El oncólogo José Baselga es investigado por irregularidades en la publicación de ensayos

El oncólogo José Baselga, director médico del Centro del Cáncer Memorial Sloan Kettering, en Nueva York, podría haber omitido el conflicto de interés con respecto a ciertas compañías farmacéuticas en varios ensayos clínicos publicados, según revelan dos periodistas del periódico The New York Times y la web de noticias ProPublica.

El artículo señala específicamente que Baselga “no siguió las normas sobre divulgación financiera establecidas por la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AACR) cuando él era su presidente. También omitió los pagos que recibió de compañías relacionadas con la investigación del cáncer en estudios publicados en la revista de esta sociedad, Cancer Discovery. Además, ha sido uno de los dos directores de esa revista”.

Siempre según estas fuentes, el oncólogo aportó una interpretación positiva de los resultados de dos ensayos financiados por Roche que otros científicos consideraron “decepcionantes”, sin especificar supotencial interés económico en la compañía, más allá de su papel como investigador. Desde 2014, recibió más de tres millones de dólares de Roche en concepto de asesoría y por inversiones financiaras. En concreto, el artículo alude a que en 2014 Roche adquirió Seragon, una compañía de investigación del cáncer en la que Baselga tenía una participación por la que recibió más de tres millones de dólares en 2014 y 2015.

Asimismo, omitió su vínculo económico con otras compañías en docenas de ensayos desde 2013, algunos de los cuales se publicaron en revistas como The Lancet o The New England Journal of Medicine. Esta última ha anunciado, a raíz de la información que acaba de salir a la luz, que planea revisar sus vínculos con la industria en los estudios publicados. Igualmente, AACR ha anunciado que comenzará una “amplia revisión” sobre las declaraciones de conflicto de interés de Baselga. La Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO) también tiene intención de realizar una auditoría interna.

Baselga ha manifestado que las omisiones de divulgación fueron involuntarias. Ha afirmado que gran parte de su trabajo en la industria era públicamente conocido. “Reconozco que ha habido inconsistencias, pero eso es lo que es. No es que no me dé cuenta de la importancia”. También ha recordado que no tuvo nada que ver en la adquisición de Seragon y que rompió su vínculo con Roche al entrar a formar parte del comité asesor de Bristol-Myers, en marzo.

El director gerente del Centro del Cáncer Memorial Sloan Kettering, Craig B. Thompson, ha enviado un email a todo el personal del centro donde enfatiza la importancia de referir las conexiones financieras con la industria farmacéutica.

La declaración de conflicto de intereses en los ensayos está regulada por códigos de buena práctica que apelan a la honradez de los investigadores.  Las revistas científicas piden a los autores que lo indiquen, pero no están legalmente obligados a hacerlo.

Lo cierto es que no es una práctica a la que los científicos se adhieran siempre. Un estudio reciente en JAMA Oncology concluye que un tercio de los investigadores que publican en el área del cáncer no reflejan todas las ayudas económicas que reciben.

The post El oncólogo José Baselga es investigado por irregularidades en la publicación de ensayos appeared first on Diariomedico.com.