El orden de los adjetivos en inglés

Fernando Navarro
Fernando Navarro
¡Qué difícil es el inglés!
adjectives
No es nada fácil colocar los adjetivos ingleses en el orden correcto.

¿Sabían que en inglés los adjetivos deben seguir un orden muy estricto? A quienes hablamos español nos cuesta entenderlo, porque en nuestra lengua el orden de los adjetivos es libre: igual puedo decir «una blanca y pequeña paloma francesa» que «una paloma francesa pequeña y blanca».

De ahí que, en cuanto intentamos hilvanar tres o más adjetivos seguidos en inglés (no sé, pongamos por caso *that’s a British old black cutting iron tool*), cualquier hablante nativo se monde de risa o nos mire perplejo por esa extraña forma de hablar «en extranjero»; hasta un niño pequeño sabe que lo correcto es that’s an old black British iron cutting tool. Pero ¿por qué?

En primer lugar deben ir siempre los predeterminantes (quite, rather, such, what), los determinantes (a, every, my, other, the, those) y los numerales (eleventh, second, ten, thirty). A continuación, los adjetivos que sean subjetivos, valorativos o de opinión (awful, beautiful, cute, delicious, expensive, funny, good, lovely). Luego, ya dentro de los adjetivos calificativos de carácter objetivo, vienen primero los de tamaño (big, small, huge, tall, tiny) y después, por este orden, los de cualidad física (bright, thin, heavy, rough), los de forma (egg-shaped, round, square), los de estado o condición (broken, clean, dirty), los de edad (ancient, new, old, young), los de color (black-haired, colourful, reddish, white, yellowish), los de estampado (dotted, spotted, striped), los de origen geográfico o étnico (American, Japanese, Jewish, Mediterranean, Nordic), los de material (ceramic, plastic, wooden), los de tipo (general-purpose, three-sided, Y‑shaped) y los de finalidad (clothing, drawing, fishing, sleeping, stop). Y al final del todo, claro, el sustantivo.

Solo hay que aprenderse esas dieciséis categorías en su orden y ya está uno en condiciones de expresar, en perfecto inglés (creo), que quiere regalar a Harry Potter a second expensive little cylindrical broken old white English wooden magic wand. Y todavía habrá quien siga proclamando que el inglés es una lengua sencilla. Sencilla, sí…, para los que la mamaron o la aprendieron de bebés.

Fernando A. Navarro

En inglés, los adjetivos deben seguir por fuerza un orden muy estricto; no es nada fácil de entender para quienes hablamos español, pues en nuestra lengua el orden de los adjetivos es libre. Off Fernando A. Navarro Off