Enfermería de Salud Mental: “El problema no es la falta de profesionales, sino su nefasta distribución autonómica”

Enfermería de la Salud Mental
aliciaserrano
Consideración autonómica dispar

En estas circunstancias de pandemia están aflorando o empeorando algunos problemas de salud mental debido a la inseguridad ante la evolución del coronavirus en los próximos meses, el confinamiento al que la población está obligada -siendo especialmente dañino en algunas patologías como el autismo- y la dificultad para la resolución del duelo en los allegados de tantas personas fallecidas.

Ante esta situación, es muy importante la aportación en cuidados de las enfermeras especialistas en Salud Mental. ¿Hay suficientes profesionales en este ámbito?

Lo cierto es que España se sitúa a la cola de los países de la Unión Europea en cuanto al ratio de enfermeros por cada 1.000 habitantes, con 5,3 profesionales por 1.000 habitantes, frente a la media europea de 8,8. En enfermería de Salud Mental, sin embargo, el problema no es tanto la falta de estos profesionales, “sino su nefasta distribución en los lugares de trabajo de las distintas comunidades autónomas”, explica Francisco Megías Lizancos, presidente de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (Aeesme).

Añade que en España se vienen formando enfermeras especialistas en Salud Mental desde hace más de 20 años, pero que no todas las autonomías han creado la categoría y han tipificados los puestos de trabajo en sus servicios de salud.

“En este momento en nuestro país contamos con cerca de 8.000 enfermeras especialistas en Salud Mental, pero no todas las autonomías han creado dicha categoría, algunas de las que la han creado no han tipificado los puestos de trabajo y otras no tienen bolsa especifica de enfermeras especialistas. La consecuencia es que profesionales en Salud Mental altamente formados terminan trabajando en servicios generales de urgencias, servicios de Pediatría, etc”, lamenta Megías Lizancos.

Recuerda, no obstante, que cada autonomía va por libre. Así, a pesar de que Asturias y Cataluña tienen contratadas suficientes enfermeras especialistas en Salud Mental, no han movido ficha para crear la categoría correspondiente.

Andalucía, por ejemplo, ha tardado 18 años en crear la categoría. “Su caso es muy singular, ya que después de crearla han decidido que no todas la enfermeras en los servicios de hospitalización -donde los enfermos necesitan cuidados muy cualificados dada la evolución de su enfermedad- sean especialistas. Esto lo consideramos un grave error”.

Apoyo a enfermería comunitaria

¿Qué está aportando enfermería de salud mental a la gestión de esta pandemia?

Desde los centros de salud mental comunitarios estos especialistas tienen, según Megías Lizancos, una función importante: apoyar a las enfermeras comunitarias en los centros de atención primaria.

“Sobre todo en aquellas actividades de cuidados que en general tengan necesidad de profundizar en aspectos psicosociales de los mismos; y trabajando conjuntamente para atender a personas diagnosticadas de problemas de salud mental, resaltando en este apartado los cuidados a enfermos crónicos. También hemos de señalar la importancia del apoyo que la enfermera especialista puede prestar a los profesionales de atención primaria desbordados por la pandemia”, dice.

El desarrollo de esta forma de trabajo, sin embargo, se dificulta en estos momentos por dos cuestiones. “Por un lado, se han desmantelado algunos servicios de Salud Mental para incorporar a estos profesionales a los servicios hospitalarios; y por el otro, el empeño de algunas autonomías en cerrar los centros de salud, según dicen mientras dure la crisis del coronavirus. Algunos nos tememos que sea una coartada para cerrarlos definitivamente, porque nunca han creído en un modelo comunitario de salud y han trabajado con el modelo biomédico que menosprecia los cuidados integrales y la participación comunitaria”, asegura el presidente de Aeesme.

En estos momentos, Megías Lizancos indica que la relación de la Aeesme con los distintos servicios del Ministerio de Sanidad es fluida. Con las consejerías de Sanidad de las distintas autonomías, sin embargo, hay un poco de todo.

“En unos casos hay una buena acogida y se han puesto en marcha comisiones de trabajo, como es el caso de Baleares, Asturias, Galicia y Extremadura. En otros la relación se dificulta porque las opiniones y propuestas de las enfermeras especialistas en Salud Mental son incómodas para el desarrollo de algunos programas de cuidados o propuestas de atención”.

Ante la Covid-19

Destaca que las enfermeras ante la Covid-19 están trabajando intensamente con resultas de cansancio, estrés y duelo.

“En esta situación las especialistas en Salud Mental son un buen recurso de apoyo para los profesionales, las familias y la población temerosa ante la pandemia”.

Megías también recuerda que en estas semanas se ha reclamado material de protección adecuado y suficiente para todos los profesionales, ya que tienen derecho a que se proteja su salud.

“También hay aspectos de los cuidados del ámbito psicológico, familiar y social, que son las enfermeras -como profesionales más cercanos al enfermo y a las personas en general- las que pueden intervenir en mejorar la calidad de la atención con el uso de la palabra, el consejo cercano, ejerciendo de vínculo directo con los familiares y el apoyo antes de morir”, concluye.

En España hay unas 8.000 enfermeras especialistas en Salud Mental, pero no todas las autonomías han creado la categoría o tipificado los puestos de trabajo, explica Francisco Megías, presidente de Aeesme. coronavirus Off Alicia Serrano Profesión Off