“La apuesta por la medicina de precisión empieza a dar sus frutos”

Con más de 30.000 participantes, el Congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO por sus siglas en inglés) que desde el viernes se está celebrando en Barcelona es una cita indispensable dentro de la medicina. Josep Tabernero, director del Instituto de Oncología Valle de Hebrón (VHIO) y presidente de ESMO, valora positivamente el impacto de esta reunión científica de carácter multidisciplinar. “Contamos con 2.220 comunicaciones y se van a publicar de forma concomitante seis artículos en The New England Journal of Medicine y dos en Nature. Solo esto sirve para hacerse una idea de la importancia del congreso, el más grande que se ha celebrado en España”.

En los últimos años la inmunoterapia está aumentando su presencia de forma progresiva. De ser un enfoque prometedor se ha convertido en una alternativa terapéutica en muchos procesos. “La inmunoterapia ha demostrado que funciona en un 25% de los pacientes, que decimos que tienen tumores calientes, es decir, que el sistema inmune ya ha reconocido, aunque esté dormido o inactivo por mecanismos del tumor. El gran reto está en conseguir educar al sistema a reconocer ese otro 75%; una segunda generación de inmunoterapia por así decirlo”, comenta Tabernero.

Combinaciones exitosas 

De esta forma, en el congreso de Barcelona se están presentando datos de primera línea de inmunoterapia que es efifcaz ya en pacientes con cáncer de pulmón o cáncer gástrico. Así por ejemplo, un estudio ha demostrado cómo la combinación de nivolumab e ipilimumab, dos anticuerpos monoclonales, ha conseguido mejorar los resultados de la quimioterapia como primera línea de tratamiento por primera vez en cáncer de pulmón.

En el anterior congreso de ESMO Gastrointestinal se avanzaron algunos resultados del estudio Keynote-062 en cáncer gástrico que determinaba cómo el tratamiento con pembrolizumab en monoterapia podía ser una alternativa a la quimioterapia, especialmente en pacientes con una alta expresión de PD-L1.

Nuevos datos del estudio ‘Keynote-062’ añaden más beneficios de pembrolizumab en tumor gástrico con inestabilidad de microsatélites

Tabernero también expone nuevos datos relativos a esta investigación. “Ahora hemos analizado la población con inestabilidad de microsatélites, que supone entre un 8 y un 10% de los tumores avanzados, y aquí sí que el beneficio es espectacular. Sin ninguna duda, estos pacientes se benefician mucho más de la inmunoterapia en primera línea que no de la quimioterapia”.

Más tratamientos dirigidos

El trabajo realizado en los últimos años en la caracterización molecular del cáncer está sirviendo ahora para que cada vez se presenten terapias dirigidas contra alteraciones concretas y en ESMO se han dado a conocer un buen número de nuevos tratamientos que están logrando grandes resultados. “Si no hubiéramos apostado por la medicina personalizada no estaríamos presentando ahora estos tratamientos dirigidos a alteraciones de BRCA, IDH1 o EGFR. Pero es necesario seguir insistiendo en que este es el camino, aunque resulte complejo. Es una apuesta que ya está dando resultados”, apunta.

Entre otros, el presidente de ESMO destaca los datos de cáncer de ovario con inhibidores de PARP en primera línea o en mantenimiento tras primera línea o los inhibidores de CDK en cáncer de mama. “Tenemos datos de abemaciclib y ribociclib en primera línea, así como de olaparib en la población BRCA mutada. También sabíamos que osimertinib es un inhibidor de EGFR mucho más selectivo que otros anteriores, pero ahora con nuevos datos sobre supervivencia global de este fármaco estamos ante un cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer de pulmón”.

Sobre acceso a fármacos, ESMO ha propuesto una escala de magnitud de beneficio clínico que ha resultado muy novedosa

Además de avances en los tratamientos y diagnósticos del cáncer, desde ESMO se ha hecho hincapié en la necesidad de mejorar el acceso a los nuevos tratamientos y en trabajar por la sostenibilidad del sistema. Un reto importante si tenemos en cuenta cómo desde el año 1996 el número de tratamientos ha crecido de forma continuada. “En un periodo de cuatro años, desde 2013 a 2017, se aprobaron 61 moléculas diferentes. Hasta hace unos años solo se intentaba vulnerar 5 mecanismos de inmunoterapia y hoy ya son 60. Surgen nuevos fármacos, pero pocos se sustituyen o desaparecen y entonces es cuando los sistemas sanitarios tienen el problema de no saber qué tratamientos financiar”.

Para intentar ayudar en este sentido, desde ESMO se han puesto en marcha diferentes iniciativas. “Hemos creado por ejemplo una escala de magnitud de beneficio clínico que ha sido revolucionaria porque por primera vez se hizo un ránking de los fármacos según su eficiencia”.
Esta no es la única medida en la que se está trabajando. El oncólogo señala que disponen además de un comité que “trabaja en la elaboración de modelos de reembolso que se puedan adaptar en cada país dependiendo de su situación económica. Somos también muy activos en todo lo relacionado con la promoción de biosimilares para permitir que baje el precio de medicamentos cuya patente ha expirado”.

The post “La apuesta por la medicina de precisión empieza a dar sus frutos” appeared first on Diariomedico.com.