España tiene 32 métodos de trasladar al recién nacido

Transportar a un niño recién nacido de un hospital a otro no puede considerarse, en términos de calidad y seguridad, como cubrir la distancia entre el punto A y el B. De hecho, el traslado en sí mismo parecer tener un efecto negativo sobre la salud del paciente y hay que garantizar la continuidad en los cuidados. Así lo ha explicado a DM Itziar Marsinyach, del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, a propósito de los datos presentados en el XXVII Congreso de Neonatología y Medicina Perinatal, de la Sociedad Española de Neonatología (Seneo), celebrado en Madrid junto al VII Congreso de Enfermería Neonatal.

Los neonatos susceptibles de ser trasladados son aquéllos “pacientes en época neonatal hasta el mes de vida o las 44 semanas de edad gestacional corregida o posmenstrual, que necesiten trasladarse por motivos asistenciales -prematuridad, cirugía, cardiopatías congénitas…- o para aquéllos que tras un ingreso en un centro de mayor complejidad se les retorna al de origen”. Cada año se realizan 431 transportes en la Comunidad de Madrid y se estima que la cifra es de 2.753 en España.

El transporte neonatal debe cumplir unos mínimos: “El personal debe tener entrenamiento en neonatos y en transporte, así como el suficiente manejo diario de pacientes críticos para resolver las situaciones difíciles que puedan aparecer en el traslado. Deben estar apoyados por medios materiales de última generación para prestar la misma asistencia que se recibiría en un centro hospitalario de alta complejidad”.

Se estima que cada año se realizan en España unos 2.753 traslados de pacientes neonatales por razones asistenciales o que regresan a su centro

Sin embargo, no existe un protocolo o una suerte de guía clínica para el transporte neonatal, algo que tiene sentido puesto que cada uno de ellos debe responder a la geografía en la que se realiza, a los servicios, a los recursos disponibles y a otros factores. Eso no quita para que “en España existan 32 métodos de transportar al recién nacido”, ha dicho Raquel Jordán Lucas, del Hospital Universitario Valle de Hebrón, y coordinadora de la Comisión de Transporte Neonatal de la Seneo.

Traslado neonatal en España

El dato proviene de una encuesta nacional realizada para conocer las debilidades y fortalezas del traslado neonatal y planificar estrategias de mejora. “Se enviaron las encuestas -33 de las que 32 fueron respondidas- a los responsables del traslado neonatal en las diferentes áreas, regiones o CCAA”. En función de esos 32 modelos se pueden clasificar, según Jordán, dos tipos de traslados: los especializados, entendiendo que se realizan siempre de la misma forma, y el no especializado. En los primeros se ha observado que existe un transporte neonatal específico en Madrid, Cantabria, Alicante y Valencia, mientras que Baleares, Cataluña, Albacete y Castellón tendrían un traslado pediátrico específico mixto -neonatal y pediátrico-.

En el resto de España el traslado es asumido por los servicios de emergencias, aunque acompañado siempre por un neonatólogo en La Coruña yPontevedra. En Andalucía, Toledo, Asturias, Burgos y León, a los neonatos les acompaña un equipo de adultos especializado en casos complejos.

Según datos de la encuesta en el traslado neonatal se echa de menos un centro de coordinación, formación específica, especialización y registros

Según la encuesta, se echa en falta la existencia de un centro de coordinación, sólo presente en Baleares, Cataluña, Valencia, Alicante, Cantabria, Navarra, Canarias y Madrid. “Esta figura es de vital importancia porque regularía el traslado y aportaría objetividad en la toma de decisiones. Sería el encargado de buscar el hospital de destino adecuado para cada paciente y de que la comunicación de todos los actores se produjera de forma fluida y constante”.

Además, el 19% de los implicados no tiene formación en traslado neonatal específico y sólo en el 19% de los casos los interlocutores -personal sanitario, material y ambulancia- estaban en la misma localización, lo que afecta a los tiempos de traslado. No obstante, ”la falta de registros no permite hacer el análisis de la demora de los traslados realizados”. En cuanto a la documentación, el 42% de los equipos no deja registro de la actividad, el 45% de los traslados se hacen sin consentimiento informado y el 75% de los recién nacidos viajaron sin compañía familiar.

Medición de la calidad en traslado neonatal

El problema, según Marsinyach, es que no hay datos de cómo afectan esos traslados a los niños. “No tenemos complicaciones porque no las medimos. Por eso hay que medir los aspectos que ya sabemos que son fundamentales para el cuidado neonatal. Esta población de neonatos es lo suficientemente especial como para merecerse unos indicadores de transporte diseñados para ellos”.

Marsinyach forma parte de un grupo que ha plasmado en un trabajo 24 indicadores de calidad, entre ellos: tiempo de respuesta, tiempo de estabilización, ausencia de hipotermia o hipotensión inadvertida, que los padres acompañen siempre al niño, que no se traslade a pacientes con dolor, asegurar la seguridad en la ambulancia, evitar fallos o falta de material, que el paciente no empeore…

The post España tiene 32 métodos de trasladar al recién nacido appeared first on Diariomedico.com.