Identifican nuevos marcadores asociados a la protección de la vacuna de la malaria RTS,S

La protección conferida por la vacuna de la malaria RTS,S depende en gran medida del nivel y subclase de anticuerpos generados por ella, así como de la previa exposición al parásito, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria La Caixa.

Los resultados, que se publican en BMC Medicine, arrojan nueva información sobre los mecanismos de protección de la RTS,S y proporcionan una base para diseñar futuras vacunas más eficaces. 

Para eliminar la malaria se necesitará el uso combinado de una serie de intervenciones, incluyendo una vacuna eficaz. La vacuna RTS,S (Mosquirix), aprobada por la Agencia Europea del Medicamento, ha mostrado tener una eficacia parcial, del 31 por ciento en bebés menores de 12 semanas y del 56 por ciento en niños y niñas de entre 5 y 17 meses. Carlota Dobaño, investigadora de ISGlobal, y su grupo han estado trabajando durante varios años para entender por qué tiene lugar esta variabilidad, y para identificar marcadores de protección de la vacuna.  

Análisis de anticuerpos inducidos por la vacuna de la malaria RTS,S

En este estudio, el equipo internacional liderado por Dobaño investigó no solo los niveles, sino también los tipos de anticuerpos inducidos por la vacuna con un protocolo basado en ensayos cuantitativos de arrays en suspensión (qSAT) desarrollado por el grupo. En particular, midieron diversos subtipos de anticuerpos dirigidos contra diferentes fragmentos de la proteína CSP del parásito y contra el antígeno de superficie del virus de la hepatitis B (HBsAg), las dos proteínas que componen la vacuna RTS,S.

Además, usaron suero y plasma proveniente de casi 200 bebés y niños de Kintampo (Ghana), una zona con alta transmisión de malaria, y Manhiça (Mozambique), con baja transmisión de malaria, vacunados en el marco del ensayo clínico de fase 3 de RTS,S/AS01E.

Los resultados confirman que la vacuna induce niveles considerables de anticuerpos IgG contra ambas proteínas (la CSP y la HBsAg), y que son más elevados en la edad infantil que en los bebés. Sin embargo, no todas las subclases de anticuerpos contra los diferentes fragmentos de CSP parecen proteger igual: mientras que las IgG1 y IgG3 se asociaron con protección contra la enfermedad, las IgG2 e IgG4 se asociaron con mayor riesgo.

“El balance de las diferentes subclases de anticuerpos parece ser más importante que el nivel total de IgG,” ha dicho Itziar Ubillos, primera autora del estudio. Esto podría deberse a la capacidad que tienen los anticuerpos IgG1 y IgG3 de rodear la superficie del parásito y dar la señal para que las células del sistema inmune lo fagociten.

La vacuna protege mejor a bebés que han estado menos expuestos al parásito 

Los resultados también indican que las niñas y niños con mayores niveles de anticuerpos anti-CSP antes de la vacunación estaban menos protegidos de la enfermedad tras la vacuna. “Esto indica que la vacuna beneficiará más a bebés que no han estado expuestos al parásito durante el embarazo o en las primeras semanas de vida. Este estudio identifica nuevos marcadores de éxito o fracaso de la vacuna en niños africanos, y sienta las bases para el diseño de futuras vacunas más eficaces,” ha concluido Dobaño.

The post Identifican nuevos marcadores asociados a la protección de la vacuna de la malaria RTS,S appeared first on Diariomedico.com.