home Salud Ébola: lecciones aprendidas de la epidemia de 2014

Ébola: lecciones aprendidas de la epidemia de 2014

Poco más de un año después de la declaración de la epidemia de ébola en República Democrática del Congo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un repaso sobre los cambios que ha realizado en su forma de actuar ante esta enfermedad después de la epidemia de 2014-2016.

Uno de los cambios fue el nuevo programa de emergencias sanitarias, aprobado en 2016, reuniendo todos los trabajadores en emergencias de la OMS en una estructura común en la sede para optimizar la coordinación, las operaciones y el flujo de información. Desde este año, el programa ahora tiene dos divisiones: una para la preparación y otra para la respuesta.

Además, como parte del programa de emergencias, la OMS estableció un mecanismo de financiación de respuesta rápida denominado Fondo de Contingencia para Emergencias (CFE) para que el dinero esté disponible de inmediato para impulsar una respuesta al brote.

Integrar la investigación

La OMS destaca que ahora integra la investigación en sus respuestas de emergencia que salvan vidas para estar mejor preparados para el próximo brote de la enfermedad. “Con el apoyo de los socios, en la RDC, el trabajo del equipo de I+D Blueprint ha permitido el seguimiento rápido de pruebas, vacunas y medicamentos efectivos como parte de la respuesta al Ébola”.

También se han impulsado las pruebas de laboratorio rápidas, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia para los pacientes confirmados y ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad. Las pruebas rápidas también son críticas para monitorear las actividades de control de brotes, para el trabajo de los equipos de “Entierro seguro y digno“, para el manejo clínico de los pacientes y para el programa de sobrevivientes del Ébola.

La OMS estableció un mecanismo de financiación de respuesta rápida denominado Fondo de Contingencia para Emergencias (CFE) para que el dinero esté disponible de inmediato

En la RDC, las pruebas de laboratorio utilizan una pequeña plataforma de diagnóstico llamada GeneXpert. Pierre Formenty, líder del equipo de fiebre viral y hemorrágica en el programa de emergencia de salud de la OMS, destaca que “el primer y único paso manual es que un trabajador de laboratorio capacitado y calificado inactive la muestra en una guantera de bioseguridad, lo que hace que sea seguro analizarla. La muestra se inserta en un cartucho y el resto se automatiza. Un diagnóstico se puede hacer en horas “.

Vacuna y tratamientos experimentales

Asimismo, la vacuna experimental (rVSV-ZEBOV), implementada sólo una semana después de la declaración del brote actual en agosto de 2018,  “está ayudando a salvar vidas y está frenando la propagación del ébola en la RDC”.

La vacuna rVSV-ZEBOV aún no ha sido autorizada, lo que significa que solo se puede usar en estudios de investigación de “acceso ampliado” o “uso compasivo”. Se está utilizando una estrategia de vacunación en anillo: vacunación de contactos y contactos de contactos para prevenir la propagación de la enfermedad a través de las redes sociales. 

Al enviar las vacunas a las zonas afectadas por el brote, se utilizan refrigeradores innovadores llenos de bloques de hielo de alcohol sintético. La vacuna se puede mantener hasta dos semanas a 2–8 grados centígrados en el sitio de entrega. A pesar de los desafíos logísticos, hasta la fecha no ha habido interrupción en el suministro de dosis de vacuna para los equipos de vacunación en anillo en Ituri, Kivu del Norte y del Sur.

La OMS también ha recalcado que es necesario sumar a los trabajadores locales para mejorar la eficacia y acercarse a las necesidades de la población afectada

También se están ofreciendo tratamientos experimentales contra el ébola mediante protocolos de uso compasivo.  En noviembre de 2018, se estableció un primer ensayo controlado aleatorio en áreas de brotes para evaluar cuatro tratamientos disponibles contra el ébola. Este ensayo ayudó a los investigadores a determinar si los tratamientos en uso en la RDC ayudan a salvar la vida de los pacientes con Ébola. Los datos iniciales del ensayo mostraron que dos de los cuatro tratamientos  que se están evaluando son muy efectivos y son los que se están utilizando en todos los centros del Congo.

“Es posible realizar una investigación ética y científicamente sólida en el contexto de un brote de enfermedades infecciosas, al tiempo que respalda los objetivos conjuntos de salvar vidas y poner fin al brote”.

Apoyo a los supervivientes

Durante la epidemia de ébola en África occidental se hizo evidente que los supervivientes sufren continuos problemas de salud. En la RDC, el Ministerio de Salud, la OMS y sus socios se aseguran de que se ofrezca a todos la inscripción en un programa integral de atención de seguimiento. Asimismo, los problemas oculares fueron comunes entre los sobrevivientes en África occidental. Por esta razón, también se han organizado clínicas oftalmológicas específicas.

La OMS también ha recalcado que es necesario sumar a los trabajadores locales para mejorar la eficacia y acercarse a las necesidades de la población afectada. Al menos 2.098 equipos de participación comunitaria están actualmente activos en la RDC. 

 

 

 

The post Ébola: lecciones aprendidas de la epidemia de 2014 appeared first on Diariomedico.com.