Hidradenitis Supurativa: Retos de futuro y avances

En los últimos años se han producido avances terapéuticos importantes en el manejo de la Hidradenitis Supurativa (HS). Ana Martín-Santiago, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Son Espases, de Palma de Mallorca, destaca que “con los fármacos biológicos se están obteniendo resultados favorables. Se ha propuesto iniciar su uso durante la etapa inicial de la enfermedad o ventana de oportunidad para así intentar frenar su evolución. También se están utilizando técnicas quirúrgicas más conservadoras y tratamientos con láser, para intentar reducir la morbilidad postoperatoria”.

Antonio Martorell, responsable de la Unidad de Hidradenitis Supurativa de la Unidad de Psoriasis del Servicio de Dermatología del Hospital de Manises, en Valencia, comenta al respecto que “en los últimos años el manejo en práctica clínica habitual de la HS se ha basado en el uso de diferentes tratamientos antibióticos de forma aislada o combinados, terapias inmunosupresoras y tratamientos queratorreguladores con resultados variables. La cirugía queda relegada a aquellas situaciones en las que los tratamientos médicos no consiguen el control óptimo de la enfermedad. Sin embargo, desde el Grupo Internacional de EHSH (European Hidradenitis Suppurativa Foundation) se establece que el control de la inflamación y la reducción de la carga de la enfermedad que supone la HS son los dos principales objetivos para alcanzar una mejoría de la calidad de vida de estos pacientes, basado en el hecho de que esta enfermedad es actualmente considerada como un proceso de base autoinflamatoria. En esta línea, la aprobación de anti-TNF alfa para el manejo de la enfermedad ha supuesto un antes y un después. Los resultados obtenidos en los ensayos clínicos fase II y III respecto a la capacidad de la terapia biológica en el control de la actividad inflamatoria de la hidradenitis supurativa concluyen que esta solución mejora los signos y síntomas de la enfermedad, disminuye la actividad de la HS, reduce la inflamación de las áreas afectadas y mejora la calidad de vida del paciente. Estos datos fueron apoyados por un estudio en práctica vida real que lideramos y que confirman cómo la primera terapia biológica consigue un buen control de la HS en las diferentes esferas de la enfermedad, manteniendo un buen perfil de seguridad”.

Las nuevas terapias han demostrado una mejora de la calidad de vida de estos pacientes

Natalia Jiménez, de la Unidad de Hidradenitis Supurativa del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, explica que las principales líneas de investigación se centran en el estudio de los determinantes genéticos de la enfermedad, el tratamiento y la mejoría de la calidad de vida de los pacientes. “En cuanto a la genética, se están llevando a cabo varias líneas de investigación en nuestro centro (Hospital Ramón y Cajal), lideradas por Francisco J. del Castillo. Respecto a la terapéutica, ha existido una revolución con la introducción de los fármacos biológicos, fundamentalmente inhibidores del factor necrosis tumoral alfa, aunque se van incorporando nuevos tratamientos, como los inhibidores de la interleuquina 12/23 o los inhibidores de la fosfodiesterasa 4. Por último, se ha puesto en marcha de manera reciente el proyecto Afrontar la Hidrosadenitis, en el que podrán participar tanto pacientes como médicos implicados en su atención y cuyo objetivo es identificar las afectaciones físicas, emocionales y sociales negativas que son más relevantes en los pacientes con HS”.

Para Cristina Ciudad, del Servicio de Dermatología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, las principales líneas de investigación giran en torno a fármacos que bloquean las vías de inflamación: “Hay esperanzas puestas en inhibir vías de interleuquinas como la IL-17 o IL-23, y ya hay algún ensayo clínico en marcha. Sin embargo, aún no se conoce con exactitud la patogenia de esta enfermedad, pero lo que sí parece claro es que varias de estas vías de la inflamación cutánea podrían estar implicadas en la HS. Su inhibición podría mejorar la enfermedad, pero hay que abrir aún más líneas de investigación”.

Las líneas de investigación se centran en los fármacos que bloquean las vías de inflamación

En esta línea, Martorell comenta que hay actualmente en marcha múltiples estudios que analizan las vías de inflamación y la implicación de diferentes citoquinas, y también otros centrados en descubrir la base genética de la enfermedad: “Además de estas investigaciones, también se encuentran en desarrollo nuevos métodos de monitorización de la HS para definir la respuesta terapéutica. En este sentido, la ecografía cutánea, en la que somos pioneros, es una herramienta que ha experimentado una expansión global en su manejo por parte de dermatólogos a nivel mundial por su capacidad para mejorar tanto la definición de severidad como para optimizar la definición de la respuesta terapéutica. Actualmente hay múltiples estudios encaminados a mejorar las prestaciones de esta técnica para ofrecer al clínico cada vez más y mejor información de estos pacientes. Por último, en los próximos meses se prevé la entrada de ensayos clínicos de nuevas moléculas para el control de esta enfermedad, dirigidos al bloqueo de IL-17 y a la IL-23, entre otros”.

Futuro próximo

¿Cuáles son los principales retos de futuro en el abordaje de la HS? Para Martín-Santiago, uno de los principales objetivos es darle mayor difusión a esta enfermedad entre los profesionales de la salud y la comunidad, para así poder realizar un diagnóstico precoz de HS; y apoyar e impulsar estrategias de colaboración con los servicios de AP y de urgencias, para intervenir sobre los factores desencadenantes y ofrecer un tratamiento integral de la enfermedad y sus comorbilidades adecuado a cada paciente. “El desarrollo de unidades interdisciplinares, con especialistas capacitados en HS, permitiría que todos los pacientes con esta enfermedad crónica reciban una atención oportuna y de calidad”.
Roustan opina al respecto que “aunque estemos en el buen camino y se hayan aprobado nuevos tratamientos recientemente, todavía necesitamos una mayor inversión en investigación para alcanzar nuevas cotas de conocimiento alrededor de esta enfermedad tan invalidante”.

Lo último

El riesgo de que los pacientes con HS desarrollen infección por herpes zóster (HZ) es bajo, incluso con terapias de inmunosupresión, según un estudio en el Journal of the American Academy of Dermatology. Los autores compararon el riesgo de HZ en participantes con y sin exposición a inmunosupresión. Aunque los resultados mostraron que esta terapia incrementaba la incidencia de HZ en HS, lo hacía por debajo del 2%.

The post Hidradenitis Supurativa: Retos de futuro y avances appeared first on Diariomedico.com.