“Esta crisis nos tiene que ayudar a reflexionar sobre la necesidad de un modelo productivo más basado en la I+D”

Empresas
cristinareal
Martín Selles, presidente de Farmaindustria
Humberto Arnés y Martín Sellés, director general y presidente de Farmaindustria, respectivamente.
Humberto Arnés y Martín Sellés, director general y presidente de Farmaindustria, respectivamente.

“A veces da la sensación de que tenemos que enfrentarnos a una situación como la actual para darnos cuenta de que no íbamos por el camino más adecuado. Esta crisis nos tiene que ayudar a reflexionar sobre la necesidad de un modelo productivo más basado en la I+D, el conocimiento y la ciencia”, asegura Martín Sellés, presidente de Farmaindustria.

La organización considera que el Gobierno es sensible a esta necesidad “por nuestras conversaciones con el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien está convencido de que esa es la vía adecuada. Juntos, compañías y Administración, podremos recorrer el camino hacia ese modelo más basado en la I+D, del que tanto se ha hablado en los últimos años, pero del que se ha recorrido poco. Los países que consigan entender esto y pongan los medios para que sea así serán más competitivos, saldrán reforzados y podrán enfrentarse mejor a crisis venideras. El farmacéutico será, por tanto, un sector fundamental en la reactivación económica y social del país”. Esta industria se ha revelado como “estratégica y con capacidad de responder a las necesidades generadas en una crisis de salud como la actual”.

"Es, por tanto, un sector a proteger y potenciar en el futuro para que pueda mantener sus capacidades actuales de investigación y producción, e incluso de potenciarlas, como desde occidente se está viendo que sería necesario para aliviar la dependencia actual de productores asiáticos con costes más competitivos”, añade Humberto Arnés, director general de la patronal.

Ambos han participado en una reunión online con medios y han insistido en que las farmacéuticas innovadoras en España tienen capacidad y están dispuestas a absorber ese eventual incremento de producción, aunque para ello deben competir con filiales de otros países para atraer la inversión necesaria. “Eso requiere –comenta Arnés- un marco estable y una cierta capacidad de previsión, y que compañías y Administración trabajen juntas para que el mercado pueda abastecerse de los medicamentos adecuados y necesarios en todo momento, como se está logrando en esta crisis”.

Esfuerzo brutal, nunca visto hasta ahora

Como ya explicó Sellés a este periódico hace casi un mes, la colaboración entre compañías y con la Administración es absoluta. “Todos estamos comprometidos con lograr un tratamiento, y el tiempo, más que nunca, es oro” decía, y añade ahora que “el esfuerzo brutal en investigación clínica” que la industria está haciendo para el desarrollo de alternativas terapéuticas y vacunas frente a la Covid-19 “no se había visto nunca hasta ahora”, destacando, por ejemplo, los 53 ensayos clínicos con distintos medicamentos y 55 estudios observacionales en marcha en España, y en un ámbito internacional, los más de 80 proyectos para el desarrollo de una vacuna tanto en el ámbito público como entre distintas compañías farmacéuticas y en proyectos de colaboración público-privada.

Además, según recuerda Arnés, el sector ha comunicado oficialmente su decisión de que los medicamentos o vacunas frente Covid-19 que puedan resultar de esas investigaciones en marcha tendrán un acceso equitativo y un precio asequible –sin ánimo de lucro- en todo el mundo, para que en ningún lugar nadie se quede sin tratamiento por no poder pagarlo”. Se trata de un compromiso adquirido por la industria farmacéutica en su conjunto a través de su patronal internacional, Ifpma, en el marco de la alianza Access Accelerated, en la que participan también organizaciones como la OMS, las fundaciones Gavi y Bill & Melinda Gates y la Cruz Roja, entre otras.

Capacidad de producción a gran escala

Más que el precio, parece que un reto importante será poder producir a gran escala y de forma muy rápida “varios miles de millones de dosis de una eventual vacuna”, que será la solución que más tranquilidad generará en la población de cara a una vuelta a la normalidad. Sellés recuerda que esto no es fácil, aunque existen ya un puñado de multinacionales que tienen esa capacidad, y que llevan decenas de años trabajando en enfermedades infecciosas y vacunas.

“Por el know how que estas compañías han acumulado, creemos que tendrán éxito más pronto que tarde, y esperamos las primeras noticias para las próximas semanas”, comenta el presidente de la patronal española. A finales de 2020 o en el primer trimestre de 2021 podría haber una vacuna, y alguna de esas compañías con amplia experiencia en el sector a las que hace referencia Sellés “han anunciado que empezarán a hacer una producción anticipada a riesgo”, para que haya vacuna disponible de inmediato en el caso de que los resultados sean positivos, en lugar de poner en marcha la maquinaria de la producción después de obtener resultados.

Giro hacia las enfermedades infecciosas

Por último, el presidente de Farmaindustria ha comentado que la industria innovadora se ha volcado para buscar soluciones a esta pandemia, sin desatender, por supuesto, los ensayos que estaban en marcha en otras líneas de investigación. “No obstante, en el futuro sí habrá más compañías que empiecen a trabajar en el ámbito de las enfermedades infecciosas. El cáncer, la esquizofrenia o la diabetes son patologías muy importantes que afectan a gran parte de la sociedad, pero no son contagiosas, y ya estamos viendo que las que sí lo son pueden ocasionar un gran desastre en muy pocos meses. En el futuro, tendremos que estar mejor preparados para posibles nuevas pandemias y para hacer frente a ellas en un tiempo récord”, concluye.

Los portavoces de la patronal consideran que el farmacéutico será un sector fundamental en la reactivación económica y social del país. Off Cristina G. Real Empresas Empresas Empresas Off