‘HistShock’: detección rápida de sepsis

La sepsis es una respuesta exacerbada del organismo a una infección y puede evolucionar a un cuadro aún más grave: el choque o shock séptico. Su manejo sigue siendo un problema de primer orden en el medio hospitalario. Los datos disponibles son ilustrativos. El 20-50% de los pacientes con sepsis evolucionan a choque séptico y, de éstos, entre el 30 y el 60% mueren. A largo plazo, los supervivientes tienen un mayor riesgo de infecciones recurrentes (11,9%) que los pacientes de otras patologías (8%), de insuficiencia renal aguda (3,3% frente a 1,2%) y de nuevos eventos cardiovasculares. Se producen 27-30 millones de casos de sepsis a nivel mundial y unos seis millones de muertes. El coste anual estimado derivado de sepsis supera los 20.000 millones de dólares en Estados Unidos y 7.600 millones de euros.

Clínicos e investigadores están convencidos de que para reducir la mortalidad es esencial hacer un diagnóstico temprano y establecer un pronóstico. Una adecuada estratificación de los pacientes ayuda a elegir la estrategia terapéutica. Con este objetivo, el grupo de investigación del Laboratorio de Fisiopatología de Enfermedades Raras de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Valencia, adscrito al Instituto de Investigación Sanitaria Incliva y al Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (Ciberer), ha desarrollado el HistShock, un kit de detección rápida para el diagnóstico, pronóstico y monitorización de la terapia.

El ‘kit’ detecta las sepsis de origen bacteriano, vírico y fúngico, y mide la PCT, aumentando la información para el manejo más adecuado

Este método consiste en la detección de dos histonas circulantes (H3 y H2B), que se liberan a sangre desde estadios iniciales. “Estas proteínas se liberan al torrente sanguíneo cuando se produce muerte celular, que puede ser producto del proceso inflamatorio provocado por una infección y/o un fallo orgánico. Su concentración aumenta según progresa la sepsis y es muy elevada en el choque séptico”, explica José Luis García Giménez, líder del proyecto.

El método de detección desarrollado por este equipo está basado en espectrometría de masas, que confiere una alta sensibilidad y alta especificidad, por lo que se pueden detectar muy bajas cantidades desde los primeros momentos de la enfermedad. Además, el HistShock predice el pronóstico de la sepsis. Otro beneficio que resulta trascendental es la rapidez pues permite obtener resultados en menos de una hora. “Existe una ventana terapéutica corta desde que se inicia el proceso para poder revertirlo con éxito. Se ha demostrado que la aplicación de una terapia adecuada de forma temprana, dentro de las seis primeras horas, es el principal determinante de la supervivencia”, destaca Salvador Mena, miembro del grupo. Se estima que cada hora de retraso en el diagnóstico aumenta la mortalidad en un 8%.

La necesidad de encontrar un método que ayude al clínico a tomar decisiones es urgente. Diagnosticar la sepsis y el choque séptico, y predecir cómo evolucionará el paciente continúa siendo un reto. Además, la incidencia de la sepsis aumenta cada año entre el 7 y el 9%: “Esto se explica por el incremento de la esperanza de vida, que condiciona más procesos crónicos, la realización de múltiples técnicas invasivas, un aumento de los estados de inmunosupresión y del número de pacientes que reciben quimioterapia”, comenta la investigadora Eva García.

Signos inespecíficos

El diagnóstico actual se basa en signos clínicos inespecíficos (escala SOFA para evaluar la disfunción del órgano y Apache para confirmar la gravedad), junto con datos microbiológicos y recuento de leucocitos. Sin embargo, el diagnóstico microbiológico tarda entre 24 y 72 horas y tiene un 30-40% de falsos negativos porque muchos pacientes reciben terapias antimicrobianas previas, que pueden llevar a un resultado negativo en hemocultivos. Se pueden utilizar algunos biomarcadores como la procalcitonina (PCT), pero tiene limitaciones, entre ellas, que sólo detecta las sepsis de origen bacteriano, enmascarando las de causa vírica o fúngica. El hecho de que su detección se base en métodos inmunológicos reduce su sensibilidad y especificidad.

Los biomarcadores del HistShock se han validado en un estudio con 50 pacientes que sufrían sepsis comunitaria, realizado en colaboración con la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clínico de Valencia. La tecnología detecta las sepsis de origen bacteriano, vírico y fúngico, y junto a las histonas, mide la PCT, aumentando la información disponible para manejar la enfermedad.

“Puede contribuir a una mejor estratificación de los pacientes, es decir, derivar a los que tienen el pronóstico más grave directamente a la UCI de forma inmediata y ayudar a los clínicos a tomar decisiones terapéuticas de alto coste que necesitan confirmación de su idoneidad y, por tanto, se utilizan en muy pocos casos. Que la técnica permita monitorizar, es decir, controlar la efectividad de los tratamientos, ayuda a economizar recursos de manera significativa”, razona Carlos Romá-Mateo, otro de los investigadores.

Por su parte, Salvador Mena destaca que la identificación correcta de los pacientes sépticos permitirá avanzar en el desarrollo de nuevos fármacos: “Muchos ensayos clínicos que se están haciendo para probar nuevos tratamientos fracasan por errores en la elección de los pacientes que participan debido a la ausencia de buenos biomarcadores”.

Un ‘kit’ de no más de 60 euros

La previsión es que el precio del kit no supere los 60 euros, gracias al bajo coste de los reactivos necesarios para detectar los biomarcadores para la espectrometría de masas. El equipo promotor, a través del plan de valorización financiado por Caixaimpulse, está optimizando la tecnología con más muestras (multiplexado, reducción de tiempo, sensibilidad y especificidad).

Con el fin de asegurar que esta innovación tenga una aplicación clínica real, constituirá una compañía para terminar de desarrollar el producto. En estos momentos, está desplegando el plan de negocio con la estrategia de protección, reguladora y de financiación necesaria para la obtención del marcado CE-IVD y puesta en el mercado del HistShock.

The post ‘HistShock’: detección rápida de sepsis appeared first on Diariomedico.com.