El tratamiento multidisciplinario eleva la supervivencia en cáncer colorrectal avanzado

El cáncer colorrectal (CCR) es el tipo de cáncer más frecuente en España y la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo. La mayor parte de los enfermos llegan a curarse mediante cirugía, pero el 20-30% desarrollarán metástasis, localizadas mayormente en el hígado (el 70%, aproximadamente), los pulmones (20%) y el peritoneo (10%). Hasta hace unos años estas personas tenían una esperanza de vida corta, pero la aplicación de diversos tratamientos desde un enfoque multidisciplinar ha cambiado el pronóstico de muchas de ellas.

“Hoy conseguimos una tasa de supervivencia a los cinco años del 40%, gracias a la combinación de la cirugía, con técnicas muy complejas para la resección o extirpación de estas lesiones, y de tratamientos que incluyen diversos regímenes de quimioterapia, sistémica e intraarterial, terapias dirigidas con anticuerpos monoclonales y técnicas locales, de ablación por microondas o radiofrecuencia”, explica Lluís Cirera, jefe de servicio de Oncología del Hospital Universitario Mútua Terrassa. Este experto valora como “espectacular” el avance en los últimos cinco años, “porque debemos tener presente que antes la esperanza de vida media era de unos dos años, mientras que en la actualidad prácticamente la mitad de los pacientes sobreviven a los cinco años, y el resto, entre tres y cuatro años”.

Trasplante hepático, QT intraarterial

Cirera preside estos días en Barcelona el VII Workshop Internacional en el Tratamiento de Metástasis Hepáticas, Pulmonares y Peritoneales del Cáncer Colorrectal, donde se ha debatido y actualizado en torno a la efectividad y seguridad de las distintas aproximaciones terapéuticas para los pacientes con enfermedad diseminada. Uno de los temas destacados es la probable indicación del trasplante hepático en pacientes con metástasis irresecables y que no responden bien a la quimioterapia (QT). Una indicación muy debatida, dados los pobres resultados obtenidos con anterioridad debido a la alta tasa de recidivas. No obstante, en los últimos años esta opción ha resurgido con fuerza, siempre en el contexto de una rigurosa selección de pacientes. En la reunión, René Adam, cirujano del Hospital Paul-Brousse de París y experto en este campo, expone los datos de un estudio multicéntrico europeo que coordina, que cuenta con el precedente de un trabajo escandinavo “en el que la supervivencia a cinco años alcanzó el 60%”, apunta Cirera.

También en metástasis hepáticas, destaca la participación de Nancy Kemeny, oncóloga del Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York y una de las impulsoras -hace ya cerca de dos décadas- de la QT intraarterial hepática. Con la infusión de la QT directamente en la arteria hepática “se consigue que la concentración de la medicación en el hígado sea hasta 400 veces más elevada que con QT sistémica, lo que se traduce en una mejora marcada de su efectividad”, remarca Cirera. Kemeny muestra en la reunión los resultados de distintas estrategias con floxuridina, un antineoplásico (no comercializado en España) con un perfil farmacocinético singular y que logra reducir a la mitad las recaídas hepáticas.

HIFU, HIPEC e inmunoterapia

Una alternativa emergente a las terapias habituales en tumores sólidos es el ultrasonido focalizado de alta intensidad (HIFU, por sus siglas en inglés), un método no invasivo de ablación térmica que provoca la muerte celular en estas lesiones. En la reunión, Lian Zhang, ingeniero biomédico de la Universidad de Chongking (China), explica los principios de esta técnica y su indicación en metástasis hepáticas y peritoneales. Aunque por el momento su aplicación es menor que en otro tipo de tumores, como los de próstata, “ofrece un control en torno al 30%” y la ventaja evidente de un perfil de efectos secundarios muy favorable respecto a la cirugía.

En el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal suscita muchas esperanzas el empleo de quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (Hipec), aplicada directamente en toda la cavidad peritoneal durante la cirugía. En el workshop participa Olivier Glehen, cirujano oncológico del Centro Hospitalario Universitario de Lyon y uno de los autores del estudio Prodige, que ha comparado en más de 265 pacientes con CCR en estadio IV sometidos a cirugía y QT sistémica la adición o no de Hipec. En el primer estudio aleatorizado que evalúa esta agregación, las medianas de tiempo de supervivencia y hasta recidiva fueron similares en ambos grupos, mientras que la tasa de efectos secundarios fue superior en el grupo con Hipec.

En el congreso también se debaten los avances de la inmunoterapia en tumores metastásicos, “un tratamiento que está funcionando en el 5% de los pacientes con CCR, los que presentan tumores con una alteración genética específica, la inestabilidad de microsatélites, pero ahora se ha visto que también podrían beneficiarse de esta terapia el resto de pacientes”, apunta Cirera. Este es el tema de exposición de Guillem Argilés, oncólogo médico e investigador del Grupo de Tumores Gastrointestinales del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, que presenta los ensayos en fases iniciales de inmunoterapias en tumores metastásicos con estabilidad de microsatélites (MSS).

A un nivel general, como retos pendientes en el tratamiento de estas metástasis, Lluís Cirera considera que es preciso “mejorar todavía más los resultados con los tratamientos actuales, tanto quirúrgicos como médicos, desarrollar un mayor número de terapias dirigidas con anticuerpos monoclonales avanzados y profundizar en el potencial de la inmunoterapia para estos pacientes”.

The post El tratamiento multidisciplinario eleva la supervivencia en cáncer colorrectal avanzado appeared first on Diariomedico.com.