“El dermatólogo es coste-efectivo para el SNS”

El nuevo programa MIR de Dermatología ampliará la formación en aspectos de estética y tratamientos quirúrgicos, según ha explicado a DM el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Pedro Jaén, sociedad que ha celebrado la semana pasada en Barcelona su 47 congreso nacional. Aunque en materia de personal la especialidad estaría en equilibrio, según el informe de Sanidad, Jaén cree que la alta demanda de la población hace necesario que haya más dermatólogos en el sector público.

PREGUNTA. Dermatología lleva años estando entre las favoritas de la elección de plazas MIR. ¿Cuál es el secreto?

RESPUESTA. Creo que nos eligen por varios motivos. La cartera de servicios de nuestra especialidad es muy amplia, así que es fácil que el médico se pueda realizar profesionalmente: tocamos la Medicina Interna, con enfermedades inflamatorias que afectan a todos el organismo; pasa también por la Oncología, la cirugía, la medicina estética, etc. Otro de los motivos es que las nuevas generaciones están cada vez más interesadas en compaginar la calidad de vida con el desarrollo profesional, y en ese aspecto influyen elementos como la ausencia de guardias y las oportunidades de trabajo en el sector privado, ya sea en régimen de dedicación exclusiva o como complemento a actividad pública.

“Nuestra percepción es que hace falta incorporar a más especialistas en la sanidad pública por la alta demanda de la población”

P. Todas las comisiones nacionales están inmersas en la actualización de los programas MIR. ¿Qué les gustaría cambiar del suyo?

R. Aún estamos revisando el programa y nuestra intención es terminar la propuesta de actualización en breve; precisamente hemos aprovechado el congreso para esto. Fundamentalmente los cambios se deben a que se ha ampliado la cartera de servicios de la especialidad y tenemos que incorporar esa formación. Por ejemplo, uno de los aspectos novedosos es la ampliación en el área de estética, porque somos referentes en este aspecto y esa formación tiene que estar garantizada para todos los dermatólogos. Otras partes con un desarrollo importante son la quirúrgica, las enfermedades inflamatorias, nuevos tratamientos… es una puesta al día en todos los aspectos, como alergias o dermopatología.

P. ¿Y esto va a suponer un cambio importante en la acreditación de unidades docentes? El Gobierno quiere además reactivar las auditorías, que no se hacen desde 2015.

R. El Ministerio de Sanidad está interesado en aligerar las acreditaciones y de hecho la comisión nacional tiene varios expedientes sobre la mesa. Obviamente asesoraremos en cualquier cambio y en si están preparadas. Para los centros es un estímulo, porque se ven en el espejo y ven en qué tienen que adaptarse a los nuevos tiempos. De todos modos, también le digo que los servicios con docencia han ido avanzando, incorporando novedades. Podría haber excepciones, pero dudo que alguna se haya quedado estancada en estos cinco años.

“Somos favoritos en el MIR porque tenemos un campo de acción amplio y se busca compaginar la calidad de vida con la profesión”

P. ¿Qué carencias o áreas de mejora hay actualmente en los servicios de Dermatología del SNS?

R. Hay servicios mejor dotados y es cierto que a veces el reparto de los recursos no es equitativo. Nuestra sensación es que sería necesario un mayor número de recursos humanos. Hay que tener en cuenta que es una especialidad muy demandada por la población. El diagnóstico de los problemas dermatológicos es complejo para quien no es especialista y sin embargo, al menos en las patologías más frecuentes, es relativamente sencillo para nosotros. Creo que para el aspecto diagnóstico es más complicado que se encarguen en atención primaria, porque al final todo médico que tiene dudas con un paciente va a derivar al especialista. Es cierto que para seguimiento y control, en algunos casos se puede encargar el primer nivel, pero el dermatólogo es muy coste efectivo para el sistema.

P. ¿Entonces la sociedad percibe que la falta de dermatólogos es mayor que la que indica el estudio realizado por la Universidad de Las Palmas a petición del ministerio? El documento indica que España tiene actualmente un déficit leve pero entrará en un horizonte de equilibrio en 15 años.

R. Bueno, hay que tener en cuenta las diferencias entre la sanidad pública y privada. La privada tiene una oferta creciente, particularmente para procedimientos estéticos, pero creemos que en la sanidad pública debería haber más, sería lo deseable para la salud de la población. Efectivamente hay un déficit de dermatólogos, pero se está compensando. Cuando yo entré hace cuatro años en la comisión de la especialidad, formábamos alrededor de 70 MIR cada año, y en la última convocatoria hemos ofertado 96 plazas. Casi un centenar de dermatólogos al año es un ritmo de crecimiento alto, aunque lo deseable es que todos tuvieran un posible empleo en la pública.

“El nuevo programa de posgrado será una puesta al día en todos los aspectos; ampliaremos la formación en estética y cirugía”

P. Volviendo a los recursos, ¿la dotación en medios tecnológicos es adecuada?

R. La tecnología en Dermatología afortunadamente no es tan cara como puede ser para Cardiología, por ejemplo. Pero hay herramientas diagnósticas y de tratamiento que no están al alcance de todos los servicios, tampoco en hospitales de referencia, por ejemplo, el láser o la fototerapia con luz ultravioleta, dermatoscopia digital, etc. Así que más dermatólogos y mejorar la dotación tecnológica serían básicamente nuestras peticiones más importantes para la Administración.

P. Recientemente ha surgido una polémica por un estudio de la OCU sobre cremas solares infantiles que pedía la retirada de dos productos alegando que daban menos protección de la que ponía en el etiquetado. ¿Qué opina la academia? ¿Los controles son adecuados?

R. No podemos valorar el estudio de la OCU porque no se ha hecho público. Los procedimientos para valorar los factores de protección están estandarizados: en la protección frente a infarrojos, resistencia al agua, si son factor 50 ó 50+… todo eso tiene una normativa. Lo único que no se suele especificar es si los fotoprotectores son físicos o químicos, lo que es relevante en algunos casos de personas que tengan intolerancia a unos u a otros, aunque eso se puede ver en la composición. Pero la mayor parte de quemaduras que vemos en consulta no son por escoger un fotoprotector inadecuado, sino por no aplicarlo correctamente. Por eso aconsejamos a la población el uso de un factor de protección más alta para compensar; la diferencia entre un factor 30 y un 50 no es tan importante si el producto se aplica de forma correcta.

“Estamos estudiando cómo difundir nuestra oferta de formación ‘on line’ a otros países de la mano de otras sociedades”

P. Lleva 5 años como presidente de la AEDV. ¿Qué proyectos tiene en marcha la sociedad?

R. Nos hemos ocupado de reforzar la relación con otras especialidades e instituciones y mejorar la formación. Por ejemplo, tenemos una gran oferta de cursos on line y estamos estudiando la posibilidad de difundirla a otros países con la colaboración de otras sociedades. En el ámbito de la investigación, la academia tiene una unidad independiente de mucha importancia porque por una parte colabora con los estudios que se realizan en nuestro país y por otra parte tiene sus propias investigaciones en áreas o patologías que tienen importancia para la población pero puedan estar descuidados; por ejemplo, los efectos adversos de los medicamentos sistémicos. Tenemos la Fundación Piel Sana y también varias campañas como la del Euromelanoma o en la formación de hábitos saludables, sobre todo en protección solar, con niños y deportistas. Además, ofrecemos apoyo a los médicos que colaboran en proyectos de cooperación tanto nacionales como internacionales. Por ejemplo, hemos desarrollado la aplicación móvil Dermassistance, con la que los cooperantes pueden pedir teleconsultas con dermatólogos españoles de forma gratuita.

Más de 600.000 consultas al mes

Según la AEDV, cada mes acuden a la consulta del dermatólogo más de 600.000 pacientes en toda España, lo que supone que cada dermatólogo atiende a 28 pacientes al día de media. De ahí que la sociedad demande más recursos, perfeccionar los protocolos de derivación y potenciar la teleconsulta, cuya utilización ha ido creciendo pero aún no está presente en toda España, para poder dedicar una atención de calidad, especialmente en las patologías de riesgo o las que merman la calidad de vida del paciente. Según el estudio Diaderm, basado en los datos de más de 2.000 consultas dermatológicas, un 22% de las consultas fueron dadas de alta en la primera visita y un 31,6% eran lesiones quísticas o tumorales benignas.

The post “El dermatólogo es coste-efectivo para el SNS” appeared first on Diariomedico.com.