Fomentar la ventilación espontánea mejora los resultados de los pacientes de la UCI

Hasta ahora cuando un paciente necesitaba respiración asistida no existía ninguna guía establecida sobre el momento en que pasar de una ventilación mecánica controlada a una asistida o espontánea, debido sobre todo a la falta de evidencias claras sobre los beneficios de pasar de uno a otro modelo. Un nuevo estudio publicado en la revista Intensive Care Medicine, en el que han participado médicos de los servicios de Medicina Intensiva, Neumología y Urología del Hospital del Mar e investigadores del Grupo de Investigación en Patología Crítica del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) arroja luz sobre el tema.

Según los resultados obtenidos en una investigación en la que se han analizado datos de 35 personas ingresadas en la UCI del Hospital del Mar, todas ellas sometidas a ventilación mecánica para poder respirar, la utilización precoz de sistemas que permitan trabajar la musculatura respiratoria de los pacientes ingresados mejora sus resultados. “Nuestros datos avalan que no es conveniente demorar el paso a un sistema de ventilación espontánea y que sería adecuado comprobar todos los días si es posible que el paciente abandone la ventilación controlada. Muchas veces hasta que un paciente no estaba despierto no se hacía, pero hemos visto que aun en estado de sedación es posible hacerlo y esto supone grandes beneficios para él”, explica Judith Marín, médica adjunta del Servicio de Medicina Intensiva e investigadora del IMIM y que ha liderado el estudio.

Nuevos modelos de donación

En su trabajo, los investigadores de IMIM pudieron comprobar por primera vez en muestra biológica cómo el mantener a los pacientes en ventilación controlada producía una atrofia del músculo del diafragma, algo que hasta ahora no se había podido comprobar más que en modelos animales debido a la dificultad de tomar muestras. La otra gran dificultad para ver cómo afectaba uno u otro modelo de ventilación era que las muestras pertenecían siempre a pacientes donantes de órganos en muerte cerebral.

“Estos pacientes no tienen ningún estímulo, por lo que siempre estarán en ventilación controlada. Pero hace unos años hay un nuevo modelo de donación, que es la donación en asistolia controlada. Y dentro de estos, hay unos pacientes con patologías neurológicas muy graves pero que no llega a ser muerte encefálica. Estos si que admiten una ventilación asistida o incluso espontánea”, añade Judith Marín, quien señala cómo las muestras obtenidas de este segundo grupo han sido las que han podido permitir establecer las diferencias entre ambos modelos.

Mejorar la calidad de vida

En su trabajo se ha visto además cómo el simple estímulo del diafragma es positivo para los pacientes. Aunque no puedan completar la respiración por sí solos y necesiten una ayuda mecánica para hacerlo, se recuperan mucho antes que aquellos en los que el sistema de ventilación realiza todo el trabajo por el paciente. “La simple estimulación ya es mejor que aquellos que no lo hacen. Ya existían muchos trabajos que avalan que un diafragma más atrofiado supone un deterioro en la calidad de vida del paciente y hay una amplia evidencia de que con menos atrofia, los pacientes pueden salir antes de la UCI”, apunta Marín.

Ahora este nuevo estudio avala cómo conseguir reducir esa menor atrofia del músculo del diafragma y propone cambiar las estrategias en el día a día de los profesionales que trabajan en estas unidades. “Todas las máquinas de ventilación tienen la posibilidad de la modalidad controlada y espontánea. Bastaría con mirar día a día si el paciente soporta la ventilación espontánea y si no lo hace, volver a la controlada” continúa explicando Judith Marín, incidiendo además en la importancia no solo de salvar vidas, sino de hacerlo con una calidad de vida mejor para el paciente.

El trabajo de investigación sin embargo no se detiene aquí y ya se está avanzando en nuevos trabajos que aprovechen este estudio. Así por ejemplo ahora están buscando la forma de poder correlacionar los resultados de las ecografías diafragmáticas con el grosor histológico del diafragma. “De conseguirlo tendríamos una herramienta que nos permitiría evaluar el deterioro del músculo de una forma no invasiva y en pacientes vivos, lo que nos ayudaría a profundizar en toda esta investigación”.

The post Fomentar la ventilación espontánea mejora los resultados de los pacientes de la UCI appeared first on Diariomedico.com.