Enfermería juega un rol fundamental de control y coordinación en el ámbito de la insuficiencia cardíaca

Profesión
aliciaserrano
Ainhoa Larumbe, enfermera responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Departamento de Salud de Denia.
Ainhoa Larumbe, enfermera responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Departamento de Salud de Denia.

La insuficiencia cardíaca (IC) es la única patología cardiovascular que sigue en aumento y llena nuestros hospitales de ingresos (supone el 4-5% del total en Europa y Estados Unidos).

Se trata  de enfermos complejos y, por ello, la adecuación y homogeneización de cuidados en todos los niveles asistenciales resulta clave para mejorar el pronóstico y la calidad de vida.

Enfermería, un papel coste-efectivo

En todo este proceso el papel de Enfermería resulta necesario y coste-efectivo, según se puso de manifiesto en la IV Jornada de Enfermería de Unidades de IC de la Comunidad Valenciana, que se celebró antes de la pandemia en el Hospital de Denia Marina Salud (Alicante) y que acogió a más de 80 profesionales.

Según Ainhoa Larumbe, enfermera responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Departamento de Salud de Denia, "las principales aportaciones son la educación para conseguir mejorar el autocuidado del paciente, la detección y manejo de las descompensaciones y la coordinación tanto de los distintos niveles asistenciales (atención primaria y hospital) como con el resto de componentes del equipo multidisciplinar”.

Se reducen los ingresos y la mortalidad

Gracias a este abordaje conjunto, llegan los resultados: “Está demostrado que en aquellos hospitales donde existe una unidad de IC se reducen los ingresos y la mortalidad”, señalando que en el caso concreto de su centro, “entre 2015 -año previo a la implantación de la unidad- y 2019,  hemos reducido la mortalidad por IC un 46,9 por ciento y la tasa de reingreso por IC un 23,8 por ciento”. 

A nivel asistencial, explica Larumbe, su hospital es pionero en el uso de la ecografía pulmonar por parte de enfermería especializada en IC, para la detección de la congestión, muchas veces subclínica, habiéndolo incluido en una práctica protocolarizada en las consultas de IC. "Ello permite una detección precoz de posibles descompensaciones, evitando ingresos hospitalarios”.

Además, el uso de terapia diurética intensiva a medio plazo con bombas subcutáneas e infusores permite vencer la resistencia diurética que tienen muchos de estos pacientes, “siendo monitorizados desde la consulta presencial o no presencial de enfermería”. Por otra parte, a nivel docente, es clave el compromiso con la formación con enfermería de atención primaria a través de cursos y rotaciones en la unidad.

Evolución

En opinión de Larumbe, la evolución a medio-largo plazo se dirige a “dar el paso de unidades a áreas de IC”. 

Los pacientes con IC son pacientes de enorme complejidad que se mueven a lo largo y ancho de todo el sistema sanitario y de cada departamento de salud y “es clave que todo el personal de la organización sepa cuál es su tarea y qué se debe de hacer con este tipo de pacientes”.

En esa coordinación del área de IC, la enfermería tiene el papel protagonista, “tanto la especializada en el hospital como las referentes en los centros de salud”. Para Larumbe, resulta “clave sumarnos a la innovación e investigación” y, a modo de ejemplo, señala que están trabajando en un proyecto para conocer la aplicabilidad del uso de distintos parámetros (clínicos, exploración física, analíticos y, por supuesto, ecográficos) “para valorar la congestión por parte enfermería y poder manejar la descompensación de nuestros los pacientes”.

Es un elemento clave en estas unidades por su labor directa con los pacientes y el papel aglutinador que ejerce entre los actores implicados en el proceso. coronavirus Off Enrique Mezquita Cardiología Off