El abordaje compartido entre AP y Psiquiatría, reto en el manejo de la depresión

Mejorar el abordaje del paciente con depresión y hacerlo de forma común entre Atención Primaria y Psiquiatría es el objetivo del documento Abordaje compartido de la depresión. Documento multidisciplinar, redactado por 14 facultativos, 7 del primer nivel asistencial y 7 de especializada, con la colaboración de Lundbeck.

Los coordinadores del documento, Miquel Roca, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de las Islas Baleares, y Enric Aragonès, médico de atención primaria en el Centro Constantí de Tarragona, han explicado que está formado por 7 capítulos con diferentes enfoques sobre la óptica del abordaje clínico compartido, incluyendo el primer episodio depresivo, la depresión y los problemas derivados de la falta de respuesta al tratamiento, las comorbilidades psiquiátricas y médicas, la depresión recurrente, la patología dual y la sintomatología cognitiva.

Ante la controversia respecto a si es necesario contar con un cribado universal de la depresión, del que es partidario, por ejemplo, Estados Unidos frente al Reino Unido, donde la guía NICE aconseja estar alerta ante la presencia de factores de riesgo asociados con la patología, Aragonès ha explicado que el abordaje que se realiza en España es similar al planteado por NICE. “Una eventual estrategia para mejorar la detección precoz de la depresión correspondería a AP, a donde acuden los pacientes con depresión pero sin manifestaciones clínicas evidentes. No obstante, un cribado positivo no equivale a un diagnóstico sino la necesidad de indagar más con una evaluación clínica”.

Aragonès: “Un cribado positivo no equivale a un diagnóstico sino la necesidad de indagar más con una evaluación clínica”.

Para ello, Aragonès el diagnóstico de depresión no puede limitarse a un mero recuento de síntomas o de criterios diagnósticos en la práctica asistencial. “Hay que elaborar un plan de tratamiento individualizado del paciente y de sus circunstancias, teniendo siempre en cuenta el riesgo de suicidio, la gravedad del episodio actual, las comorbilidades, la historia previa de depresión y la experiencia previa con antidepresivos”.

Síntomas cognitivos de la depresión

Según Roca, en el diagnóstico de la depresión, la entrevista clínica cobra una enorme importancia: “Durante años hemos creído que depresión era estado de ánimo, tristeza, llanto, alteraciones del sueño… Y le dábamos menos importancia a los síntomas cognitivos –falta de memoria y de atención, problemas de concentración y de toma de decisiones…– del paciente con depresión. Estos síntomas cognitivos son nucleares”, por lo que hay que enfocar el abordaje en ellos. Se stima que entre un 20 y un 60 por ciento de los pcientes muestran distintas alteraciones en las funciones ejecutivas y la memoria del trabajo.

De hecho, según Roca, estos signos cognitivos tienen un gran impacto en el desempeño laboral, y más en una patología que afecta en muchas ocasiones a personas aún en vida activa. Por otro lado, la diferencia entre sexos se ha acortado del hombre respecto a la mujer.

“El problema es evaluar clínicamente qué dominios cognitivos están alterados. Ya se ha empezado a trabajar en el desarrollo de instrumentos que sean capaces de evaluar estos síntomas cognitivos. Un grupo internacional ha desarrollado ya una plataforma de trabajo con únicamente para profesionales, que cuenta con una app específica Thinc-it para evaluar clínicamente el impacto de los síntomas cognitivos en los pacientes con depresión”.

Remisión de síntomas y de mejora de funcionalidad

El primer objetivo del tratamiento es la remisión, y para ello “nos proponemos la recuperación funcional y la desaparición de los síntomas. Si persisten síntomas residuales o no se recupera la funcionalidad esto se asocia con una prolongación del impacto negativo de la depresión y con mayor riesgo de recaídas y de cronificación”, ha añadido Aragonès. De ahí que sea necesarioelegir el fármaco antidepresivo en función de sus características en relación con el paciente y la enfermedad y evaluar su eficacia periódicamente para introducir cambios si no se obtienen los resultados deseados.

Ambos expertos han llamado la atención sobre la necesidad de que el paciente con tratamiento en depresión, además de procurar que se adhiera a la terapia, no pierda las rutinas, si es posible tampoco las laborales, así como fomentar que mantengan estilos de vida saludables y procurar que se reduzcan los estresores de la vida cotidiana.

The post El abordaje compartido entre AP y Psiquiatría, reto en el manejo de la depresión appeared first on Diariomedico.com.