“El anteproyecto de Farmacia no tiene ningún mecanismo de control”

“No decimos que la aportación de las oficinas de farmacia a la asistencia sea mala de por sí, sino que es muy importante determinar qué necesidades hay que cubrir y los límites de dicha aportación”. Así resume Ana Giménez, responsable de atención primaria de Amyts, por qué piden la retirada del anteproyecto de ley de Farmacia de la Asamblea de Madrid, como ya publicó diariomedico.com.

Entre otros aspectos, Amyts ve potencialmente conflictivo la redacción abierta del artículo 10, en concreto de los puntos i) y j) del apartado 2, sobre las funciones de las oficinas de farmacia respecto a la atención farmacéutica.

El primero habla del “desarrollo de las actividades y servicios asistenciales que determine la Administración Sanitaria para la mejora de la prestación farmacéutica y la eficiencia del Servicio Madrileño de Salud”.

El sindicato médico Amyts recuerda que la atención primaria “tiene farmacéuticos que desarrollan ya estas funciones”

El segundo sobre la “participación con los distintos niveles del Servicio Madrileño de Salud, en el desarrollo de actividades y servicios asistenciales de naturaleza informativa, preventiva y de seguimiento a grupos específicos de pacientes y medicamentos, de acuerdo a los protocolos y requisitos de actuación que en cada caso se determinen”.

En definitiva, “no se sabe ni qué actividades ni servicios, ni cuándo, ni en qué protocolos”, critica la portavoz de Amyts. Sobre la posibilidad de que el texto sea tan abierto para facilitar que puedan modificarse estas actividades sin tener que recurrir a la modificación de una ley, sino, por ejemplo, la de un concierto, Giménez apunta que la norma “no tiene mecanismos de control”.

Las funciones se determinarán entre la Administración y el Colegio de Farmacéuticos de Madrid: “Es decir, ellos se lo guisan y ellos se lo comen”.

Reforzar la primaria

Giménez recalca también que la propia atención primaria “tiene farmacéuticos que desarrollan ya estas funciones”, a las que podría sumarse además la atención domiciliaria. Y, al contrario que en este proyecto normativo, “los puestos están bien imbricados en la estructura asistencial”.

Al no considerar suficientemente justificado qué necesidades cubrirían los farmacéuticos, el sindicato además está preocupado por las implicaciones económicas del concierto. “Llevamos años denunciando la falta de medios brutal, la atención primaria está ahogada. Pero de nuevo aparece una nueva puerta de entrega de fondos a otros colectivos”.

“Nos gustaría ver la justificación de que aparezca otro cobrador en lugar de destinar más dinero a un nivel asistencial que lleva años demostrando que puede funcionar de maravilla”, lamenta Giménez.

Amyts ha iniciado contactos son los grupos políticos. “Sabemos que el PSOE está en nuestra línea y que Ciudadanos hará una pregunta parlamentaria al respecto”, adelanta.

The post “El anteproyecto de Farmacia no tiene ningún mecanismo de control” appeared first on Diariomedico.com.