Efectos no deseados derivados de una intervención quirúrgica

En casos como este, con consolidación defectuosa, habrá que estar al resultado de las pruebas efectuadas y, especialmente, al momento en que se pone de manifiesto tal consolidación. Si durante la intervención, el postoperatorio, y las primeras visitas de control se realizaron las pruebas radiológicas pertinentes, sin que se pusiera de manifiesto indicio alguno de tal consolidación defectuosa, no cabe imputar tal situación a la intervención inicial, especialmente en complicaciones como esta, que en ocasiones se ponen de manifiesto tras iniciarse el apoyo de la extremidad.

Nos movemos, como en la mayoría de las ocasiones en las que se plantean reclamaciones por actuaciones médicas, en el terreno de los informes de especialistas (informe periciales), en el sentido de que para declarar la existencia o no de responsabilidad debe valorarse la historia clínica, la evolución del paciente, las pruebas radiográficas realizadas y, por tanto, el momento en que aparece tal consolidación defectuosa y, por tanto, la existencia de nexo causal entre intervención y resultado.

En principio, complicaciones como la descrita son difícilmente apreciables mientras que el paciente no inicia la carga. Por tanto, si la complicación es tardía, y no consta que apareciera hasta un momento posterior a iniciarse la carga, no podemos hablar de forma categórica de incumplimiento de la lex artis, o de una técnica quirúrgica indebidamente aplicada.

A lo anterior cabría añadir el hecho de que tal complicación en la evolución del paciente suele ser un riesgo típico, por lo que si, además, existe consentimiento informado para la intervención, conforme al proporcionado por la sociedad científica correspondiente, declarar algún tipo de responsabilidad con motivo de la intervención inicial resultaría complicado. Pues, como hemos comentado en anteriores ocasiones, no se puede establecer una responsabilidad médica de carácter puramente objetivo. La materialización de un riesgo típico, descrito e informado y que además aparece con posterioridad a la intervención, no puede ser considerado, sin mas, como un daño antijurídico que tenga que ser indemnizado.

En definitiva, y como conclusión, cabe señalar que nos encontramos ante la materialización de un riesgo típico, descrito e informado, por lo que no puede ser considerado como un daño antijurídico. 

The post Efectos no deseados derivados de una intervención quirúrgica appeared first on Diariomedico.com.