Impresión 3D, vía de la individualización en resección pulmonar

La impresión en 3D se está haciendo un hueco importante en cirugía torácica. El proyecto que tiene en marcha el Hospital Universitario Ciudad de Jaén es un ejemplo que pone de relieve la utilidad de esta tecnología en la planificación quirúrgica. Los ingenieros dirigidos por Carlos Ilia Herraiz Montalvo proporcionan al equipo médico de Carlos Fernando Giraldo y Sebastián Sevilla biomodelos para planificar de manera individualizada las resecciones pulmonares (por cáncer de pulmón), tumores de mediastino, patología de la pared torácica y vía aérea, según los datos expuestos durante el 52 Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que se ha celebrado en Santiago de Compostela.

“Hoy por hoy las aplicaciones van creciendo a medida que se populariza y están cada vez más al alcance de los cirujanos”, señala Giraldo. Esta tecnología se utiliza para el reconocimiento anatómico personalizado de cada paciente, según su patología. Los biomodelos permiten una planificación quirúrgica individualizada de manera que se pueden prever los puntos críticos de la cirugía, determinar el tipo de abordaje, pronosticar las posibles complicaciones que pueden surgir y, en los casos de tumores de pared torácica, determinar márgenes de resección y proyectar su reconstrucción.

Ajuste anatómico

Prácticamente todos los pacientes que previamente cuenten con un estudio radiológico, como TC, PET-TC o RMN, se pueden beneficiar de la técnica. A partir de estas pruebas, se realiza el diseño anatómico en 3D, que ofrece mayor información de la situación del paciente y la posibilidad de planear la estrategia quirúrgica: “Una de las cualidades más importantes de estos modelos es que se pueden realizar mediciones reales, adaptar o premoldear materiales, ajustándose a las características anatómicas de cada paciente”, subraya el cirujano.

Todo ello redunda en la disminución del tiempo quirúrgico, menos casos de yatrogenia y una mejor comunicación interdisciplinar entre todos los profesionales que manejan la patología pulmonar (oncólogos, neumólogos y radiólogos), además de una mejor comunicación con los pacientes y sus familiares.

La impresión 3D permite prever los puntos críticos de la cirugía y determinar el tipo de abordaje, y adelantarse a las complicaciones

Según Giraldo, la impresión para el moldeado en 3D es una tecnología de bajo coste, lo que la convierte en un recurso asequible para aquellas intervenciones que lo requieren por su complejidad: “Utilizamos software libre y una impresora 3D doméstica, así que puede estar al alcance de todos los hospitales. Pero su gran valor, no tangible pero sí visible, es la dedicación de los ingenieros que trabajan con dicho software”.

Para el moldeado 3D, los ingenieros utilizan el ácido poliláctico (PLA), polímero biodegradable que proviene de algunos vegetales, como el almidón de maíz, la yuca y la caña de azúcar, por lo que el proceso es ecológico, sostenible y reproducible. Sin duda, también ofrece ventajas importantes para la docencia. Por otra parte, los materiales como el titanio, el grafito y el grafeno juegan un papel importante en el desarrollo de prótesis en 3D implantables: “El futuro radica en la bioimpresión de órganos que podrían implantarse en nuestros pacientes”.

The post Impresión 3D, vía de la individualización en resección pulmonar appeared first on Diariomedico.com.