Evalúan biomarcadores moleculares en citologías cervicales para detectar cáncer de endometrio

Dada la continuidad anatómica del cuello del útero y la cavidad uterina, el análisis mediante marcadores moleculares del material biológico proveniente de las citologías cervicales -utilizadas de rutina en los programas de prevención del cáncer de cérvix-, así como de otras pruebas de muestreo no invasivas, supone una valiosa oportunidad para mejorar la detección precoz del cáncer de la cavidad uterina, en especial del de endometrio.

Así lo entiende el grupo multidisciplinar de investigación Screenwide, compuesto por investigadores del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), que tiene como objetivo el desarrollo de herramientas de detección precoz y cribado del cáncer de endometrio y de ovario. Laura Costas, investigadora de la Unidad de Epidemiología Molecular y Genética en Infecciones y Cáncer del ICO y el Idibell, remarca que “en muestras de citología cervical, estos marcadores moleculares han demostrado sensibilidad en la detección del cáncer del tracto genital superior, de endometrio e incluso de ovario”, y también que su uso “ha sido posible gracias a la introducción de la citología en base líquida, ya que no lo era con la citología convencional”.

Laura Costas, investigadora en el ICO y el Idibell.

A falta de cribado del cáncer de endometrio, las estrategias de detección actuales se circunscriben a las mujeres de alto riesgo y a las sintomáticas, ya que el 90% de los casos presentan sangrado anormal. En ellas, la toma de muestras de tejido endometrial mediante aspirado (más invasivo que la citología) conduce al diagnóstico histológico clásico. Sin embargo, una de cada cinco tentativas de aspirado endometrial resulta infructuosa –por mal acceso a la cavidad uterina o por material insuficiente-, lo que obliga a procedimientos más invasivos, como la histeroscopia.

“Evidentemente, en estas mujeres sintomáticas –subraya Costas- sería muy beneficioso añadir análisis moleculares a la citología cervical. Pero estas pruebas nos permiten ir más allá en la detección precoz de este cáncer, tanto en mujeres de alto riesgo, como las que sufren síndrome de Lynch, portadoras de una mutación genética que confiere mayor riesgo, como en asintomáticas”.

Vacíos en el conocimiento

En el último trabajo del grupo Screenwide, publicado en International Journal of Cancer, revisan todos los estudios aparecidos hasta el momento con marcadores genómicos, epigenómicos y proteómicos, que demuestran su capacidad para detectar el cáncer de endometrio –con mayor sensibilidad que especificidad- a partir de muestras poco invasivas. No obstante, los autores también han detectado “vacíos en el conocimiento” que deben resolverse para avanzar en la implementación de estas tecnologías, “como la detección eficaz en la enfermedad preneoplásica o precoz, el coste-efectividad de estos métodos en distintos grupos de población o la detección en otros tipos de muestra no invasivos, como la autotoma”.

La autotoma (self-sampling en inglés) es una muestra cervicovaginal que se toma la propia paciente y que ya ha demostrado gran utilidad en la detección del cáncer de cérvix, tanto en algunos países (Países Bajos) como en mujeres que no acuden a cribado. Falta ahora por comprobar su utilidad en cáncer endometrial.

Costas señala que este estudio se enmarca en el trabajo continuado del equipo Screenwide –formado por epidemiólogos, ginecólogos, oncólogos, patólogos, biólogos y genetistas- para el desarrollo de herramientas de detección precoz eficaces. El principal logro desde su creación, en 2016, es la puesta en marcha de un estudio de casos y controles, financiado por el Instituto de Salud Carlos III, en el que participan más de 500 mujeres –“aunque el reclutamiento sigue abierto”- y que cuenta con un repositorio de 1.700 muestras biológicas.

En el grupo de estudio colaboran mujeres con cáncer de endometrio, de ovario, con alto riesgo y sin nada de ello, de las que se han recogido muestras de sangre, autotoma, citología, aspirado y, en caso de haber sido intervenidas, de la pieza quirúrgica. “Todos estos tipos de muestras son la base sobre la que estamos testando diversos biomarcadores moleculares. Nosotros nos centramos en la genómica, pero colaboramos con otros grupos de investigación que trabajan con marcadores epigenómicos y proteómicos. El objetivo común es desarrollar nuevos instrumentos eficaces para la detección precoz del cáncer de endometrio y de ovario”, recalca Laura Costas.

A nivel internacional, el grupo Screenwide cuenta con la colaboración del Consorcio de Epidemiología del Cáncer de Endometrio, la Universidad Johns Hopkins de Baltimore y el Proyecto Forecee (dirigido a la predicción del riesgo de cáncer de mama y ginecológico), así como del Valle de Hebrón Instituto de Investigación (VHIR) entre otras colaboraciones nacionales.

The post Evalúan biomarcadores moleculares en citologías cervicales para detectar cáncer de endometrio appeared first on Diariomedico.com.