascular”. 

The post Dormir poco y tener un sueño variable dificulta la pérdida de peso appeared first on Diariomedico.com.