El Sermas busca homogeneizar las condiciones laborales en el sistema de trasplantes

El Servicio Madrileño de Salud (Sermas) ha debatido con los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad (la primera reunión tras las elecciones sindicales) una resolución que tiene por objetivo armonizar las condiciones laborales de los profesionales que participan en el sistema de trasplantes.

No obstante, los sindicatos han rechazado este primer borrador. Una de las críticas es que el Sermas no les habría facilitado datos sobre las condiciones actuales que, según Amyts y CCOO, son opacas y, según su conocimiento, muy variables en función del centro, servicio, intervención, etc.

La norma regula aspectos como el equipo mínimo que tiene que estar disponible para cada trasplante, los requisitos para formar parte de estos y la retribución por acto asistencial. También se establecen qué centros estarían autorizados para cada proceso: detección de donantes, extractores y trasplantadores. Según los programas existentes en los centros, estos tendrían una partida cerrada para retribuir de forma general la disponibilidad de los integrantes del equipo.

Por ejemplo, para un trasplante hepático se necesitarían 4 médicos, 2 enfermeras, 1 técnico especialista y 1 TCAE. En cuanto a las retribuciones, por el trasplante renal un facultativo cobraría 500 euros; la enfermera, 250; un técnico 203 y un TCAE, 150. Por un trasplante intestinal multivisceral, que según fuentes sindicales sería un proceso de máxima complejidad, el médico cobraría 1.750 euros; la enfermera, 880, un técnico, 648 euros y un TCAE, 520. Las retribuciones se habrían establecido haciendo una media entre centros, según fuentes sindicales.

Falta de datos

“El primer problema para empezar es que se nos plantea esto como algo que corre prisa, cuando temas que son más importantes se aplazan indefinidamente”, critica Julián Ezquerra, secretario de Amyts. El otro problema es que “no tenemos conocimiento detallado sobre las condiciones actuales: quiénes forman parte de los equipos, qué se paga, las condiciones… y quieren que avalemos esta regulación sin saber si esto es mejor o peor“.

El portavoz del sindicato médico recuerda que otras cuestiones, como los pactos de gestión para reducir la lista de espera, el Sermas ha defendido siempre que forman parte de su potestad de autoorganización a pesar de que repercuta en condiciones laborales, y “ahora se supone que con Ley de Profesionalización de la Gestión no tienen que negociarlo, mientras que este tema sí se lleva a la mesa”.

Por otra parte, critica que no se contemple a los MIR dentro de esa norma, “cuando se sabe que los residentes participan en este tipo de intervenciones”, si bien reconoce que los centros donde se les paga (una cantidad simbólica además) son excepcionales.

Brecha retributiva

Mariano Martín, Coordinador de Acción Sindical y Empleo de Sanidad de CCOO Madrid, recuerda que hay un grupo de trabajo desde hace dos años dedicado al estudio de las condiciones de las guardias localizadas, participación en programas especiales, etc., que, según él , “sólo se ha reunido una vez”.

Martín critica que, en cuanto a la participación, aunque supuestamente sea voluntaria, en la práctica, no está claro por qué unos profesionales participan y otros no, ni en qué condiciones se cobran las guardias de alerta.

Otra de las críticas del sindicato es que la brecha de retribuciones entre categorías profesionales que consta en cada una de las intervenciones es mayor que en el sueldo medio. “Según la orden de retribuciones, el sueldo de un médico es 1,7 veces mayor que el de una enfermera, mientras que aquí serían 3,8 veces más alto”, apunta Martín.

CCOO también pide que se tenga en cuenta al personal de gestión y servicios y celadores que está en los centros cuanto se realiza la actividad de los trasplantes, aspecto que el Sermas no había tenido en cuenta al considerar que entra dentro de su jornada laboral.

The post El Sermas busca homogeneizar las condiciones laborales en el sistema de trasplantes appeared first on Diariomedico.com.