El doble circuito en Urgencias deberá mantenerse en la ‘nueva normalidad’

Profesión
Rosalía Sierra
Diferenciando a pacientes Covid-19
Profesionales en el hospital con una camilla.
El cribado en Urgencias deberá diferenciar Covid positivos y negativos.

En la vuelta a la normalidad, los servicios de urgencias de los hospitales deberán contar con dos circuitos diferenciados: la atención a la patología respiratoria y la atención al resto de patologías, lo que conllevará la necesidad de más recursos humanos y su reestructuración.

Respecto a las lecciones aprendidas en la gestión de la crisis sanitaria por la Covid-19, será fundamental ante otras posibles crisis reforzar la red de seguimiento epidemiológico; que los políticos cuenten con profesionales de diferentes perfiles, tanto clínicos como de la gestión sanitaria para la toma de decisiones; contar con un plan de gestión de crisis; la labor de los equipos en el ámbito de la meso y microgestión, y que, siendo imposible tener un sistema sanitario dedicado en su totalidad a atender posibles emergencias, es fundamental contar con una estructura sanitaria fortalecida, con profesionales con recorrido y, en este caso concreto, contar con una especialidad en Medicina de Urgencias y Emergencias

Así lo han puesto de manifiesto los expertos de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) participantes en el segundo webminar del ciclo que la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Asociación Portuguesa de Administradores Hospitalarios (APAH) están llevando a cabo con el objetivo de evaluar el impacto de la Covid-19 en diferentes niveles de la atención sanitaria; compartir conocimiento, aprendizaje y buenas prácticas; promover sinergias y coordinar esfuerzos, y garantizar soluciones para la continuidad de atención. 

Punto de entrada

“Desde el punto de vista de la gestión de la pandemia, la Medicina de Urgencias y Emergencias ha constituido y constituye uno de los pilares fundamentales en el abordaje y carga de trabajo en primera línea frente a este virus”, explica Domingo del Cacho, gerente del Hospital Universitario Severo Ochoa, presidente de la Agrupación Territorial de Sedisa en Madrid y uno de los moderadores del encuentro.

“Como punto de entrada de los potenciales pacientes en los centros, la detección y orientación desde el Servicio de Urgencias ha sido y es más que fundamental, con procedimientos que han ido cambiando de forma rápida y de un día para otro. Diagnóstico, hospitalización, traslado a la hospitalización, valoración de la gravedad e ingreso en UCI son solo algunas de las cuestiones clave que estos profesionales han gestionado, con equipos inter y multidisciplinares”. 

Tras la gestión de la fase aguda, los médicos de urgencias están jugando un papel fundamental también en la vuelta a la normalidad asistencial. En palabras de Pascual Piñera, jefe del Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario Reina Sofía, de Murcia, y vicepresidente segundo de Semes, “junto al mantenimiento en los servicios de Urgencias del doble circuito de atención a pacientes Covid-19 y resto de pacientes, con lo que esto puede suponer a nivel de recursos humanos, los hospitales deberán trabajar de forma diferente, para garantizar el espacio de seguridad para evitar contagios entre los pacientes, espaciando citaciones y ampliando para ello las consultas a horarios de tarde, reforzando la telemedicina, etc.”. 

Experiencias 

Durante el webminar se han presentado las experiencias de gestión de la crisis desde el punto de vista de las Urgencias del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, de Galicia y del Centro Hospitalar e Universitário Sao Joao, de Oporto, Portugal. 

De su experiencia, Juan Jorge González Armengol, jefe de la Unidad de Urgencias del Clínico San Carlos y presidente de Semes, destaca “la importancia del criterio clínico, y no solo epidemiológico, para establecer tanto el procedimiento de actuación asistencial en general, como, en concreto, los circuitos de ingreso asistencial desde el servicio de Urgencias”. 

En el ámbito nacional, este experto defiende “la necesidad de contar con un plan de emergencias de origen biológico, con asignación de presupuesto y acciones coordinadas regulatorias para todo el país”, algo en lo que ha hecho hincapié también Tato Vázquez Lima, coordinador de Urgencias en Hospital do Salnés, de Vigo, vicepresidente primero de Semes y miembro del Comité Asesor de la Pandemia Covid-19 de la Xunta de Galicia. 

“Una catástrofe sanitaria de origen biológico tiene cuatro fases según los siguientes indicadores: incremento de llamadas al 061 y los porcentajes de entrada urgencias, de ocupación hospitalaria y de la ocupación de camas en UCI”, explica Vázquez Lima. 

Semes defiende que el doble circuito en Urgencias -cribando a los pacientes con Covid- deberá mantenerse, lo que requiere una reestructuración y ampliación de los recursos. coronavirus Off Redacción Profesión Off