Investigan la posible relación entre el acortamiento de los telómeros y el riesgo de Alzheimer

La longitud de los telómeros se ha demostrado un marcador de la edad biológica de las personas, al tiempo que su acortamiento se asocia a una menor esperanza de vida y a una mayor posibilidad de desarrollar enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como las demencias. Bajo esta premisa, el BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC), el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, comenzará un estudio que pretende dilucidar si la longitud de los telómeros correlaciona con los cambios cognitivos y en la estructura y funcionalidad del cerebro en la fase preclínica de la enfermedad de Alzheimer (EA).

La edad es el principal factor de riesgo para la EA, pero la edad cronológica no siempre coincide con la biológica. Aparte de por la genética, ésta viene determinada por múltiples factores ambientales (estilo de vida, actividad física, dieta, estrés, exposición a contaminantes, etc.) que impactan en la longitud de los telómeros y la manera de envejecer. “Son factores que aceleran el acortamiento natural de los telómeros con la edad, y así, que aparezcan antes enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Nuestro objetivo es confirmar la longitud de los telómeros como biomarcador de edad biológica y estudiar si su acortamiento genera una situación de vulnerabilidad cerebral que conduce a un riesgo precoz de desarrollar Alzheimer”, explica Marta Crous-Bou, investigadora principal del estudio.

2.500 participantes

Para ello determinarán la edad biológica de unos 2.500 participantes del Estudio Alfa, una cohorte de personas sin alteraciones cognitivas pero a riesgo de desarrollar EA por ser descendientes directos de afectados. De sus muestras de sangre se extraerá el ADN y mediante PCR se medirá la longitud de sus telómeros, que son secuencias repetitivas de ADN localizadas al final de los cromosomas.

Una vez medidos los telómeros, los investigadores evaluarán si su longitud se asocia con el rendimiento cognitivo, objetivado en pruebas de memoria. “Como hacemos seguimiento a estas personas, nuestra hipótesis de trabajo es que las que pierden memoria más rápido pueden ser las que al inicio presentan telómeros más cortos”, señala Crous-Bou.

También se trazará un paralelismo entre la longitud de los telómeros y la estructura y funcionalidad de áreas cerebrales relacionadas con la enfermedad -mediante imágenes de RM-, así como con la presencia en muestras de LCR y sangre de biomarcadores de neurodegeneración involucrados, como el péptido beta-amiloide, la proteína tau y neurofilamentos. Las pruebas de neuroimagen y la detección de biomarcadores quedarán circunscritas a un subgrupo de unas 450 personas.

Caracterizar la fase preclínica

El estudio se enmarca en el esfuerzo investigador del BBRC para caracterizar mejor la fase preclínica del Alzheimer e identificar vías para retrasar la enfermedad. En este sentido, Marta Crous subraya que “una vez constatemos el link entre la longitud de los telómeros -la edad biológica- y los cambios cerebrales precoces, podremos plantearnos medidas sobre esos factores ambientales, potencialmente modificables, para intentar ralentizar el acortamiento de los telómeros. En definitiva, contribuir a la prevención de la enfermedad”.

Este estudio observacional, que cuenta con financiación para los próximos tres años de la asociación americana contra el Alzheimer, Alzheimer´s Association, comenzará el próximo mes de mayo y se esperan los primeros resultados para finales de 2020. En todo caso, ya se busca financiación para dar continuidad al proyecto, ya sea ampliando el seguimiento longitudinal –“sería muy relevante ver cómo cambia la longitud de los telómeros a lo largo del tiempo”- o evaluando otros marcadores de edad biológica, como el llamado `reloj epigenético´, marcadores de ADN mitocondrial o determinados factores de envejecimiento o rejuvenecimiento en sangre.

The post Investigan la posible relación entre el acortamiento de los telómeros y el riesgo de Alzheimer appeared first on Diariomedico.com.