El Sergas mira a Portugal ante el rechazo al nuevo contrato de sustitución

El Servicio Gallego de Salud (Sergas) lleva meses tratando de apagar el fuego desatado en la Atención Primaria (AP) de Galicia. Una de las medidas estrella que está implementando es el nuevo contrato para vínculos temporales destinado a médicos de Familia y pediatras de AP.

Logró el respaldo de algunas organizaciones sindicales, entre ellos la coalición de sindicatos médicos CESM-Omega, y los colegios médicos, aunque con algunas pegas, lo han valorado como un paso adelante, frente a la contundente crítica que realizaron a otra de las soluciones propuestas: el plan para reorganizar la primaria que el Sergas no duda en concebir como “un nuevo modelo”.

Sin embargo, los principales afectados por la nueva modalidad contractual, los médicos eventuales actualmente en las listas de contratación, mayoritariamente lo rechazan, lo califican de “contrato trampa” y se están negando a firmar.

A tenor de los datos que baraja Precarias por la Atención Primaria, el colectivo en el que se han agrupado estos profesionales, sólo 10 ó 12 médicos en esta situación han aceptado el contrato, una cifra muy baja si tenemos en cuenta, por ejemplo, que sólo en el área sanitaria de Vigo hay 200 galenos en las listas de contratación. El Sergas ha confirmado que de momento son 10 los contratos firmados.

Términos del contrato

Así las cosas, la Administración gallega ha decidido mirar a Portugal para atraer profesionales sanitarios de estas dos categorías, estrategia que ha confirmado el Sergas debido a “la necesidad de paliar el déficit de profesionales”. Hasta el momento, se han puesto en contacto con la Xunta de Galicia diez médicos portugueses interesados.

Ante esta maniobra, Precarias por la Atención Primaria ha hecho su movimiento de ficha, a través de un comunicado público, ha conminado a sus colegas del país vecino a que “no se dejen seducir por los cantos de sirena de la Xunta de Galicia” y a ponerse en contacto con este colectivo para recibir más información.

En el comunicado explica los términos del nuevo contrato, destacando precisamente los aspectos que han venido criticando desde que se conoció su contenido. Destaca que no se contempla la libranza tras las guardias, lo que puede dar lugar a jornadas de hasta 31 horas seguidas: “En el caso de la necesidad de hacer una guardia de 24h, habrá que enlazar con la consulta de la mañana siguiente”.

Aunque el contrato establece una media de dos guardias al mes, Precarias matiza que no se define un número máximo ni la antelación de las mismas. Añade que las guardias carecen del complemento salarial de nocturnidad y festividad que tienen otros profesionales médicos pese a ser de carácter obligatorio. Asegura que, aunque el anuncio ofrece un salario bruto anual de 61.500 euros, el salario neto no pasará de los 40.000-45.000 euros anuales. Y recuerda otras críticas, como que los servicios se extienden a dos o más centros del mismo distrito sanitario pero sin definir un máximo de centros, o que no se conocerá con antelación el 40 por ciento de la cartelera del mes.

Eduardo Díaz, médico eventual de Pontevedra, denuncia que a los médicos de Portugal se les pide “un bajo nivel de exigencia”, discriminando también a los otros galenos portugueses que llevan años trabajando en Galicia, ya que no se está demandando un nivel del idioma gallego ni la especialidad, lo que choca con lo sucedido recientemente con una denuncia realizada por CESM Galicia, que abocó al Sergas a poner fin a algunos contratos.

Mayor estabilidad laboral

Por su parte, el Sergas sigue defendiendo la nueva modalidad contractual como una manera de dar mayor estabilidad laboral. Recuerda que se produce una equiparación de derechos, como vacaciones, permisos, descanso, jornada, etc., e igualdad de retribuciones, incluyendo el complemento de productividad fijo y variable.

Insiste en que se establece un máximo de guardias en el PAC de referencia y que cada contrato de trabajo que se asigne especificará el centro o centros de salud acordados, siempre dentro del límite máximo de la zona en la que están incluidos; en este sentido, señala que la limitación territorial está perfectamente definida y se realizó teniendo en cuenta criterios geográficos y otros aspectos como la población asignada, los cuadros de personal y las necesidades asistenciales de cada zona.

Cabe recordar que este contrato tiene una duración mínima de un año y máxima de tres y busca atraer no sólo a los profesionales que están en las listas de contratación, sino también a los MIR que terminarán su período de formación el próximo mes de mayo. Asimismo, el documento oficial del contrato deja la puerta abierta a la creación de plazas estructurales de estas características en los próximos años.

The post El Sergas mira a Portugal ante el rechazo al nuevo contrato de sustitución appeared first on Diariomedico.com.