El CSC premia a los mejores hospitales de Cataluña

Muchas veces, para mejorar es bueno mirar qué está sucediendo a nuestro alrededor. Compararse con los que obtienen mejores resultados puede ser importante para entender que puntos son necesarios mejorar. Y, para hacerlo, el benchmarking es la única herramienta que hoy en día existe en el entorno sanitario. Por eso, el Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC) lleva organizando desde hace cuatro años una jornada para intentar impulsar el uso de esta herramienta.

“Queremos potenciar el benchmark para que los centros puedan ofrecer un servicio de mayor calidad a la ciudadanía, siempre desde la equidad y bajo el foco de una atención integral y centrada en la persona”, ha comentado Manel Ferré, presidente de CSC. Con este objetivo, se ha organizado una mesa redonda en la que varios expertos han explicado cómo aprovechar el benchmark en la gestión de forma previa a la entrega de premio,s con los que se ha querido reconocer a los hospitales que obtuvieron unos mejores resultados el pasado 2018.

Para Josep Lluís Ibáñez, gerente del Consorcio Sanitario del Alto Penedés i el Garraf, el benchmark debe ser una herramienta que ayude a generar confianza y sirva para el intercambio de información. “Tenemos que tener claro que es la única herramienta que existe que nos permite mejorar, pero si no le damos la importancia que se merece será difícil conseguir seguir avanzando. Todavía le queda mucho camino por recorrer”.

De similar manera se ha expresado Pilar Otermin, gerente de Badalona Servicios Asistenciales, quien además ha incidido en la necesidad de explicar los objetivos que con él se persiguen. “Es importante que se sepa por qué y para qué se miden las cosas y explicarlo bien a todas las personas implicadas. Muchas veces, el día a día no nos permite hacer este análisis, pero evaluar los resultados nos aporta mucho sobre la forma de entender como hacemos las cosas”.

Para Otermin, además, existe un gran reto: “Hasta ahora, el benchmark nos habla del pasado. Pero tenemos que ir un paso más adelante y tiene que servirnos también para predecir el futuro y poder tomar medidas en el presente que nos ayuden a mejorar nuestra calidad asistencial”. Todo ello sin olvidar la importancia de la experiencia personal de los pacientes que debe ayudar a mejorar todo el sistema.

Tres ejemplos

Hablar muchas veces es fácil, pero no tanto comprender cómo puede aplicarse toda esta teoría a la práctica del día a día. Por eso se ha querido contar con la participación de Carme Busqué, jefa de Gestión Asistencial del Consorcio Sanitario de La Anoia, quien ha explicado con tres sencillos ejemplos cómo el benchmark puede convertirse en una herramienta de soporte.

Así, ha explicado el funcionamiento de los contratos de gestión, cómo se implantó un nuevo modelo de atención a las fracturas de fémur y la evaluación de los reingresos por hernias umbilicales. En el caso de los contratos, ha señalado cómo se establecían dos criterios antes de su firma: el presupuesto y los objetivos asistenciales cuantitativos y cualitativos. “Al final del año se hace una evaluación y, si es positiva, eso repercute en el servicio de forma positiva, como ayudas a la formación o inversión. En caso de que sea negativa, nunca supondrá un castigo, sino que se valorará porque no se cumplieron los objetivos y se hará un plan de ajuste”, ha explicado Busqué.

En lo que se refiere al nuevo modelo de atención a las fracturas, el benchmark ha servido para conseguir reducir de casi 13 días de estancia a tan solo 7 gracias al seguimiento de una serie de indicadores que permitió llevar a cabo un trabajo colaborativo y donde se establecieron responsabilidades claras de cada uno de los miembros del servicio. “En el caso de los reingresos, los propios profesionales no se habían dado cuenta de esta incidencia y fue gracias al análisis del benchmark que nos pudimos percatar y poner las medidas para mejorarlo”, ha concluido Busqué.

Premios a los mejores hospitales

La jornada ha finalizado con la entrega de los premios a los mejores hospitales catalanes. En la edición de este año han participado 32 centros, un 10% más que el año pasado. Tras la entrega de premios, también se facilitará a cada uno de los que han participado el análisis de sus resultados para que lo puedan usar en mejorar su calidad asistencial.

Cinco han sido las dimensiones que se han analizado para estos premios: gestión de las estancias, cirugía mayor ambulatoria, mortalidad, complicaciones intrahospitalarias y reingresos clínicamente relacionados. Para poder realizar esta valoración, se analizaron los resultados que se obtienen a partir de la información de los CMBD de los hospitales participantes mediante los análisis comparativos ajustados de la plataforma Benchmarking Sanitario 3.0 de Higia Benchmark.

Así, en la categoría de hospitales básicos se premió al Hospital San Lorenzo de Viladecans y al Hospital San Bernabé, de Berga. En lo que se refiere a hospitales de referencia, los premios fueron para el Consorcio Corporación Sanitaria Parque Taulí, de Sabadell, y para el Hospital General Parque Sanitario de San Juan de Dios. Por último, en hospitales de alta tecnología el reconocimiento fue para el Hospital Germans Tries i Pujol, de Badalona, y para el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, de Barcelona.

The post El CSC premia a los mejores hospitales de Cataluña appeared first on Diariomedico.com.