“Es prioritario mejorar la atención temprana en el infarto”

Alrededor del 30% de los infartos que ocurren en España se producen en mujeres, quienes tienen el 22% de posibilidades de sufrir fibrilación auricular. Así lo asegura a DM Antonia Sambola, cardióloga del Hospital Universitario Vall d’Hebrón, de Barcelona, y miembro del Comité Ejecutivo del Acute Cardiac Care de la Sociedad Europea de Cardiología. “Los últimos datos sugieren que las mujeres con arritmias tienen dos veces más riesgo de desarrollar una fibrilación auricular. En cualquier caso, es complicado recopilar datos de incidencia porque muchas veces estas patologías no están detectadas”.

A su juicio, uno de los retos a los que se enfrenta la Cardiología en la salud femenina es la atención temprana: “Es prioritario mejorar la asistencia del infarto en relación al diagnóstico y tratamiento porque hemos visto que hay una mortalidad altísima entre las españolas”. Otro aspecto que Sambola cree que debe mejorar es la detección de la fibrilación auricular ya que, además, se trata de un problema muy ligado al ictus.

Para esta cardióloga, las nuevas tecnologías son una oportunidad para hacer más efectiva la coordinación entre atención primaria y las consultas de especializada. “Debería existir una comunicación más fluida, para lo que podemos aprovechar las ventajas que ofrece la telemedicina a través de herramientas como el teléfono, el correo electrónico y las aplicaciones móviles que permiten compartir información audiovisual de forma instantánea”, propone. En esta línea, se decanta por un sistema en el que se designe a una persona del Servicio de Cardiología que sea el contacto de referencia para los centros de salud más próximos. “Por otro lado, se deberían organizar charlas formativas periódicamente para actualizar conceptos, en las que los cardiólogos visiten los centros de atención primaria para que los médicos estén al día de los últimos avances sobre la enfermedad cardiovascular en la mujer; esto sería fundamental para mejorar el diagnóstico de este tipo de patologías”, subraya.

“Debería existir una comunicación más fluida con AP, y para ello debemos aprovechar la telemedicina”

En materia de prevención, esta especialista incide en la importancia de establecer hábitos de vida saludables a lo largo de todas las etapas de la vida. “Se ha comprobado que la ingesta de una cucharada de aceite de oliva virgen extra al día junto con el consumo de cuatro o cinco nueces reduce el riesgo cardiovascular tanto en hombres como en mujeres”, detalla y añade: “Hay estudios que ponen de manifiesto que la dieta mediterránea es un aval para prevenir el riesgo cardiovascular; eso sí, siempre que se lleve a cabo de forma correcta”. Con esta afirmación, insiste en que a veces se interpreta mal lo que es dieta mediterránea porque no se tienen en cuenta las cantidades ni el adecuado consumo de frutas, vegetales y pescado.

“Cuando hablamos de prevención, también debemos valorar que cada comunidad autónoma decide cómo invertir los recursos que tiene para sanidad, y maneja su presupuesto de acuerdo a sus prioridades”, destaca Sambola.
Considera en esta línea que la prevención cardiovascular tendría que ser una prioridad en la estrategia sanitaria. “Deberían incluir la prevención de la enfermedad cardiovascular en la mujer tanto en atención primaria como en hospitales, pero se trata de decisiones que toman los altos cargos, y a las que no podemos acceder”.

Grupo de trabajo

Sambola también pertenece al Grupo de Trabajo de Mujeres en Cardiología de la Sociedad Española de Cardiología, cuyos principales objetivos son: desarrollar la carrera profesional de las cardiólogas y mejorar la salud de la mujer. Dentro del área profesional, subraya que las cardiólogas están infrarrepresentadas: la mitad de los residentes que acceden a la especialidad son mujeres, pero luego no acceden a cargos directivos. “Según un trabajo que llevamos a cabo en este grupo y en el que encuestamos a 70 hospitales, sólo 8 mujeres eran jefas de Cardiología, lo que suponía el 11% del total”, recuerda. Este mismo proyecto determinó que sólo el 19% eran jefas clínicas y sólo un 4% eran profesores titulares de la especialidad. En la parte asistencial, el grupo de Mujeres en Cardiología está trabajando en cardiopatía isquémica, fibrilación auricular y, en breve, empezará con proyectos ligados a la insuficiencia cardiaca, dado que es una patología bastante prevalente entre la población femenina.

The post “Es prioritario mejorar la atención temprana en el infarto” appeared first on Diariomedico.com.