IDEhA: simulación que empapa a toda la formación

“Me gustaría que, la primera vez que un residente tenga que intubar a un paciente, lo haya hecho 20 veces antes en un muñeco”. Toda una declaración de intenciones de Modoaldo Garrido, gerente del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (HUFA), de Madrid, que saca pecho por el que hace cuatro años se convirtió en uno de los elementos diferenciadores del hospital: el centro de Innovación, Docencia y Entrenamiento del Hospital de Alcorcón (IDEhA), un espacio con casi 750 metros cuadrados y una inversión de 589.000 euros en obra y equipamiento que comprende tres áreas: centro de simulación, telemedicina y proyectos de colaboración con entidades ajenas al hospital en biomedicina y tecnología.

El centro, que fue el primero de simulación de un hospital público madrileño y uno de los pioneros de España, tiene una sala de habilidades técnicas, orientada al desarrollo de entrenamiento en procedimientos de tipo más mecánico y manual, consulta, quirófano y sala de hospitalización polivalente con zona de pacientes críticos y urgencias, además de la hospitalización convencional. Pasado el tiempo, “hemos conseguido tener un proyecto que cada año nos hace crecer: empezamos con 70 cursos anuales y ahora hacemos más de 200”, dice Marta Bernardino, directora técnica de IDEhA.

No es éste un centro de simulación convencional: por un lado, porque no se limita a formar alumnos en habilidades técnicas, sino que se centra en la gestión de situaciones de crisis, en el trabajo en equipo y en la coordinación asistencial, trabajando las habiliades humanas. Y, por otro, porque “nació en un momento difícil, en época de desinversión, y lo hizo con la idea de ser sostenible e, incluso, generar retornos”.

Los entornos de simulación cuentan con un centro de control desde el que evaluar la situación e, incluso, modificarla sobre la marcha. En primer término, Modoaldo Garrido, gerente del HUFA.

De hecho, solo el pasado año IDEhA generó unos ingresos al hospital cercanos a los 200.000 euros, más de un tercio de lo que costó su puesta en marcha. “El retorno de la inversión ya ha comenzado”, afirma el gerente. Y es que, aunque desde el principio se planteó buscar demanda externa, esta ha alcanzado ya el 50% del total.

“La formación externa es a demanda, aunque siempre según nuestra filosofía. Recibimos desde estudiantes y especialistas que buscan formarse en habilidades no técnicas a gestores -normalmente de escuelas de negocios como el Instituto de Empresa o empresas de orientación laboral como Adecco- que aprenden a manejar situaciones de crisis o a gestionar un evento adverso grave”, describe Bernardino. Además, es centro formador en áreas diana definidas por los equipos de calidad del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Y es que, aunque “la idea original era aprender a enfrentarse a situaciones de crisis -aprovechando, no hay mal que por bien no venga, la experiencia de Alcorcón con el Ébola-, ahora va creciendo un enfoque complementario. Es un espacio creativo, y es que se puede innovar y llevar la simulación a todos los ámbitos”, afirma Garrido.

Como en aviación

La idea, a juicio de Bernardino, es que “se traslade la filosofía de la aviación, donde es imprescindible acumular horas en simuladores antes de pilotar un avión real. Se trata de que la primera vez que surja un problema sea en un entorno de simulación”.

Además, es una formación “que dura toda la vida porque supone una motivación intrínseca. Como método de enseñanza resulta incómodo para el alumno, porque le saca de su zona de confort, se ve expuesto ante situaciones reales. Aun así, en las encuestas que realizamos todos los alumnos piden más”. Por ello, los responsables de IDEhA creen que “en unos años, este tipo de formación será imprescindible, sobre todo para los especialistas”.

Por ello, el centro madrileño no deja de aspirar a más. En primer lugar, posicionándose internacionalmente: ya están acreditados por la American Heart Association (AHA) para formar en reanimación cardiopulmonar (RCP). Reciben anualmente alumnos de múltiples países para clases magistrales en seguridad del paciente, especialmente europeos pero también de Australia, Nueva Zelanda, China y Arabia Saudí.

Y ahora, además, han firmado un acuerdo de afiliación por cuatro años con el Hospital Virtual de Valdecilla (Santander), pionero en simulación clínica en España: “Ellos aportan su experiencia, y nosotros nuestra especialización en crisis y seguridad del paciente”, afirma Bernardino.

Además, el centro cántabro está a su vez afiliado al Center for Medical Simulation y Harvard-MIT Division of Health Sciences and Technology de Boston, Estados Unidos, lo que permitirá a Alcorcón formar instructores en simulación con el título de Harvard.

Esta afiliación ayudará asimismo al hospital madrileño a “mejorar la formación en simulación en el área quirúrgica”. Y ahí es donde llega la segunda vía de crecimiento. Según Garrido, su aspiración es “llegar algún día a desarrollo de productos”. El primero, en el que ya están trabajando, es “la virtualización de un quirófano”, es decir, generar un entorno de realidad virtual que introduzca a cirujanos -en formación o ya en ejercicio- en situaciones reales con personal -humano o virtual- y donde trabajar complicaciones, problemas, imprevistos…”, detalla Bernardino.
Solo queda un problema por solucionar en este ámbito virtual, y en ello se trabaja: el tacto.

La OMS premia la higiene de manos del HUFA

El Hospital Universitario Fundación Alcorcón, de Madrid, ha sido reconocido este año con el premio a la mejor implantación de la Estrategia de Higiene de Manos de la región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Seleccionado entre más de 400 hospitales europeos, se convierte en el segundo centro español en contar con este galardón -el primero fue el Hospital del Mar, en Barcelona-.

Según Gil Rodríguez Caravaca, jefe de la Unidad de Medicina Preventiva del hospital, el premio reconoce su vocación de ir más allá de las estrategias clásicas de higiene de manos, colocando dispensadores de solución hidroalcohólica en todas las dependencias del hospital.

Por un lado, con una omnipresencia de recordatorios sobre la importancia de este acto “en todos los salvapantallas de los ordenadores del centro, y también en los televisores de las zonas comunes y de las habitaciones”.

Por otro, con un sistema de evaluación ciego: “Formamos a un grupo de profesionales en observación, y su trabajo es evaluar, dentro de los equipos de atención a los pacientes en los pases de visita, la adherencia y adecuación del personal en higiene de manos”.

Sin embargo, a juicio de Rodríguez Caravaca, los elementos diferenciadores definitivos son otros dos. Primero, “la transmisión constante de la importancia de la higiene de manos en la prevención de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS) en todos los servicios, sesiones clínicas y formación de estudiantes, que se refuerza con un potente sistema de monitorización de infección quirúrgica”.

Y, segundo, cómo no, la simulación: “Desde Medicina Preventiva planteamos también entornos formativos basados en situaciones reales en IDEhA donde los profesionales, en ejercicio o en formación, deben seguir el protocolo marcado de higiene de manos en sus cinco pasos”. En total, los profesionales han recibido cerca de 3.000 horas de formación en los últimos cuatro años.

Los resultados, además del premio de la OMS, avalan el proyecto: entre 2011 y 2017, la adherencia al protocolo de higiene de manos ha crecido en cerca de 20 puntos: del 37 al 56,7%.

The post IDEhA: simulación que empapa a toda la formación appeared first on Diariomedico.com.